El Diablo a Todas Horas: La bajada a los infiernos de Tom Holland

El Diablo a Todas Horas

El Diablo a Todas Horas

4 Stars

Summary

En un remoto pueblo de Ohio, coinciden un cura despreciable, una pareja muy retorcida y un sheriff corrupto, entre otros siniestros personajes, en torno al joven Arvin Russell, que lucha contra los espíritus malignos que lo amenazan a él y a su familia.

Coder Credit

El 16 de septiembre llega a Netflix la película basada en la novela homónima de Donald Ray Pollock, un viaje a la América profunda de los años cincuenta y sesenta donde encontraremos a una serie de personas de moral dudosa cuyos caminos acaban cruzándose con el del joven protagonista. Os contamos sin spoilers qué nos ha parecido.

Al igual que sucede con el libro, la adaptación cinematográfica nos va a mostrar lo peor del ser humano en una época situada entre dos guerras (la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam) y donde la mayoría de los personajes buscan en la religión y en la figura de Dios el apoyo suficiente para seguir adelante. No es una historia apta para todos los gustos y públicos, la crudeza y los actos de algunos de sus protagonistas son difíciles de digerir pero pronto nos perdemos en la intensidad de sus personalidades y sobre todo en la brillantes actuaciones de sus intérpretes.

El Diablo a Todas Horas tiene un reparto coral lleno de nombres conocidos lo que hace que, salvo un par de personajes, el resto no tenga tanta aparición en pantalla como nos gustaría pero aún así no podemos dejar de apreciar cada minuto en los que los vemos. Si hay que dar nombres que brillan con luz propia, no hay duda que esos son Tom Holland, Robert Pattinson y Bill Skarsgård.

 

La trama da comienzo en 1957 con Willard Russell (Skarsgård) y su familia, gracias a varios flashbacks y la voz en off del narrador quien es precisamente el autor del libro, nos iremos enterando del pasado de Willard y cómo hemos llegado a este inicio. No vamos a mentir, el hilo argumental de la película a veces es un poco confuso e intercalan personajes o escenas del pasado con el presente, pero una vez nos acostumbramos es bastante fácil dejarse llevar y engancharse a la vida de unos personajes tan interesantes como desgraciados.

Y es que vamos a conocer a unos cuantos y variados personajes, unos que nos producen ternura por su ingenuidad hasta auténticos depravados a los que les deseamos lo peor. Parece no haber un término medio entre bondad y maldad pero lo hallaremos en Arvin Russell (Tom Holland): precisamente el nexo de unión entre todo el grupo de personas atípicas que conoceremos en la película.

Arvin sería nuestro protagonista, aquel al que veremos desde su infancia y al que acompañaremos en su crecimiento y evolución hacia la vida adulta. Un chico que quiere proteger a sus seres queridos en un mundo cruel que no lo ha tratado nada bien, un joven que tiene que aprender por las malas a defenderse y plantar cara a aquellos que se aprovechan de los suyos.

Holland no sólo logra captar toda la esencia, vulnerabilidad y decisión de su personaje sino que hace que empaticemos con él y comprendamos cada uno de sus actos. Un cambio de registro para el actor que sorprende notablemente y demuestra que es capaz de lidiar con lo que le echen y salir victorioso.

 

El camino de Arvin se cruzará con el de los demás miembros de la película, destacaremos en primer lugar al reverendo Preston Teagardin (Pattinson), un hombre narcisista que no duda en aprovechar su puesto de poder como líder de la pequeña iglesia del pueblo. Es sin duda una de esas personas que causa rechazo desde el primer momento y el actor británico borda absolutamente el rol de este predicador despreciable al que es imposible no odiar.

No nos olvidamos de Skarsgård como padre de Arvin, un hombre al que veremos sufrir por los horrores de la guerra, enamorarse y ser un padre de familia feliz hasta llegar a los límites de la locura y el fervor religioso en busca de la salvación. Es sorprendente la capacidad del intérprete para abarcar tanto en tan poco tiempo, ya que como decíamos anteriormente: hay veces que echaremos en falta el no poder disfrutar de más minutos en pantalla de algunos de los actores pese a que la duración de la cinta sea mayor de dos horas.

 

Pero hay muchas más personas que forman parte de la vida de Arvin, sus seres queridos son los únicos donde vemos bondad y cariño, pero la mala suerte hará que Arvin acabe encontrándose con algunos de los peores seres humanos que podamos imaginar. La pareja formada por Carl (Jason Clarke) y Sandy (Riley Keough), quienes se dedican a recoger autoestopistas para después matarlos, o el sheriff corrupto al que da vida Sebastian Stan son algunos ejemplos de ello.

El Diablo a Todas Horas no tiene una trama claramente definida como es lo habitual, es un viaje que realmente no conduce a ninguna parte pero que nos enseña como el fanatismo, el fervor religioso y el poder corrompen, y cómo nuestro protagonista tiene que luchar por abrirse paso entre tanta maldad en busca de una vida mejor. No es una cuestión de adónde vamos en el sentido físico sino de encontrarse a sí mismo y pelear con uñas y dientes por un futuro diferente al que parece que estemos predestinados.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.