Defending Jacob 1×01: Piloto

Defending Jacob 1x01: Piloto

Defending Jacob 1x01: Piloto

Series: Defending Jacob

5 Stars

Summary

El fiscal Andy Barber, con décadas de experiencia a sus espaldas, investiga el asesinato de un adolescente. Muy pronto el horrendo crimen se convertirá en la mayor pesadilla que podría experimentar un padre, al ser su hijo Jacob el principal sospechoso.

Coder Credit

El asesinato de un adolescente trastocará la apacible vida de una pequeña localidad de vecinos. Este es el punto de partida de “Defender a Jacob”, la nueva miniserie de 8 episodios que acaba de llegar a Estados Unidos, siendo además uno bastante recurrente entre los thrillers policíacos: un crimen que debe ser investigado, en esta ocasión por el fiscal Andy Barber.

Pero todo eso pasará a un segundo lugar cuando se descubra que el principal sospechoso es Jacob, el hijo del fiscal. Entonces el interés de Andy, quien hasta entonces había presumido de profesionalidad y de confiar en el Sistema, cambiará sustancialmente y lo único importante será defender a su hijo, al que cree imposible de cometer un asesinato… Incluso si las pruebas que le señalan como asesino comienzan a acumularse.

Al dilema que debe afrontar Andy de si debe prevalecer su papel como fiscal o como padre, y que se presentará por medio de dos líneas temporales (una en el presente con la investigación en curso y otra en el futuro con el juicio que debe afrontar Andy por su actuación), se unirán otros elementos que hacen de este aparente thriller policiaco un drama con mayúsculas.

De entrada, el lugar en el que transcurre la trama, y que no es nada casual. Al ser una afable comunidad de vecinos en el que todos se conocen, un crimen de esas características adquiere tintes más dramáticos porque todos conocen tanto a la víctima como al supuesto asesino. Pero también conocen a los padres, que hasta entonces habían sido el paradigma de buenas personas (él fiscal y ella trabajando en una organización benéfica), hasta que esa admiración se ve trastocada por el supuesto crimen cometido por su hijo. Y en esas terribles circunstancias la verdad parece ser lo de menos y basta la sospecha para culpar tanto al hijo por lo que ha hecho, como a los padres por lo que han permitido que ocurriera.

Será de este modo como Andy y Laurie, dos padres que están viviendo los peores días de su vida al ver a su hijo esposado y ya sentenciado por la opinión pública, incluso cuando el juicio aún no ha empezado, también acabarán siendo presa de esa opinión pública. Y serán juzgados tanto por la prensa, que convertirá cualquier mínimo gesto que hagan en prueba irrefutable de la culpabilidad de su hijo, como por los que hasta ahora creían que habían sido sus amigos, compañeros de trabajo y vecinos, quienes les dejarán de lado sin concederles el beneficio de la duda.

La historia se desarrolla así en una atmósfera casi asfixiante. Y a esa sensación contribuirán dos elementos más. Por un lado, la presencia de otro posible sospechoso del crimen cometido, pero al que solo Andy parece darle importancia. Y da igual las pruebas que presente y que señalan a esa persona como la verdadera autora del crimen, el hecho de que ahora mismo sea un padre obsesionado por librar a su hijo de la cárcel hará que pierdan todo su sentido.

Y, por otro, la actitud de Jacob, que no ayuda a despejar las dudas sobre su supuesta inocencia: se muestra muy callado, distante, en ocasiones agresivo y, por si eso fuera poco, tenía un cuchillo que exhibió a los compañeros de clase pocos días antes de que la víctima muriera apuñalada.

Esta actitud solo contribuye a que las sospechas recaigan sobre Jacob, a lo que se añade el descubrimiento de un secreto familiar que podría explicar su extraño comportamiento. Y por mucho que sus padres quieran negar esa posible relación, cada prueba que se descubre sigue señalándole como el verdadero asesino.

Y como colofón a este cúmulo de dramáticas circunstancias está el importantísimo detalle de que realmente no se sabe quién ha cometido el asesinato. Por tanto, no nos encontramos con un drama sobre dos padres defendiendo a un hijo injustamente acusado, ni con una investigación policial que trabaja a contrarreloj para descubrir al verdadero culpable. Porque hay posibilidades de que Jacob sea realmente el asesino, lo que significaría que todas las falsas acusaciones vertidas sobre él y sus padres desde el primer minuto, por crueles que hubieran sido, también eran ciertas.

Sin embargo, en el caso de que no sea así y al final se descubra que fue otro el que apuñaló al adolescente, ya nada volverá a ser lo mismo. En un mundo en el que las acusaciones van más rápido que la información y en el que las redes sociales contribuyen a que cualquier cosa que se diga quede registrada para siempre, los padres de Jacob saben que su vida, tal y como la conocían, ha desaparecido para siempre. Y que ese asesinato perseguirá a su hijo durante el resto de su vida.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.