David Victori, director de ‘No matarás’ y de ‘Sky Rojo’: “para mí, ‘Sky’ ha sido una escuela increíble”

Álex Pina y Ester Martínez Lobato, los creadores de series como La casa de papel o Vis a vis, vuelven a la carga con Netflix para estrenar un frenético thriller con capítulos de 25 minutos.

Sky Rojo, la gran nueva apuesta española de la plataforma, cuenta con Asier Etxeandía (Dolor y gloria), Miguel Ángel Silvestre (Sin tetas no hay paraíso), Enric Aucquer (Quien a hierro mata), Verónica Sánchez (El embarcadero), Yany Prado (La reina soy yo) y Lali Espósito para encabezar la trepidante y frenética serie que se estrena mañana, 19 de marzo, en Netflix.

Desde SeriesOnDay hemos tenido la oportunidad de entrevistar a David Victori, uno de los directores de la serie que, además, acaba de cerrar un año idílico con la avalancha de nominaciones de su última producción, No matarás, la película que le ha dado el Goya a Mario Casas. ¡Os dejamos a continuación la entrevista!

Pregunta: Primero de todo, ¡enhorabuena por las nominaciones de No matarás!

David Victori: Muchas gracias, muy amable. Muy contentos, la verdad. Ha sido todo un viaje y estamos ahí súper felices. Sobre todo, con el Goya a Mario, con… Vaya, nosotros ya estábamos contentos con la nominación, pero de repente llega el Goya y es como “venga, remate”.

P: ¿Cambia mucho la dinámica entre dirigir una película como No matarás y una serie como Sky Rojo?

D: Sí, claro. En mi caso, cambia en varios aspectos. En el aspecto así más principal es que, de alguna manera en la película, yo soy guionista, es una historia mía muy personal que llevo años como persiguiendo y demás… Y bueno, tienes una relación con el material que es un poco diferente a, por ejemplo, en este caso, Sky, que es un proyecto que me encargan, donde me incorporo a un equipo de directores, y que, de alguna manera, adaptas un material que escribe otra persona.

Claro, si la gente que hay detrás del guion son gente tan increíble, tan potente como Álex Pina, Ester Martínez y todo su equipo… la verdad es que se convierte también en un privilegio, porque es como si te invitasen a una fiesta increíble, que vas de invitado, pero que, en realidad, de pronto, es la fiesta de tu vida, ¿sabes?

P: ¿Y cómo terminas trabajando en el proyecto? ¿Cómo te llega la idea de Sky Rojo?

D: Bueno, la verdad es que yo estaba justo en las últimas semanas de No matarás, estábamos con la mezcla de sonido, y ellos me llamaron directamente porque ya habíamos estado en contacto en su momento en el arranque de La casa de papel. En su momento yo hablé con ellos, cuando iban a arrancar justo la primera temporada, yo estaba en Estados Unidos y al final eso no salió, no coincidió. Y bueno, nos quedamos con las ganas de trabajar juntos, con el equipo de Vancouver, Jesús Colmenar, Lidia Amoedo (¿), con Álex Pina, con Ester… Y nada, tuve la suerte de recibir esa llamada en unas fechas en las que podía más o menos organizarme para estar disponible… Y, aunque fue intenso, porque fue empalmar la película con la serie y eso siempre es intenso, la verdad es que no dudé ni un segundo, porque cuando me contaron la idea del proyecto, me hablaron del casting que tenían, de la gente que estaba detrás y demás… Pues no puedes decir que no, ¿no? Es una oportunidad que se te cruza en la vida y que no puedes rechazar.

P: Ahora que mencionas al casting, es un reparto bastante potente. La mayor parte de los actores son conocidos, algunos incluso han recibido Goyas también… ¿Crees que la calidad del elenco influye en la calidad de la serie?

D: ¡Totalmente! Absolutamente. Yo pienso que, al final, cualquier proyecto de ficción… Cuando estás determinando el resultado de ese proyecto, hasta dónde podrás llegar, cómo podrás impactar al público, yo creo que es cuando estás decidiendo el casting de la película y el equipo técnico. Cuando tú estás eligiendo el casting de una serie, de una película, estás diseñando el proyecto. Y yo creo que Sky Rojo, sin ninguna duda, una de las grandes virtudes que tiene es que tenemos unos actores que son todos increíbles. Además, creo que el mix entre ellos, la mezcla, la combinación es explosiva porque son muy diferentes entre sí y se complementan muy muy bien… Y claro, tú como director te vas a trabajar y te encuentras a esos monstruos en el set y solo puedes volar, ¿sabes?

P: Supongo que, al ser una serie con la firma de los creadores de La casa de papel, que ha tenido mucho éxito a nivel internacional, ha ganado un Emmy… las expectativas son muy altas. ¿Hay nervios por el estreno del viernes?

D: Sí, la verdad es que ahora que se va acercando la fecha, y también voy viendo la increíble apuesta que está haciendo Netflix por la serie en el marketing y la publicidad… Pues hay nervios. Lo que pasa es que son unos nervios muy fáciles de vivir, porque al final el trabajo ya está hecho, ¿no? No es como si tuviéramos que estrenar una obra de teatro y dependemos de, el viernes, estar todos a tope y hacerlo bien, y que sea el culmen de un trabajo, ¿no? El trabajo ya está hecho, está ahí, estamos muy felices por cómo ha sido el proceso. Obviamente ha habido muchos retos, como en muchos rodajes en la época en que hemos vivido, pero también a veces superar tantos obstáculos yo creo que se acaban asociando con una especie de sentimiento heroico, ¿no? De… de sacar adelante algo así. Y yo creo que esto está en la serie.

P: La verdad es que hay ganas de ver la serie, ¿eh?

D: (Se ríe) La verdad es que es como un cañón, ¿no? Es como un cohete que te atraviesa.

P: Claro, es que ya la trama apunta a maneras. Y, viniendo de La casa de papel, que también es un thriller, ¿qué diferencia hay entre ambas? Porque lo principal de Sky Rojo es la huida de las tres protagonistas.

D: Claro, una de las grandes diferencias entre La casa de papel y Sky es que Sky es una… eso que dices tú, una huida a cielo abierto. De alguna manera, La casa de papel es contenida, de interiores, es algo que sucede en pocos espacios; y, en cambio, Sky Rojo es pura adrenalina, es una carrera, cada localización es diferente. Con todo lo que significa eso, pero, también, con todo lo que aporta, ¿no? Es una serie muy dinámica que, además, el formato este tan innovador de capítulos de 25 minutos pues le da mucho vértigo a la experiencia visual de la serie y, de alguna manera también, está muy marcada una estética muy innovadora, muy moderna, muy desvergonzada con esta especie de “firma” pulp-latino, pulp-ibérico… que es una reinterpretación a nuestra manera de un lenguaje que es muy contemporáneo.

P: Con capítulos de 25 minutos, supongo que ha tenido que ser todo un reto hacer un thriller, ¿no? Porque la mayor parte de series de este tipo tiran más como La casa de papel, con 45-50 minutos.

D: Claro, este fue uno de los retos también y una de las cosas que más me atrajo del proyecto. Y ha sido la gran búsqueda, el gran trabajo de investigación de esta serie: encontrar ese ritmo interno de la serie donde el espectador te acompañe, pero además te acompañe de una manera que nosotros queríamos que genere adicción, ¿no? Está todo muy medido, es un ADN muy concreto, muy estudiado, que procura generar la sensación de un tercer acto constante donde, de alguna manera, llegas como a la parte más divertida de la ficción, ¿no? Que es una especie de desenlace constante, con la adrenalina de los desenlaces, ¿no? Y ese ha sido un poco el reto, y también, creemos nosotros, el acierto y el atractivo de esta serie.

P: Y, dentro del reto, también supongo que, siendo una serie tan corta y teniendo que combinar la persecución, con las escenas dramáticas, comedia… Lo más difícil de la serie también tuvo que ser juntarlo todo marcando el ritmo. ¿Cómo se ha trabajado esto desde la dirección?

D: Pues mira, para mí, Sky ha sido una escuela increíble. La verdad es que, como narrador, como contador de historias, Sky me ha hecho reflexionar mucho sobre los tiempos internos de la ficción. También sobre el tipo de espectadores en el que nos estamos convirtiendo las personas ahora mismo. Nunca se había consumido tanta ficción como se está consumiendo ahora y el espectador está exigiendo cada vez más, y exigiendo cada vez de formas diferentes, y eso, de alguna manera, los que estamos detrás contando historias no podemos ignorarlo. Entonces, para mí, Álex Pina, Ester Martínez, Jesús Colmenar… toda la gente que estaba detrás del proyecto, yo luego sumándome a este grupo de genios, de alguna manera, hemos estado buscando esto justamente, ¿no? Cómo pasar de un género a otro sin complejos, ¿sabes? Cómo, de alguna manera, ir a muerte con lo que fuese. Con el drama cuando tocara pararnos en la parte más emocional de los personajes, cómo pasar a la persecución a toda velocidad y cómo, de la persecución, pasar al humor negro, ¿no? Esta especie de entrelazado, de ritmo constante, donde vas cambiando de un sitio a otro de esta manera, ha sido uno de los grandes retos. Y yo, personalmente como creador, creo que he hecho un viaje de aprendizaje muy importante para mí.

P: Y, cuando se estrene el 19 de marzo, ¿cuál crees que va a ser el plato fuerte de la serie, lo que más va a enganchar?

D: Yo creo que el elemento principal son los personajes. Son personajes muy bien construidos, son personajes que enganchan, que estás con ellos… Que incluso los antagonistas están retratados desde un lugar que es incómodo para el espectador, pero, a la vez, es alucinante. Son antagonistas que creen tanto en sus razones que generan una cierta fascinación a la vez que una especie de distancia con ellos, ¿no? Pero luego tienes a las tres protagonistas, que son una mezcla explosiva, que yo creo que tanto Verónica como Lali son explosivas juntas, porque combinan de formas muy peculiares su energía y se complementan muy bien… Creo que la gente se va a enganchar sobre todo por eso. Obviamente, luego le añades este ritmo frenético que propone la serie, y este, como tú decías, entrelazado de géneros, que pasan de uno a otro sin complejos, y creo que es una fórmula perfecta como para quedarte todo el fin de semana enganchado a Netflix y hacer una maratón de Sky.

P: Claro, porque además ahora estabas mencionando la potencia de los personajes. ¿Ha sido muy complicado construir toda esa complejidad en una serie tan corta?

D: Sí, sí que ha sido complicado, porque… de la misma manera que tratas de transitar de un género al otro con precisión y sin dejarte al espectador atrás y sin pecar de ir demasiado rápido o demasiado lento, ¿no?, tienes que hacer lo mismo con ese retrato de los personajes. Tienes que estar midiendo muy bien dónde esos personajes se muestran al espectador tal como son, cuándo hablan de sus heridas, de sus máscaras, cuándo están en un color y en otro… Y eso es una fórmula muy difícil. Al final es… como estar en la cocina e ir mezclando los ingredientes, y no pasarte de sal, no pasarte de agua, no pasarte de salsa… Es muy complicado, la verdad es que ha sido una fórmula que se ha dado gracias a la experiencia de Álex Pina y de Ester, que llevan toda la vida haciendo series de éxito, que han viajado mucho por muchos formatos diferentes, que están en un momento creativo maravilloso… Y la verdad es que yo, estando a su lado, he aprendido y crecido muchísimo.

P: Para terminar, ¿qué le dirías a nuestros lectores para recomendarles la serie?

D: Les diría que nos cedan un capítulo solo. Que si son capaces de ver un capítulo y no seguir, entonces es que no hemos conseguido nuestro objetivo, pero que nosotros creemos que, cuando empieces, no vas a poder parar.

The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.