El escándalo Ted Kennedy, creemos a quien queremos creer

El escándalo Ted Kennedy

El escándalo Ted Kennedy

3 Stars

Summary

Ted Kennedy aspira a conseguir el puesto de sus hermanos mayores: presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, la maldición que llena de desgracias a su familia no se olvidará de él.

Coder Credit

La familia Kennedy es toda una institución en Estados Unidos pero además es toda una fuente de drama. Desde el asesinato de John F. Kennedy en 1963, la familia no paró de perder miembros y de ser un constante mártir para los estadounidenses. Bueno, y puede que para el resto del mundo.

Sin duda la familia tiene material para hacer películas. El estreno de Jackie en 2017 fue solo un ejemplo de cómo llegar a explotar las desgracias de la familia. Este año llega a nuestros cines otro ejemplo más, aunque deja de centrarse en los hermanos famosos por ser presidentes de los Estados Unidos para centrarse en el pequeño Ted Kennedy, el hermano que aspiraba a seguir la estela de la familia siendo presidente y que quedó como senador.

La historia (basada en hechos reales) cuenta cómo un 18 de julio de 1969 Ted Kennedy disfrutaba de una fiesta en la isla de Chappaquiddick con algunas de las mujeres que se encargaban de hacer funcionar el engranaje político de la época. Conocidas como "chicas de la caldera", aunque para Kennedy eran consideradas familia. En determinado momento de la fiesta, Kennedy se marcha en su coche con la ex secretaria de su hermano Bobby, Mary Jo Kopechne (Kate Mara) para, aparentemente, coger un Ferry. Sin embargo, las cosas se complican para el senador que, bebido, acaba lanzando su coche al agua. Él consigue salir, pero la mujer queda atrapada en el coche, lo que acaba con su vida.

 

El asunto, sin duda, no beneficia en nada a alguien que aspira a ser presidente y que, para colmo, no maneja bien el incidente. Sin embargo, coincide con el lanzamiento del Apollo 11 al espacio con destino a la Luna y él y su equipo confían en que eso pueda aplacar un poco la opinión general.

Además de contar este episodio de la vida del senador, El escándalo de Ted Kennedy pretende reflejar la presión a la que se enfrentan los cargos de poder y cómo se manejan los hilos para intentar mantener el estatus. Aunque eso implique una tremenda frivolidad ante la muerte de una mujer. Quizá porque era mujer, porque era secretaria, o porque la sombra de las desgracias de los Kennedy siempre ha sido muy alargada.

John Curran se esmera a la hora de representar esta historia y, sobre todo, a la hora de representar a Ted Kennedy (interpretado a la perfección por Jason Clarke). Sin necesidad de hacer juicios nos presenta todas las luces y las sombras del personaje. Su aparente calma, la sensación de que tiene todo bajo control y la más pura realidad: que debajo del senador se esconde un hombre que ha perdido a todos los hermanos y sobre el que recae todo el peso de la familia.

 

Ante todo, El escándalo Ted Kennedy es un retrato a la persona de Kennedy, pero también ofrece un retrato de la sociedad y cómo actúa la justicia social. Porque sí, la sociedad cree a quien quiere creer. Dependiendo de la persona, el crimen cambia. Y todo esto está expresado en los 107 minutos de duración de la cinta, que divide su relato en los días de la semana que tarda en resolverse todo el caso.

El filme no pretende en ningún momento idealizar a Kennedy, y es algo que le da mucho más valor a los personajes, sobre todo al protagonista de la cinta. De hecho, utiliza dicha idealización para hacer una crítica de ello, y sin duda merece la pena.

En definitiva, El escándalo Ted Kennedy es una película más que interesante sobre un episodio de la historia de Estados Unidos poco conocido. De una forma más o menos ágil, llegamos a conocer a los personajes con bastante profundidad. Si bien el conjunto resulta entretenido, no será tan memorable como podría haber sido. Sin embargo, es una buena película para conocer algo que quizá no es tan sonado. El escándalo Ted Kennedy se podrá disfrutar en los cines españoles a partir del 21 de septiembre.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.