Fariña 1×02: 1982

Fariña 1x02: 1982

Fariña 1x02: 1982

Series: Fariña

4 Stars

Summary

Mientras Roque disfruta de lo que parecen unas idílicas vacaciones al otro lado del charco, Sito prepara los barcos para recibir el primer envío de Ballesteros: una tonelada de cocaína. Cándido Silva, después de haber recibido una brutal paliza por parte de los hijos de Charlín, espera en la policía, dispuesto a confesar y a mandarlos a todos a la cárcel.

Coder Credit

Roque se ha quedado en Panamá como garantía de que Sito cumplirá su parte y recogerá la tonelada de fariña que ha negociado con Ballesteros. Mientras, Cándido Silva espera en un calabozo de la comisaría del sargento Darío Castro: está decidido a ser el testigo clave para encerrar a los Charlines y al resto de traficantes de tabaco.

Sito Miñanco, después de unas cuantas semanas en Panamá (acompañado de Camila, por supuesto), vuelve a Galicia para recibir el primer envío de Ballesteros: una tonelada de cocaína. No es algo complicado, lo han hecho cientos de veces para recoger tabaco, ¿no? Por eso se quedó Roque al otro lado del charco, como garantía de que no iban a echarse atrás. Pero hubo algo que el narcotraficante no calculó: un temporal que impide salir a los barcos del puerto.

Por otro lado, Cándido Silva espera en uno de los calabozos de la comisaría a contarlo todo y dar nombres, pero un soplón de la policía va a contárselo todo a Manuel Charlín. Al enterarse de lo que pretende Silva, los Charlines se toman la justicia por su mano y deciden mandarle una advertencia. Pero no es el único problema de los Charlines. Su sobrina Leticia sigue saliendo con el hijo de Bustelo, Javier, lo que es una deshonra para el clan que Manuel Charlín no piensa tolerar.

Además, estalla el depósito donde Laureano Oubiña guardaba todo su dinero, que acaba flotando por todo el alcantarillado y el asfalto del pueblo. Claro, es imposible que millones de pesetas no llamen la atención de la policía, y no es fácil explicar la presencia de un montón de billetes en un recóndito pueblo.

Bien, la trama principal: el cargamento de cocaína de la ROS. La vida de Roque peligra bastante: al ver que no hay manera de salir a por la droga, hablan con Ballesteros para pedir un aplazamiento hasta que amaine. Ballesteros les deja claro que no hay aplazamiento que valga, o recogen el cargamento cuando estaba previsto o su amigo muere.

No hay manera de negociar, ni siquiera a través de Camila, cuya participación más importante en el capítulo es una conversación telefónica con Sito. Es una de las mejores escenas del episodio, con un magnífico golpe de guion. El narcotraficante le pregunta cuándo tiene pensado irse con él a Galicia, a lo que ella contesta con otra pregunta: "¿qué tal tu mujer?". La escena no tiene desperdicio, podéis verla en la web de Antena 3.

Vemos a Sito y a Oli desesperados durante todo el capítulo. Sito va a la parroquia, donde intercambia un par de frases con el párroco, al que parece que no le cae excesivamente bien. Al cabo de un par de días, después de recibir una llamada de Roque rogándole que vaya a por el pedido, que le van a matar, amaina. Sito pide barcos y pide a Oubiña sus camiones, además de pagar al párroco para que aplazase un día la procesión del Carmen, condición que acepta a regañadientes por necesitar un techo nuevo para la parroquia.

Después de una discusión con Terito y con el resto de narcotraficantes porque tenían las sospechas de que no era tabaco, y después de recordarle Terito que no iban a traficar con hachís, Sito Miñanco consigue introducir su primer cargamento de cocaína aprovechando el desfile de barcos de la procesión.

Mientras el sargento Darío Castro intenta negociar con el juez para iniciar la investigación y procesar a todos los traficantes de tabaco (el magistrado se muestra reacio porque el tráfico de tabaco es únicamente una falta), Cándido Silva espera a su oportunidad para declarar. Pero, a pesar de los esfuerzos del sargento, recibe alta y clara la advertencia de los Charlines, y, cuando por fin había convencido al juez, Silva sale corriendo de la comisaría y le dice que se retracta.

Tras despedirse de su madre, se prepara para huir del pueblo, pero Paquito y Moncho le persiguen con el coche y Silva acaba saliéndose de la carretera. Mientras Castro le busca, Silva llega a casa de Bustelo y le pide ayuda. Bustelo le dice que le ayudará dándole los millones para pagar la deuda si declara contra los Charlines, y Silva acepta.

Los Bustelo son otro dolor de cabeza para los Charlines. Javier Bustelo sigue saliendo con Leticia, la sobrina de los Charlines. Después de una gran movida en casa de los Bustelo en la que Manuel y Paquito intentan sacar a la chica de allí a la fuerza, el patriarca de los Charlines se presenta en la comisaría e interpone una demanda contra Javier por abusar de Leticia, que tiene 17 años. Además, habla con el padre de Leticia para que la deje vivir en su casa y deje de salir con un Bustelo.

Por parte de los narcotraficantes, falta Laureano Oubiña, cuyo dinero flota por el pueblo después de haber explotado el depósito donde lo guardaba. Recibe una incómoda visita del sargento Darío Castro, que le pregunta por la propietaria de la finca en la que se encontraba en el depósito, a la que Oubiña lleva pagando la residencia varios años. Oubiña se hace el tonto y consigue que se vaya el sargento.

Mientras habla con su amante, Esther, entra la mujer de Oubiña y les pilla en una situación comprometida. Después de descubrirle, le dice que se vaya con ella si quiere, pero que como les falte algo o a ella o a sus hijos, tira de la manta y cuenta todos los trapos sucios a la policía. Esther, de ahí en adelante, ayudará a Oubiña con el negocio de la droga. ¿Su primer trabajo? Supervisar el transporte de la mercancía de Sito.

El capítulo termina con una escena cargada de intriga: al dar marcha atrás con uno de los camiones, estalla una caja de tabaco del cargamento, pero, lejos de salir paquetes de tabaco, sale la cocaína. Para Esther, está claro que Sito ha mentido al resto de narcotraficantes. ¿Querrá su trozo del pastel o le irá con el cuento a Terito?

The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

Latest posts by Andrea Arias (see all)

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.