‘Bodyguard’, el fenómeno británico que ha revolucionado Netflix

Bodyguard

Bodyguard

4.5 Stars

Summary

Al veterano de guerra convertido en sargento de policía, David Budd (Richard Madden) le es asignado proteger a la aspirante a primera ministra por el partido conservador, alguien que se aleja completamente de todo lo que él defiende. La tensión por la amenaza terrorista y las desavenencias entre ambos personajes son el punto de partida de este thriller político.

Coder Credit

Hace apenas dos meses se estrenaba en la BBC Bodyguard, una serie creada y escrita por Jed Mercurio, el responsable de Line of Duty. En ese momento analizamos su capítulo piloto y nos encontramos con una historia sobre terrorismo, política y estrés post traumático que nos deja con la miel en la boca.

En su capítulo de estreno en la televisión inglesa este thriller alcanzó más de un  40% de audiencia superándose tan sólo por su propio capítulo final, con un 47,9%. Estas cifras no se veían en la televisión nacional de Reino Unido desde 2008, la plataforma de Netflix no ha hecho oídos sordos ante esta hazaña y desde el 24 de octubre podemos disfrutar de la serie entera en la plataforma digital.

Con tan sólo seis capítulos de aproximadamente una hora de contenido, Bodyguard nos ha metido de lleno en el mundo de la Seguridad Nacional británica y nos ha llevado a través de conspiraciones, asesinatos y declaraciones engañosas a terrenos desconocidos que nos han ayudado, quizá, a entender los entresijos que se esconden detrás de los mandatarios políticos y la influencia que ciertas organizaciones tienen en ellos.

 

La historia (recordemos: un veterano de guerra encargado de proteger a la Ministra del Interior británica) nos va conduciendo por un camino muy estrecho donde los guionistas no dejan que pisemos la línea ni por un segundo. Durante el primer capítulo vemos perfectamente representado al protagonista, David Budd (Richard Madden), conocemos todos los detalles personales y profesionales necesarios para hacer un juicio sobre él y en nuestra mente tan sólo aparecen las dudas que los propios creadores han querido dejar. En ningún momento el personaje llega a ser completamente transparente para el espectador, aunque a partir de la segunda mitad de la serie ya es inevitable no haberle cogido cariño, ahí es cuando las cartas comienzan a ponerse sobre la mesa.

La ministra Julia Montague (Keely Hawes) es representada como una sobria política con las ideas claras, así mismo destaca su intención de hacer campaña a través de su programa antiterrorista (tema sustancial de la serie) para convertirse en la máxima mandataria de Reino Unido. A pesar de esta representación tan “seria” del personaje, su paralela y agitada vida personal le dota de un carácter empático que, en mayor o menor medida, conecta con el público.

La historia que nos trae Jed Mercurio se divide en dos partes con una evidente separación narrativa provocada por un giro inesperado, y que fue lo que hizo que el público de todo el mundo comenzara a especular sobre el desenlace del resto de la trama. Este tipo de recursos ya conocemos que son los más eficaces a la hora de fidelizar a la audiencia, pero asimismo, Bodyguard posee un argumento que no es precisamente sencillo, es decir, que además de hacer que te quedes hasta el último minuto del capítulo final para comprender qué ha ocurrido realmente en dicho giro, te obliga a estar muy atento a todo lo que ocurre en pantalla para poder seguir el transcurso y conocer el desenlace de todas las tramas abiertas.

 

El trabajo frente a la cámara de Madden y Hawes es esencial para esta conexión con el espectador. El primero, que ya ha dejado atrás la lucha por el Trono de Hierro, realiza un trabajo interpretativo más que convincente, la personalidad de ex soldado con un gran bagaje psicológico lleno de vivencias traumáticas y de problemas para intentar volver a ser una persona que ya no existe, especialmente con su mujer y sus hijos, la lleva a su máximo potencial, son en muchos momentos en los que dudamos si realmente es la víctima o el verdugo, por ello además el capítulo final se muestra sencillamente como un enorme escaparate que le ha servido para demostrar a este actor que el rey del norte ha vuelto para quedarse.

Respecto al resto de personajes cabe destacar que llama la atención la cantidad de altos cargos que son representados por mujeres en la serie, desde políticos hasta policías, así como guardaespaldas. A pesar de que el protagonista central de la historia es un hombre, vemos como el papel de la mujer es mucho más que secundario. En la lista de personajes nos encontramos a la Comandante Anne Sampson (Gina McKee), a la Jefa de Seguridad Craddock (Pippa Haywood) o a la detective Louise Rayburn (Nina Toussaint-White) todas ellas con especial importancia en la evolución de la historia. Además, aunque no con altos cargos pero no por ello menos importantes, los personajes de Chanel Dyson (Stephanie Hyam), Nadia (Anjli Mohindra) y Vicky Budd (Sophie Rundle) son los que junto con David, definirán el porvenir de los capítulos finales y protagonizarán las escenas más cruciales de la temporada. Así que quede claro, añadir mujeres con personalidad y carácter propio a las obras audiovisuales y conseguir récords de audiencia son compatibles, que no os digan lo contrario.

 

Finalmente, en lo que tiene que ver sobre la posibilidad de realizar más temporadas no hay nada confirmado, pero el creador ha declarado que tiene ideas hasta para tres más, así que con los datos de audiencia adquiridos es probable que tengamos David Budd para rato.

The following two tabs change content below.

María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.

Latest posts by María Buenaposada Casado (see all)

About María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.