El buen saber hacer de ‘Historias para no dormir’

Historias para no dormir

Historias para no dormir

Series: Historias para no dormir

4 Stars

Summary

La serie antológica de Chicho Ibáñez Serrador vuelve con cuatro nuevas historias de terror macabro.

Coder Credit

Han pasado casi cuarenta años desde que se emitiera el último episodio de la serie antológica de Chicho Ibáñez Serrador. Un fenómeno televisivo que en su época logró congregar frente a la televisión al público español que disfrutaba con sus relatos terroríficos a los que el genial maestro supo dar un girito de tuerca.

La nueva Historias para no dormir es un remake que continúa con el legado dejado por su creador a través de una nueva mirada fresca y novedosa al tiempo que rinde un profundo homenaje al padre de la criatura. En cada uno de los cuatro episodios que componen esta antología se nota la esencia de Chicho. Su particular manera de contar una historia de terror y de incomodar y fascinar al espectador sigue estando ahí. Simplemente se ha adaptado a los tiempos que corren. Y eso es todo un acierto.

Aquello que mantuvo enganchada a la audiencia durante diecisiete años sigue estando ahí. En su momento la serie fue una apuesta muy arriesgada por parte de RTVE. Su improbable éxito la convirtió todo un referente no solo en su particular género sino en la forma en la que se narran historias. Su propuesta fue y sigue siendo extraña y audaz. No hay nada que se le parezca. La serie tenía y sigue teniendo esa personalidad propia que la hace original y única. 

Una de las cosas más atractivas de la serie es su formato. Cada episodio cuenta una historia cerrada. Se puede disfrutar en pequeñas dosis o en formato maratón. La duración de sus episodios es perfecta. Sesenta minutos bastan para mantenernos enganchados y sobrecogidos sin que la narración se vea resentida con historias que se alargan innecesariamente o que no llevan a ningún sitio. Todo está medido al milímetro y eso es perfecto.

La elección de los directores al frente de cada uno de sus episodios es otro de los grandes atractivos de Historias para no dormir. Rodrigo Sorogoyen, Paco Plaza, Paula Ortiz y Rodrigo Cortés son cuatro de los directores más importantes del panorama cinematográfico español. Cada uno de ellos tiene un estilo propio que se reconoce enseguida, lo que hace de cada episodio una obra de autor. El resultado no podía ser mejor. 

Lo que no cambia en Historias para no dormir, además de la mítica cabecera, son los temas que trata. La percepción del bien y del mal, de lo grotesco y lo extraño sigue siendo el eje principal de las historias que pueblan este particular universo. Poniendo, eso sí, el foco en ese lado oscuro y perverso de la naturaleza humana. 

Así, por ejemplo, en su primer episodio, ‘El Doble’, Rodrigo Sorogoyen nos propone un futuro distópico en el que se plantean temas tan profundos como la identidad y la deshumanización. Un relato futurista y de ciencia ficción que termina dando un giro inesperado y que hace que el espectador asista al sinuoso viaje de una pareja en su día a día. Un reflejo de lo complicadas que son las relaciones de pareja y de lo duras que pueden llegar a ser. Una historia de corte existencialista que nos deja con escenas incómodas y preguntándonos sobre qué es lo que nos hace ser quienes somos.

Por su parte, en ‘Freddy’, Paco Plaza se sirve de la fórmula tradicional del cine de terror para provocar el espanto del espectador. Este es quizás el episodio que homenajea de forma más clara el material original y que incluye al mismísimo Chicho Ibáñez Serrador como un personaje más. Esta historia se sirve de un muñeco de ventrílocuo para contarnos una perturbadora historia de personalidad trastocada. Un relato macabro cargado de un humor sórdido que hará las delicias de los amantes del terror y en las que el director se sirve de sus mejores trucos para reivindicarse como el mejor en su género.

En ‘El Asfalto’, Paula Ortiz nos propone una historia más actual y reconocible. Este es quizás el episodio más duro y crítico de la serie. La crítica social de este episodio permea al espectador desde sus primeros minutos. Sin dejar de ser una historia de terror, Ortiz invita al espectador a reflexionar acerca de la soledad del hombre moderno y la deshumanización del ser humano social en las ciudades del siglo XXI donde prevalece el individualismo por encima de todo. Por los temas que trata y su forma de contarlo es, con toda probabilidad, el episodio más inquietante de la serie.

Por último, en ‘La Broma’, Rodrigo Cortés nos propone una historia más propia del cine negro que juega con los límites de sus personajes. La historia de un matrimonio plagado de secretos es la excusa perfecta para plantear un viaje desagradable al lado más oscuro del ser humano. Lo que empieza siendo una historia propia de un culebrón termina siendo un relato incómodo y desconcertante que culmina en un final inesperado y sorprendente. 

Historias para no dormir ha vuelto por todo lo alto. Su gran virtud es ser fiel a su propia identidad. Sin dejar a un lado el legado de la original, la serie sabe reivindicar su personalidad propia a base de tomar ciertos riesgos narrativos que la encumbran. Sus cuatro episodios no dejan indiferente a nadie. A través del buen hacer de sus directores se nos plantean cuestiones incómodas que sirven como reflejo y como una crítica de la sociedad de nuestros días. Una joya de Amazon Prime Video que no hay que perderse.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.