El Cid, segunda temporada: continúa la leyenda

El Cid, segunda temporada: continúa la leyenda

El Cid, segunda temporada: continúa la leyenda

Series: El Cid

3.5 Stars

Summary

Rodrigo Díaz de Vivar “El Campeador” sigue demostrando valor en el campo de batalla y honor en la Corte de Castilla, a las órdenes de su señor Sancho. Sin embargo, la encarnizada guerra entre hermanos que enfrentará a los territorios del antiguo Reino de León está a punto de demostrarle que no siempre es fácil mantenerse fiel a los ideales.

Coder Credit

En 2020 Amazon Prime Video nos ofreció una superproducción que mostraba por primera vez, en formato serie, los orígenes de Rodrigo Díaz de Vivar “El Cid Campeador”. Con un reparto capitaneado por Jaime Lorente como “Rui”, y al que acompañaban grandes figuras de la interpretación (José Luis García Pérez, Elia Galera, Carlos Bardem o Juan Echanove, entre muchos otros), la primera temporada concluyó cuando el rey Fernando I dividió el vasto Reino de León entre sus hijos: León para Alfonso, el favorito del rey; Castilla para Sancho, el primogénito; y Galicia para García, el menor de los tres varones, dejando a sus hijas Urraca y Elvira los infantazgos de Zamora y Toro respectivamente, con la condición de que permanecieran solteras. 

Con esta polémica decisión el rey Fernando confiaba en que no habría rivalidades entre hermanos, al tener cada hijo un reino que gobernar y una corona que lucir. Sin embargo, lo que consiguió fue desencadenar una lucha fratricida que va a convertirse en el epicentro de esta segunda temporada.

Los más jóvenes toman el relevo

Lo interesante de este hecho histórico, fundamental en el devenir de los reinos cristianos cuando buena parte de la península estaba ocupada por las taifas musulmanas, es que también va a servir de salto generacional. Ello va a permitir que los más jóvenes obtengan un mayor protagonismo del que apenas habían disfrutado hasta ahora, también a nivel interpretativo, pues en la primera entrega parecía que solo estaban interesados en cuestiones de amores y envidias, dejando las traiciones para los más mayores.

Sin embargo, en esta segunda temporada ellos van a ser los protagonistas indiscutibles de las nuevas luchas entre hermanos, confirmando de paso eso de que al final se repite la misma historia: familiares que un día lloran la muerte del rey y se arrepienten de tanto odio para al siguiente levantarse en armas los unos contra los otros.

Y entre medias de esas luchas encarnizadas, en las que los contendientes irán cambiando a merced de los intereses particulares, tenemos a un Rui que empieza a darse cuenta de que las cosas no eran como le habían contado. Que no basta con ser un escudero fiel, a la espera de que su señor le nombre caballero para así desposar a la mujer a quien ama, pues a veces esos señores serán los primeros en utilizarle con el único fin de conseguir sus propios deseos. Unos deseos que, encima, no siempre son justos ni honorables.

Ahora bien, ¿cuánto hay de mito y cuánto de realidad?

Jugando con las lagunas históricas

Ya en la primera temporada pudimos ver unas cuantas “licencias” de guion, concentradas sobre todo en unos personajes femeninos en los que destacaba una personalidad bastante moderna para la época que les había tocado vivir (siglo XI). Y aunque es cierto que algunos de esos personajes, como por ejemplo la Infanta Urraca, han pasado a la Historia por su fuerte carácter, siempre queda la duda de si hay más de fantasía que de realidad por el bien de la trama.

En esta segunda temporada el ejemplo más llamativo lo encontramos en Alberta, la reina consorte de Castilla, quien es presentada como una mujer de armar tomar... literalmente; una personalidad ciertamente curiosa en una época en la que la mujer siempre hacía lo que su amo le decía (ya fuera padre, marido o hermano). Eso sí, en este caso ha venido muy bien que ese personaje en concreto apenas se mencione en los documentos oficiales. Así que, ¿quién sabe?, tal vez Alberta sí era una mujer extranjera de curiosas costumbres, capaz incluso de cabalgar junto al rey Sancho en el campo de batalla. Todo queda a discreción del espectador.

Algo similar ocurre con las habilidades de nuestro principal protagonista. Efectivamente, en el “Cantar de mio Cid” se ensalzan las gestas de Rodrigo Díaz de Vivar y este es considerado uno de los grandes responsables de las victorias de sus Señores. Sin embargo, en la ficción ese afán por mostrar las virtudes del hombre que se convertirá en leyenda parece un tanto desmedido, hasta el punto de que en ocasiones uno llega a tener la sensación de que “El Cid” es realmente quien dirige el Reino y que los reyes son meros peleles que hacen todo lo que él les propone.  

De nuevo, será decisión del espectador el aceptar esos hechos como reales o como meras licencias cuyo único objetivo es dar un mayor empaque a esta historia ya épica de por sí.

Un cambio de parecer no exento de polémica

La leyenda creada en torno al Cid también habla de un líder militar, valeroso como pocos, pero que en más de una ocasión dejó de lado el honor para cambiar de señorío, siempre siguiendo sus propios intereses.

Este es, precisamente, otro de los grandes intereses que va a copar la segunda temporada que Amazon Prime Video estrenará el próximo 15 de julio. Y es que a lo largo de sus 5 episodios se va ir gestando ese momento decisivo en la vida de “El Campeador” y con el que su leyenda comenzará a teñirse de claroscuros.

Así, vamos a encontrarnos con un honorable escudero que ve como Sancho II de Castilla, el hombre a quien juró servir, se ha transformado en un rey ansioso de poder. En un hombre que siempre habla de justicia cuando quiere reunificar el reino de su padre, pero al que luego no le tiembla la mano a la hora de alzarse en armas; ya sea contra sus hermanos usurpadores del trono o contra el pueblo inocente.

Esta crueldad por parte de un Señor al que siempre consideró un hermano sumirá a Rui en tal pesar que le llevarán a tomar la última decisión imaginable. Una decisión que coincide con el final de temporada y que está perfectamente hilvanada dentro de la Historia de España para que, casualmente, también coincida con el sitio de Zamora: un episodio que a día de hoy sigue enfrentando a historiadores y que será determinante en la vida de “El Campeador”.

Eso sí, los creadores de “El Cid” saben muy bien lo que se hacen y ese también es, casualmente, el momento elegido para cerrar una temporada que, por supuesto, deja con ganas de más y a la espera de que se confirme su tercera entrega.

La esperaremos con ganas.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.