Black Mirror 5×01: Striking Vipers

Striking Vipers

Striking Vipers

3.5 Stars

Summary

Dos amigos de la universidad se reencuentran tras varios años de perderse la pista. Uno está casado, tiene un hijo y una vida apacible. El otro, triunfa entre las mujeres y tiene una vida glamourosa. Una noche deciden jugar a "Striking Vipers", su antiguo videojuego favorito, y algo insólito ocurre entre ellos.

Coder Credit

"Black Mirror" ha aprendido a jugar.

Si algo caracterizó la obra de Charlie Brooker desde su estreno en 2011 era su marcado tono catastrófico que conseguía incomodar al espectador al mostrarle situaciones límite en las que podría recaer en un futuro no muy lejano debido a las nuevas tecnologías, que siempre han jugado como hilo conductor de la historia.

Pero tras ocho años (y algunos dicen, debido a su cambio de canal de Channel 4 a Netflix), "Black Mirror" se ha relajado y ha aprendido a jugar. Y nos invita a que lo hagamos con ellos, en algunos casos, literalmente, como ocurría con el episodio especial que nos llegó en Navidad llamado Bandersnatch.

"Striking Vipers" 

El primer episodio de la quinta temporada nos presenta a Danny (Anthony Mackie) y Karl (Yahya Abdul-Mateen II), dos universitarios que comparten piso y viven una vida despreocupada junto a sus novias y pasan las horas entre fiesta y videojuegos.

La historia avanza once años y Danny cumple 38 años. Ahora vive en una casa en las afueras con piscina y jardín junto a su esposa Theo (Nicole Beharie) y su hijo, y la celebración incluye un montón de amigos con hijos acorde con su nueva vida.

Entre los invitados se encuentra Karl, que tras años de perder el contacto ha sido invitado por sorpresa por Theo, que pretende reunirlos. Este encuentro traerá consecuencias inimaginables para los tres y todo debido a un inocente regalo de cumpleaños, el videojuego Striking Vipers. Las vidas de ambos no pueden ser más diferentes, mientras uno se ha asentado y lleva una vida familiar y aparentemente modélica, el otro trabaja en una discográfica, vive en un moderno piso y se liga a todas las tías que quiere. Las vidas de uno y otro impactarán sobre ellos y les harán canalizar sus emociones a través de un videojuego.

Striking Vipers es el juego al que solían jugar cuando compartían piso, pero en una versión mejorada. Lo que antes era un mero juego de pelea a través de un avatar, ha mejorado hasta convertirse en un juego de realidad virtual donde se puede adoptar el cuerpo de los avatares y hasta sentir sus emociones. El dispositivo recuerda bastante al utilizado en otro episodio de "Black Mirror", USS Callister, donde Jesse Plemons huía de su anodina vida y se convertía en un tirano capitán de una nave espacial al más puro estilo "Star Trek". Algo parecido sucede para los protagonistas de esta historia, ya que las patadas y golpes por puntos ya no bastan para alcanzar la diversión.

Un buen día llevan el juego más allá y Roxette besa a Lance. Roxette es el avatar de Karl y Lance es Danny. A partir de ahí sus vidas tal y como las conocen saltan por los aires y se obsesionan con su vida virtual. Un beso lleva a algo más, y tras plantearse ligeramente qué ocurre con sus sexualidades deciden dar rienda suelta a sus fantasías a través de sus personajes.

Nuevas reglas

Tal y como cantaba Dua Lipa hace un par de años, las reglas han cambiado. De ritmo pausado y cierta excesiva duración, el nuevo episodio de la quinta temporada de "Black Mirror" indaga en las nuevas identidades y relaciones.

Explora las nuevas masculinidades al poner al frente de la historia dos hombres negros heterosexuales que dan rienda suelta a una fantasía en la que . Las líneas entre sexualidades están cada vez más difusas y cada vez es menos necesario definirse. Lo mismo con los géneros, la fascinación que siente Karl al convertirse en una mujer en su alter ego va más allá del sexo, se siente de algún modo realizado. La confusión inicial que causa su situación da paso a un debate moral más interesante: ¿es infidelidad si ni siquiera has estado en la misma habitación que la otra persona?

Karl intenta convencerle de que lo que hacen es inofensivo, pero a la vez insiste en que nunca ha sentido nada parecido estando con nadie y la situación se torna obsesiva. El debate sobre la infidelidad se responde cuando entran en juego las mentiras y el matrimonio de Danny se ve resentido. Theo, la esposa de Danny empieza a culparse por haberse vuelto una aburrida y que su marido ya no sienta deseo por ella. La generación de la satisfacción inmediata y el déficit de atención ya no puede tener un matrimonio como los de antes.

Se aman y se respetan como pareja, valoran la vida que han construido pero les es insuficiente. La facilidad para acceder a estímulos artificiales, rápidos y efectivos generan una adicción que les hace sentir la vida real como indeseable, y a la vez generar un sentimiento de frustración al no ser capaces de ser felices con lo que se tiene.

El final inesperado transforma a este episodio en uno de los más románticos de la serie, en la estela de los sensacionales de San Junipero o Hang the DJ, pero muy inferior a su conjunto a aquéllos.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.