El Niño Que Pudo Ser Rey: diversión para los pequeños, sutileza política para los adultos

El Niño Que Pudo Ser Rey

El Niño Que Pudo Ser Rey

3 Stars

Summary

Alex (Ashbourne Serkis) es un niño británico de doce años cuyos problemas diarios pasan a un segundo plano cuando descubre la mítica espada Excalibur. Ahora, Alex y sus amigos tendrán que contener a una terrible villana medieval de nombre Morgana (Rebecca Ferguson), quien está empecinada en destruir el mundo.

Coder Credit

Hoy llega a nuestras salas de cine la nueva película de Joe Cornish tras su ópera prima Attack The Block. Pero El Niño Que Pudo Ser Rey, a pesar de ser una película que entretendrá mucho a los pequeños de la casa no cuenta con la calidad narrativa de su primera película.

Alex (Ashbourne Serkis) es un chico de doce años que vive en Londres con su madre. El chico trata pasar desapercibido en el colegio junto con su amigo Bedders (Dean Chaumoo), aspirante a mago, y evitar así el bullying de los dos chicos más fuertes del lugar: Lance (Tom Taylor) y Kaye (Rhianna Dorris). Pero todo cambia cuando Alex descubre y consigue sacar la mítica espada Excalibur. Ahora tendrá que hacer nuevos aliados para derrotar a la malvada Morgana (Rebecca Ferguson) y evitar la destrucción del mundo.

No es fácil hacer una película para este típico de público preadolescente y sin embargo, Cornish consigue sacar adelante su filme gracias sobre todo a la emoción que desborda su protagonista y a la cantidad de aventuras que ocurren que, sin hacerse pesadas, consiguen dar el ritmo perfecto a la película. Lo consigue también con unos efectos especiales muy buenos: el trabajo con  las criaturas fantásticas, los trucos de magia y todo lo que rodea al personaje de Ferguson es digno de reconocer.

Pero además de aventuras, Cornish consigue lanzar algunos mensajes importantes en su película (además del manido pero efectivo mantra de la importancia de la amistad), por ejemplo es especialmente interesante como incide en la pureza de nuestro corazón versus la idea del linaje a través de la sangre. Esto rompe un poco con la narrativa de niños que descubren que tienen poderes mágicos o que están destinados a una gran aventura porque sus antepasados habían sido héroes/dioses (véase Percy Jackson) o cualquier otra criatura poderosa. El título del filme, ni más ni menos, que tiene un mensaje muy poderoso con su final. El director y guionista británico también habla sobre unidad en un Reino Unido roto por el Brexit,  pero es una crítica sutil que los adultos agradecerán pero que realmente no cala. Tampoco Cornish ha tratado de hacer una película política por lo que, aunque podría haberse mojado más, tampoco es criticable.

La mayor crítica es lo desaprovechado que está el personaje de Merlín, tanto en su versión joven a manos de Angus Imrie como en su versión anciana, nada más y nada menos que Sir Patrick Stewart. Imrie da los mayores puntos cómicos a la película y hace que no echemos de menos (o no mucho) a Stewart, algo que por si solo es digno de aplaudir. Por eso es preocupante que sus apariciones sean tan breves o sin mayor importancia. Merlín, el mayor mago que ha existido en la historia apenas hace magia en esta película.

El otro gran problema es el momento previo al final, ese momento de películas infantiles dónde sabes que es imposible que haya acabado pero te intentan convencer de que todo se ha solucionado. Desde la primera lucha de Alex contra Morgana (que resulta bastante irrisoria) hasta el verdadero enfrentamiento, los minutos se hacen eternos. Si no llega a ser por el momento materno-filial de Alex y su madre Mary (Denise Gough), la película hubiera estado en un lugar muy crítico.

No obstante, una vez el guión vuelve a la normalidad volvemos a ver la esencia de la película. Con un estilo similar a Harry Potter, Alex conseguirá que casi todo su colegio se prepare para la lucha (y sí, hablamos de niños de 10-12 años) en una batalla final que deja un buen sabor de boca a todos los espectadores.

El Niño Que Pudo Ser Rey está muy destinada a un público concreto, los adolescentes probablemente la encontrarán aburrida, pero los adultos que acompañen a sus hijos verán la película entretenidos y saldrán satisfechos. Es, desde luego, una buena opción para pasar una tarde en familia.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.