The Passage 1×01: Piloto

The Passage 1x01: Piloto

The Passage 1x01: Piloto

Series: The Passage

4 Stars

Summary

El descubrimiento de una expedición científica en la selva de Bolivia pondrá en peligro a toda la humanidad y solo una niña de diez años puede tener la respuesta para evitar la extinción.

Coder Credit

Llega la esperada adaptación televisiva de la aclamada trilogía escrita por Justin Cronin. Una serie que nos enseña un futuro apocalíptico desde sus inicios a través de los ojos de la joven protagonista, pero donde podríamos esperar una ficción más de humanos contra monstruos sanguinarios encontramos una historia donde no todo es lo que parece.

Protagonizada por Saniyya Sidney (“American Horror Story”) en el papel de la jovencísima Amy Belafonte y Mark-Paul Gosselaar (“Policías de Nueva York”) como el agente Brad Wolgast, “The Passage” es un viaje donde los distintos personajes provocan la caída, pieza a pieza como si fueran fichas de dominó, del mundo tal y como lo conocemos. En este primer episodio conoceremos la base de la historia, con la voz en off de Amy en algunas escenas, de cómo un grupo de científicos trataban de hacer algo bueno por la sociedad encontrando una cura para todas las enfermedades y acabaron creando el peor problema posible.

Tres años después de ese descubrimiento en la selva boliviana vemos que el gobierno de los Estados Unidos trabaja en secreto en el llamado “Proyecto Noé”, continúan las buenas intenciones de encontrar una cura para cualquier mal que afecte al ser humano. Pero los sujetos que han empleado por ahora como conejillos de indias se han convertido en seres sedientos de sangre, llamados virales y no vampiros, comenzando por el científico Tim Fanning (Jamie McShane) ahora conocido como el paciente cero.

 

Los médicos y trabajadores del programa se dedican a perfeccionar una vacuna pero necesitan sujetos donde probarla y deciden buscarlos en los corredores de la muerte de varias prisiones federales. Poco a poco han ido logrando avances aunque los “pacientes” siguen convirtiéndose en monstruos que tienen que tener encerrados y alimentados de sangre. La última incorporación es un recluso llamado Carter, al que Wolgast y su compañero convencen para que forme parte del proyecto.

Wolgast se dedica a obedecer órdenes pese a no saber lo que sucede con los presos una vez los entregan en las instalaciones, pero todo cambia cuando le asignan una nueva misión: traer a una niña huérfana de diez años. Es cuando conoce a Amy, una chiquilla desvergonzada e inteligente que hace que comience a replantearse su trabajo. El vínculo entre ambos se va afianzando cuanto más tiempo pasan juntos, hasta el punto de que Brad decide que no va a entregarla a sus jefes y la mantendrá a salvo.

Así emprenderán una huida que no saben a donde puede llevarlos, pero se tienen el uno al otro y harán lo posible por evitar se cazados por sus enemigos. La relación entre Brad Wolgast y Amy, y especialmente esta niña rebelde y malhablada, es lo mejor del primer capítulo, enseguida conectamos con ellos y nos sentimos parte de su historia.

 

¿Y qué ocurre mientras tanto en las instalaciones del gobierno donde se llevan a cabo los experimentos? Tras haber visto a los distintos pacientes y tras oír las palabras de Amy hablando del principio del fin, sabemos que todo se torcerá... ¿y es qué puede salir algo bueno de coger a asesinos en serie y convertirlos en máquinas de matar? Pero aún así, el que resulta más inquietante de todos es el paciente cero, Tim, el que dio comienzo a toda esta locura buscando una forma de ayudar a la humanidad...

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.