El legado del maestro Ennio Morricone

Ennio Morricone, uno de los compositores más célebres del séptimo arte, nos ha dejado. Autor de algunas de las bandas sonoras más conocidas de la Historia del cine, el legado que ofrece da fe de su incombustible labor ¡con más de 500 composiciones en su haber!

Con semejante filmografía, cuesta creer que Ennio Morricone tan solo recibiera el Oscar en una ocasión, en 2016 por su banda sonora de “Los Odiosos Ocho”, además del honorífico que se le entregó en 2007… tal vez pensando en compensar al genio de la música por semejante ofensa. Afortunadamente, las otras academias de cine del mundo sí supieron reconocer su labor en forma de galardón: 6 Baftas, 2 Grammy y 11 premios del Sindicato Nacional de Periodistas de Italia, país que le vio nacer, junto a tantos otros premios. Incluido el Premio Princesa de Asturias de 2020.

Y es que de su batuta han salido algunas de esas bandas sonoras que consiguen tener entidad propia más allá de la película de la que han salido. De esas melodías que todo el mundo reconoce, incluso si no ha visto el film: La misión, Los intocables de Eliot Ness, Bugsy, Cinema Paradiso…

Su incombustible capacidad para crear comenzó muy pronto, con tan solo 6 años de edad, cuando comenzó a seguir los pasos de su padre, trompetista de clubs nocturnos de Roma. Su progenitor vio su talento innato y rápidamente le inscribió en el Conservatorio de Música de Roma. De allí le saldrían sus primeros trabajos, haciendo arreglos musicales para series de televisión, hasta que el director Sergio Leone se fijó en él y le impulsó al estrellato.

A día de hoy resulta difícil hablar de Sergio Leone sin pensar en Morricone, y viceversa. Su alianza para poner imagen y banda sonora dio como fruto algunas de las películas más importantes de la historia del cine y de las que, por supuesto, su éxito no se entiende sin la presencia de esas notas musicales tan inconfundibles. El duelo a tres bandas de “El bueno, el feo y el malo” o los recorridos a caballo de Clint Eastwood en “Por un puñado de dólares” no serían lo mismo si Morricone no hubiera estado detrás para ponerle la música adecuada. De hecho, fue esa alianza la que ayudó a recuperar el prestigio del western, un género que sigue levantando pasiones y que incluso sigue produciéndose en la actualidad. Y que, por supuesto, siempre tendrá a Morricone como gran referente, al igual que lo ha sido para algunos de los compositores más reconocidos del séptimo arte, como Hans Zimmer.

Pero aun gozando de gran éxito en Hollywood, trabajando con directores de la talla de Brian de Palma, Roman Polanski y Oliver Stone, Ennio Morricone nunca abandonará Europa. Allí, especialmente en su Italia natal, participó en todo tipo de películas, series de televisión, documentales y cortometrajes hasta sus últimos días. De hecho, en el momento de su muerte estaba trabajando para un proyecto de animación: El fantasma de Canterbury.

Será difícil volver a ver un maestro de la música tan incombustible como prolífico pero, como suele decirse, siempre nos quedará su música.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.