Fariña 1×05: 1985

Fariña 1x05: 1985

Fariña 1x05: 1985

Series: Fariña

4 Stars

Summary

Los contrabandistas que consiguieron huir están en Portugal, y Sito en la cárcel de Carabanchel. Ester Lago y Pilar Charlín, viendo que igual no vuelven en un tiempo, dan un golpe sobre la mesa: es hora de que se hagan cargo del negocio.

Coder Credit

Los narcos siguen en tierras portuguesas, esperando a que se calmen las cosas para poder volver. Sito hace negocios con los colombianos en la cárcel de Carabanchel. Con este panorama, Ester Lago y Pilar Charlín han dado un golpe sobre la mesa: si no están los hombres, tendrán que seguir ellas con el negocio.

Sito sigue a la sombra de la cárcel de Carabanchel. Los colombianos le acompañan mientras toma las uvas para celebrar el año nuevo, al fin y al cabo, puede que sean socios en un futuro. En un futuro no muy lejano, además. Camila, que en este capítulo es una mujer fría y sin sentimientos, sigue insistiendo a Sito para que traicione a Roque y a Oli y vuelva a la cocaína. Y no va a dejar ningún arma en el arsenal.

No es, ni de lejos, la mejor trama del capítulo, aunque hay que admitir que la intriga y la sorpresa la mantiene perfectamente. Camila le dice a Sito que sus amigos ni siquiera le han escrito, que no se preocupan por él, y ahí es cuando decide Sito aceptar el trato de los colombianos. Pero luego vuelve a casa (ahora voy con eso), y en casa descubre en una discusión con Roque y Oli que intentaron contactar con él, pero Camila les dijo que era peligroso. Hecho una furia, va corriendo a por Camila para gritarle que por qué le miente, a lo que ella responde que le ha mentido para que tomara la decisión de traficar con la cocaína sin que intervinieran sus amigos.

¿Por qué digo que no es la trama mejor resuelta? Porque, en general, no es la trama que más engancha. Es más, si no fuera por el momento de "vaya, qué mala pécora Camila, y parecía tonta", si acabaran el capítulo sin cerrar la trama, no pasaría absolutamente nada y casi nadie preguntaría. Pero bueno, la conclusión narrativa con la que hay que quedarse para el próximo capítulo es que Sito vuelve a la fariña.

Tramas interesantes: la de los Oubiña y la de los Charlín. Ester y Pilar se han quedado al frente de los negocios y están hablando con el abogado para que les traiga de vuelta. Y lo consiguen (por cierto, planazos los de la reunión de los narcos con el presidente de la Xunta). Vuelven a casa teniendo que pagar una simple fianza. Pero vayamos con cada uno de los clanes por separado.

Empecemos por los Oubiña. Ester está organizando descargas y subiendo el precio del tabaco. Le ponen alguna que otra pega, pero nadie duda de que ella es la que manda. Lástima que el sargento Darío Castro se entere de cuándo va a ser la próxima descarga y detenga a Ester por las cajas de tabaco ilegal que había dentro del camión.

Cuando Laureano se entera, le falta Portugal para correr. Intenta ir a Galicia, pero se lo impide Manuel Charlín. Luego, cuando vuelven los narcos a casa, al sargento no le queda otra que soltar a Ester. Lo mejor de esta trama: la escena en la que Charlín persigue a Oubiña hasta la puerta del hotel de Portugal para evitar que hunda el plan. Es la primera vez que se ve que los clanes son una verdadera cooperativa. Los planos contrapicados, la iluminación, la actuación... En serio, la mejor escena del capítulo.

Vamos con los Charlines. Pilar mantiene el negocio con mano de hierro, y ha conseguido quedarse al mando salvando a Paquito y a Moncho del traficante de hachís. Y Manuel Charlín está encantado. Pero no todo le sale bien: después de pagar al famoso abogado los millones de pesetas, va al despacho y no le encuentra. Y justo le llama su padre.

Se la ve y se las desea para explicarle que ha fracasado. Que ha perdido su dinero y el del resto de las mujeres de los narcos. Pero Manuel le llama para darle las gracias, porque el abogado se ha presentado en el hotel con el presidente de la Xunta. Personalmente, creo que no hubiera estado de más que explicaran cómo averigua el letrado dónde están los narcos, pero bueno. Más tarde, cuando el narco regresa, Pilar tiene que explicarle que consiguió el dinero descargando hachís. Manuel se enfada hasta que Pilar le enseña todo el dinero que han conseguido.

Y termino con la (desagradable) sorpresa del capítulo. Sito se ha metido en el tráfico de cocaína con los colombianos y, después de haberse disuelto la ROS, tiene que buscar nuevos socios. Se lo pregunta a Braulio (Iván Marcos, un actor de la leche), que va corriendo a contárselo a su jefe: Terito. Se presenta la cooperativa entera para preguntarle a Sito que qué está haciendo, y Sito les dice que va a entrar en el negocio de la fariña quieran o no quieran. Terito pregunta al resto de los narcos si alguno más está de acuerdo con Sito, y varios levantan la mano.

Braulio se enfada y va a hablar con el sargento Castro de lo que está haciendo Sito, y Darío prepara un operativo para interceptar la descarga esa noche. Pero Sito se entera. Esa misma noche, en la playa donde se suponía que iban a descargar, aparece en una lancha Braulio, muerto por una corbata colombiana. Y el sargento parece un seco durante todos los capítulos hasta que se echa a llorar en la lancha. Tristán Ulloa consigue una escena sobrecogedora.

Un muy buen capítulo, estoy deseando saber cómo avanza la investigación del sargento. De momento, tengo que reconocer que la serie está consiguiendo muy buenos resultados, y no por la polémica que hubo con el libro. Así que nada, nuevo capítulo el miércoles a las 22:40 en Antena 3.

   
The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.