El viaje catártico de ‘Kamikaze’

Comenzamos el año viajando hasta Dinamarca para hablar de Kamikaze. La serie de HBO Max fue una de las apuestas más arriesgadas de la plataforma el pasado año. Una serie dura no apta para todos los públicos.

Kamikaze empieza con un mensaje de advertencia. Un aviso para navegantes que deja claro desde sus primeros compases que el viaje que vamos a emprender con Julie, su protagonista, no va a ser precisamente bonito. Eso si tenemos la fuerza suficiente para llegar hasta el final con ella.

Basada en la novela “Muleum” de la escritora Erlend Loe, la serie cuenta la historia de Julie, una joven de familia adinerada que lo tiene todo pero que ve cómo se desmorona su vida después de que un terrible accidente aéreo se lleve la vida de su familia. A partir de aquí la ficción nos muestra cómo Julie trata de lidiar con el dolor de la pérdida. 

A lo largo de los ocho episodios que componen esta miniserie, vemos a Julie pasar por las diferentes etapas del duelo. Sin embargo, su duelo muy es diferente al que hemos podido ver en otras ficciones de corte similar. Este es su duelo. Su forma de afrontar la pérdida le lleva a tomar decisiones terribles, a vivir en un estado de euforia antinatural y a llevar una existencia superficial a ojos del espectador. Tal vez sea fruto de su inmadurez y falta de experiencia o simplemente sea la consecuencia directa del shock padecido al haber perdido todo lo que de verdad importa de forma tan repentina. Al final, todas estas etapas locas no son más que pequeñas paradas en un viaje catárquico que la hará enfrentarse a su propia muerte.

A partir de aquí acompañaremos a Julie en un ir y venir de aviones a lo largo y ancho del mundo. De Dinamarca nos trasladamos a Seúl, Londres, México, las Islas Canarias o el Sáhara. Una odisea que nos lleva a reflexionar sobre la fragilidad de la vida humana, el suicido y acerca de las cosas verdaderamente importantes en la vida. A pesar de la profundidad de los temas que trata Kamikaze, la serie elige un tono que se aleja por momentos del drama. Para ello se vale de saltos horarios e inserta en momentos clave los propios pensamientos de Julie a través de sueños, marionetas, stopmotion, imágenes animadas, e incluso sueños y alucinaciones. El resultado es una serie que logra alejarse por momentos del drama y nos brinda momentos emotivos e incluso divertidos. 

Si hay algo que resalta en Kamikaze es su protagonista. Julie es el centro de la narración siempre y en todo momento. Todo el peso de la serie recae en sus hombros. Por eso sorprende sobremanera el soberbio trabajo interpretativo de Marie Reuther. La joven actriz aún asiste a clases de interpretación y Kamikaze ha supuesto su primer papel protagonista. Un debut que no podría haber salido mejor. La Julie del principio, despreocupada y vitalista que disfruta de su juventud nada tiene que ver con la Julie del final más próxima a la desconexión mental. La serie no es amable con su protagonista. La lleva hasta el límite y la actriz cumple con creces gracias a su lenguaje corporal. 

Es difícil clasificar a Kamikaze. El tono elegido no juzga en ningún momento a su protagonista. Por momentos casi parece un documental que nos muestra el viaje de Julie. Esto hace que nunca sea lo suficientemente divertida como para considerarse una comedia pero tampoco lo suficientemente dramática como para ahogar al espectador en lágrimas infinitas. Ahí es donde la serie brilla. Cuando se arriesga y nos muestra los arrebatos inconscientes y locos de su protagonista sin perder el foco de los temas que trata. La fantasía de la muerte siempre está presente.

Kamikaze es una de las joyas ocultas que nos ha dejado el 2021. La serie de HBO Max no es para todo el mundo. Un viaje catártico que lleva a Julie al límite y a tratar de lidiar con el dolor de la pérdida. Un duelo que por momentos amenaza con llevarse por delante a su protagonista.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.