Broadchurch 3×02: Episode 2

Broadchurch 3x02: Episode 2

Broadchurch 3x02: Episode 2

Series: Broadchurch

4.5 Stars

Summary

La investigación de la violación sigue adelante. Alec y Ellie no lo tendrán nada fácil y se encontrarán con muchos obstáculos cuanto más avanzan en ella.

Coder Credit

Segunda semana en la que, si todavía no te había quedado claro en el anterior episodio que en Broadchurch todos son sospechosos, en esta ocasión no vacilan en presentarnos aún más posibles criminales. Y los que nos quedan por conocer.

Lo primero que el capítulo nos deja claro es una terrible verdad: una violación no importa tanto como un asesinato a la hora de una investigación policial, y Alec y Ellie tienen que conformarse con los pocos recursos que les ceden (por ejemplo, sólo disponen de dos personas para peinar toda la zona donde ocurrió el crimen). A lo largo del episodio vemos cómo Alec se frustra más y más por todos los obstáculos que una investigación así se encuentra por el camino, y expresa su desprecio por el crimen en sí al decir que puede llegar a entender un asesinato pero nunca entenderá la violación.

Por otro lado, tanto Ellie como Beth repiten una y otra vez que no les gusta referirse a Trish como “la víctima”. Tiene un nombre y ambas se muestran reacias a usar el término víctima, y Ellie rechaza total y absolutamente que la policía lo utilice. También Ellie sale en defensa de Trish en cuanto una de las policías, Katie, hace preguntas del tipo de “¿estaba borracha?”, pues el estado de la mujer no es excusa alguna para lo que le sucedió.

Katie no es muy sutil la verdad

La investigación comienza en el lugar del crimen. Se ha encontrado sangre de Trish y ya no queda ninguna duda de que fue allí donde se produjo la agresión. En este episodio, como ya dije, se nos presentan nuevos sospechosos. El primero de ellos es un joven de 23 años, el “encargado” (cuando su padre no está) de la única fábrica de Broadchurch de cuerdas, redes e hilo de pescar.

Cuando Alec y Miller le piden una muestra de cada uno de los productos que allí fabrican, se muestra bastante reacio, pero al final consiguen lo que piden y mientras, Miller interroga vagamente al chico para saber dónde estuvo la noche de los hechos (al parecer, estuvo con su novia). Al salir de allí, Alec cree que puede tener el tipo de hilo con el que ataron a Trish (tendrán que hacer pruebas) pero ahora es Ellie la que se deja llevar por la desesperación: aunque sepan qué tipo de hilo fue el que se usó ¿qué prueba eso? Nada realmente. Si fue un extraño que llegó a Broadchurch, compró el hilo allí, si fue un lugareño… compró el hilo allí.

El siguiente paso de la pareja de policías es ir en busca de la lista de invitados de la fiesta. El marido de Cath, Jim, les entrega los detalles de los que fueron a la fiesta y parece que no tiene mucho reparo en prometer darles una muestra de ADN. Además, les promete pensar si le preocupa alguien en especial en la lista que les acaba de dar… pero tanta colaboración nos hace sospechar también de él (en serio, es inevitable sospechar de todos con la manera que tiene la serie de encuadrar las escenas y añadirles música misteriosa).

Sospechoso número 1

A Alec le preocupa que Trish no haya hecho su declaración oficial (la ABE interview) todavía, pero Ellie no quiere presionar a la mujer porque es una prueba muy importante que será usada en el futuro si el caso llega a juicio. Y Alec, siendo Alec, pasa por alto los deseos de Ellie y la recomendación de Beth y le suelta de sopetón a Trish que quiere que ese mismo día vaya a la comisaría a contar lo que pasó la noche del crimen. Trish acepta, claro, qué remedio, y Beth la acompañará. Por defender un poquito (sólo un poquito) a Alec, se le ve muy afectado porque sólo piensa en que el culpable está libre y en la posibilidad de que pueda hacer daño a alguien más.

Por cierto, Beth se ha reunido por fin con Trish, porque Ellie la medio presionó de buenas maneras y vemos el primer encuentro entre las dos mujeres. Beth habla muy suavemente, sin presionar y dejándole claro que ella está de su parte y que no trabaja para la policía. Que sus deseos son lo que le importan y que sólo está allí para guiarla y hacerlo todo algo más fácil si es que eso es posible.

Me ha gustado mucho la escena en la que Ellie y Beth se reúnen, pese a que su amistad se había resentido por eso de que el marido de Ellie mató al hijo de Beth, se las ve muy amistosas y compartiendo historias de sus familias que sacan más de una sonrisa en sus caras. Hablando de familias, Alec también tiene dificultades para compaginar su trabajo con ser un padre soltero, pues decepciona una vez más a su hija cuando olvida que había quedado con ella para comer. Y curiosamente, comparte su frustración con Ellie, pues la admira por poder encargarse de todo, aunque ella le contesta que lo único que hace es tragarse sentimientos de culpa, vergüenza y fracaso.

Beth y Ellie parece que siguen siendo buenas amigas pese a lo que ocurrió

Siguiendo el recorrido de sospechosos, el siguiente en la lista es el marido de Trish, Ian. Llevan separados unos meses pero se vieron en la fiesta (a la que Ian fue con su novia), en la que discutieron. Ian no sabe al principio por qué están allí y parece muy poco preocupado por dejar mal a su mujer con comentarios despectivos del tipo de “bebió mucho, flirtea con todos”, pero pronto comenzará a mostrarse más cauto en cuanto Alec y Miller le pidan una muestra de ADN y se niegue. Encima, al acabar el episodio, vemos cómo saca ropa de una maleta, la lava y se dispone a limpiar la suela de unas botas llenas de barro… lo que nos lleva al inicio del capítulo cuando alguien comenta que quien fuera que estuvo por la zona del crimen, se habrá quedado lleno hasta arriba de barro.

No hemos acabado con la lista de sospechosos de este episodio: el siguiente es el taxista que llevó a Trish a la fiesta. Es el taxista habitual de Trish y aprovechó esa noche estuvo de servicio llevando y trayendo a gente de la fiesta. Pero casualmente esa noche la radio del taxi se le estropeó y estuvo varias horas sin comunicarse con nadie. Todo muy turbio, lo que hace que Miller y Hardy vayan a la sede de los taxistas para pedir los registros de los viajes que tenía que hacer y no hizo esa noche.

En cuanto al resto de personajes que conocemos de las anteriores temporadas, algunos no lo están pasando nada bien. Ninguno, para qué mentir. Por una parte, a Maggie le dan la mala noticia de que cierran el periódico de Broadchurch en el que trabaja y que van a dejar de trabajar localmente, por lo que se tendrá que mudar del pequeño pueblo y no está dispuesta a ello. Comparte una conversación con el párroco Paul, en la que al final, éste acaba igual o más deprimido que ella, pues nadie va ya a la iglesia y la gente sólo acude a él para los malos momentos.

Maggie y Paul conversan sobre sus desgracias

Por otra parte, Beth llama a Mark para pedirle disculpas por la discusión del otro día y éste no quiere que Beth lo llame para tener charlas tan amistosas que le den esperanzas de volver a estar juntos. Beth no sabe qué decir, así que pasa al siguiente tema por el que lo había llamado: la indemnización por el asesinato de su hijo. Les van a pagar 5500 libras a ellos y 5500 a Chloe, la hermana de Danny. Mark no quiere saber nada del dinero y acaba yendo a la iglesia, donde habla con Paul sobre lo mal que hicieron por no matar al marido de Ellie, pero Paul insiste una y otra vez en que hicieron lo correcto.

Durante este capítulo también vemos cómo vuelve la hija de Trish. En cuanto llega a casa y ve a su madre con una desconocida (Beth), nota que algo no va bien. Su madre no tarda mucho en contarle lo ocurrido y sin ningún tipo de eufemismo: el otro día en casa de Cath alguien la atacó, la dejó inconsciente y la violó. Además, la policía no puede retrasar más el comunicárselo a la prensa y la noticia de que hay un violador libre empieza a conocerse. Aunque sin datos específicos, vemos cómo los implicados saben que se está hablando de Trish y de la fiesta de Cath.

Casi al final del episodio Trish presenta por fin su declaración para que la graben. Poco a poco va respondiendo a las preguntas de Alec y Ellie y todo va saliendo bien, hasta que… bueno, se tuerce la cosa un poco. En cuanto le empiezan a preguntar sobre sus relaciones sexuales anteriores a la fecha y con quién fueron, Trish se pone nerviosísima y no quiere revelar siquiera con quien se acostó la misma mañana del suceso. Así que da por terminada la sesión y Hardy y Miller se preguntan por qué ocultó esa información hasta ahora y por qué trata de proteger al hombre con el que mantuvo relaciones.

Sospechoso número 2, con planos así ¿quién no parece turbio?

Lo peor no acaba ahí, pues al final del episodio vemos dos cosas: una, el padre de Katie, la policía que choca bastante con Miller y Hardy, es uno de los invitados a la fiesta y Katie va a su casa a hablar con él. Y dos, vemos cómo Trish, en su casa, recibe un mensaje de un número oculto con una amenaza clara: “Cállate. Cállate o si no…”

¿Qué os ha parecido el episodio? ¿Tenéis ya un sospechoso claro? Lo que sí está bastante claro es que todos guardan algún que otro secreto que los protagonistas tendrán que ir descubriendo para darle sentido a todo lo que está pasando.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.