Expediente-X 11×04: The Lost Art of Forehead Sweat

Expediente-X 11x04: The Lost Art of Forehead Sweat

Expediente-X 11x04: The Lost Art of Forehead Sweat

Series: Expediente X

3.5 Stars

Summary

Mulder y Scully se plantearán lo que puede haber de verdad en las palabras de un hombre que asegura conocerlos y dice que todos sus recuerdos son falsos.

Coder Credit

Como es tradicional en la serie, siempre hay algún capítulo de corte humorístico que se separa por completo de la trama y es el caso del episodio de esta semana. Pero en esta ocasión se ha abierto una gran brecha entre los que lo han adorado y lo han odiado, parece no haber término medio, pero lo hay. Para mí es un episodio bastante interesante con momentos muy buenos de autoparodia y crítica al gobierno, pero no me llega a cautivar como otros episodios del mismo estilo, aunque creo que es uno de esos capítulos que mejoran con un segundo visionado.

Que se trata de un episodio de temática absurda ya lo sabíamos desde que pudimos ver la promo o, si no, desde el mismo momento en el que comienza. Y se confirma cuando vemos a Mulder disfrazado de arbusto gigante porque ha pasado el día tratando de dar caza al Bigfoot, justo llega a casa a tiempo de responder a una llamada de Scully y quedan para el día siguiente. Pero Mulder ve la señal que le dejan sus confidentes para un encuentro y va al parking habitual donde se encuentra con un hombre que parece conocerlo mientras que el agente no tiene ni idea de quién es.

El tipo, Reggie, comienza a hablarle de una gran conspiración que afecta a la memoria colectiva y Mulder piensa que está loco. Pero el desconocido logra picarle la curiosidad hablándole de un episodio sobre marcianos del programa “Dimensión Desconocida”, casualmente el primero que Mulder vio y un recuerdo que atesora con cariño, pero según Reggie ese episodio no existe y Mulder lo comprobará tras examinar toda su colección de DVDs, las guías y hasta mirando por internet.

 

La nueva obsesión de Mulder desquicia a Scully puesto que está más preocupado en encontrar dicho episodio que en ir a cenar como habían quedado y se marcha, momento en el que Reggie se acerca a ella en el aparcamiento. El hombre está asustado, dice que lo quieren hacer desaparecer, y para demostrarlo le da una caja de gelatina: justo una que trae muy buenos recuerdos de la infancia de Scully pero que desde entonces ha sido incapaz de encontrar en tiendas.

Ahora la agente también está interesada en el asunto y los dos quedan con Reggie esa noche en el parking para ver si logran sacar algo en claro. El tipo les explica cómo se dio cuenta de que algo pasaba, y fue también viendo un cuento de su infancia que le encantaba pero cuyo nombre estaba mal escrito tal y como recordaba. Mulder lo achaca al efecto Mandela (un fenómeno real de memoria individual o colectiva en que se cree recordar algo que nunca ocurrió), Reggie lo corrige diciendo que en realidad se trata del efecto Mengele.

Aquí ya empiezan a degenerar las cosas, Scully directamente piensa que el hombre está loco mientras que Mulder se deja llevar por sus ideas alocadas y habla de recuerdos reales en universos paralelos. Tanto Reggie como Scully niegan con la cabeza asegurando que la teoría de Mulder es simplemente estúpida y no tiene nada que ver.

Reggie intenta convencerlos explicando que todo es cosa de “Ellos”. Están cambiando la memoria de todo el mundo, y si cambian el pasado entonces podrán controlar el pasado. Los agentes del FBI están desquiciados de tanto hablar de “Ellos” y no saber de quienes habla, y es cuando Reggie dice que se refiere al Doctor “Ellos”, un neurocientífico que sabe manipular la mente.

 

El hombre prosigue con su historia y entonces les recuerda la invasión de Granada durante el gobierno de Reagan. Mulder dice que fue por motivos políticos pero Reggie lo corrige diciendo que eso es lo que quieren que crean, porque realmente el gobierno atacó para atrapar a un alien que había llegado a nuestro planeta para advertirnos de los agujeros de la capa de ozono y las consecuencias climáticas que traerían. Y lo sabe de primera mano porque él estaba allí como estudiante de medicina, después regresó a Estados Unidos, se unió al FBI y fundó los Expedientes X.

Y aquí llega una nueva intro de la serie con Reggie acompañando a Mulder y Scully porque eran compañeros, y no solo eso, sino que veremos escenas míticas del programa donde se ha añadido al hombre para que parezca que estaba con ellos. Uno de los mejores momentos de esta parte es la escena donde Scully y Mulder se conocen, donde ahora también aparece Reggie y le dice a la agente que se marche porque Expediente X no es zona para mujeres: una crítica genial a la ausencia femenina en el programa a todos los niveles, sobre todo al principio donde todos los guionistas y responsables eran hombres, algo que Gillian Anderson ha criticado bastante.

Después de que Reggie tenga que marcharse otra vez y Mulder intente, en vano, encontrar una prueba de que algo de lo que dice es verdad, recibe una llamada del Doctor Ellos quien concierta una reunión. Aquí la crítica al gobierno de Trump es muy destacada, desde la mención a la creación de noticias falsas hasta la cita de la frase del Presidente “No one really knows for sure” (nadie lo sabe con seguridad). Ante estas palabras Mulder pregunta su significado y el otro se ríe diciendo que nadie lo sabe.

 

Finalmente, asistimos al último encuentro entre nuestros protagonistas y Reggie. Para entonces Scully ya ha descubierto la identidad de éste y toda su vida. Sí que estuvo cuando la invasión de Granada, pero luego fue enlazando diversos trabajos más o menos aburrido hasta que acabó sufriendo una crisis nerviosa que lo llevó a un centro psiquiátrico del que ha escapado hace poco. Reggie no puede creer lo que está oyendo, pero las pruebas están ahí y justo llega un coche del centro para llevarlo de vuelta.

Mulder siente pena por el hombre y le pregunta por ese último caso en el que trabajaron y Reggie le cuenta que descubrieron que la verdad está ahí fuera. Y entonces nos trasladan al momento hilarante en el que los tres, según Reggie, se encontraron con otro alien que llegó a la Tierra como representante de todas las especies galácticas para comunicarles que no quieren saber nada de la humanidad y van a poner un muro alrededor de nuestro sistema social para que nunca podamos llegar hasta ellos.

Porque la raza humana solo trae problemas, drogas, violencia, violaciones... Otra vez una crítica brutal a Trump hecha de forma cómica, dicha en palabras de un alien vestido con una capa de Elvis nos suena más aún a parodia al actual Presidente que otra cosa. Pero el alien, antes de marcharse, les da un libro con todas las respuestas a sucesos paranormales, con la consecuente rabieta de Mulder. Para acabar, veremos que Mulder encuentra el episodio perdido que resultaba pertenecer a otro programa y no al que él creía.

Así termina un episodio que, aunque no decepciona, siento que le faltaba algo. Está claro que saben burlarse de sí mismos y de la sociedad actual, y lo dejan muy claro, pero quizá eché en falta momentos de Mulder y Scully investigando o la presencia de Skinner, limitada a apenas diez segundos. Lo que está claro, es que no han querido perder la oportunidad de meterse con todo y con todos, y también se agradece tener un episodio más “ligero” entre tanta conspiración seria.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.