Big Sky 1×01: no es un thriller del montón

Big Sky 1x01: no es un thriller del montón

Big Sky 1x01: no es un thriller del montón

Series: Big Sky

4 Stars

Summary

Dos hermanas son secuestradas mientras viajaban por la autopista de Montana. Su desaparición será el detonante de una investigación por parte de un equipo de detectives privados, ya que el suyo no ha sido ni mucho menos el único secuestro de la zona.

Coder Credit

La desaparición de dos hermanas jóvenes y guapas, un hombre despreciado por los suyos que le lleva a cometer actos crueles y un equipo de detectives privados.  A priori estos tres elementos son la base de cualquier thriller que se precie, por lo que en principio uno no esperaría que Big Sky fuera una serie a destacar. Simplemente, otro drama policiaco del montón y donde la única duda es si los investigadores encontrarán a las chicas antes de que su secuestrador las haya matado.

Sin embargo, rápidamente se ve que no es así. De entrada, las víctimas de la historia, y por tanto protagonistas de este drama policiaco, son casi las últimas en aparecer. Antes se nos presentan a los otros grandes protagonistas de este thriller: los investigadores que tratarán de resolver el misterio. Y además se nos presentan de un modo un tanto original, ya que la pequeña agencia privada en la que trabajan Cassie y Cody no está atravesando sus mejores momentos. Pero no porque en ese pequeño pueblo de Montana no ocurra nada, lo que efectivamente no es bueno para el negocio, sino por cuestiones más personales.

De hecho, el primer personaje al que conocemos es a Jenny, la tercera en discordia, pues no es otra que la ex mujer de Cody y ex agente del FBI, por lo que de vez en cuando echa una mano en las investigaciones de la agencia. En resumen, nos encontramos con un equipo de detectives con los que la regla de oro de “no mezclar el trabajo con el placer” no parece tener cabida.

Por otro lado tenemos a Brian. Al igual que ocurría con los clásicos investigadores privados, de entrada parece que él va a ser el típico perturbado que llena las series de policías: hombre que mantiene una relación muy poco sana con su madre y que le lleva a cometer actos despreciables con chicas jóvenes que simplemente tuvieron la mala suerte de cruzarse en su camino. Pero a medida que conocemos más de él, y estamos solo en el primer episodio, vemos que esa catalogación un tanto simple no le hace justicia.

Lo mismo se puede decir, por último, del agente del condado Rick Legarski. Él es otro de esos personajes que no puede faltar en cualquier drama criminal que se precie, y menos si transcurre en las montañas, por lo que es de esperar que los investigadores requieran la ayuda del Sheriff. Y por las primeras pinceladas que tenemos de Rick parece que no nos vamos a encontrar con nada que no hayamos visto ya: agente veterano acostumbrado a lidiar con pequeños problemas, pues recordemos que en esa zona nunca pasa nada, pero que aun así adora su trabajo. Un hombre que conoce a todos los vecinos por su nombre y esa cercanía es la que le ayuda a mantener la autoridad, más incluso que la placa o la pistola que lleva a la cintura.

Y ahora, una vez presentados los clichés, toca hablar de lo que Big Sky aporta como novedad, que es prácticamente todo. La acción no se desarrolla de la forma lineal esperada, con un secuestro y la posterior aparición de los investigadores, sino que sus tramas se intercalan desde el primer minuto para que al final, casi sin que nos hayamos dado cuenta, descubramos que sus historias están más relacionadas de lo que uno habría esperado. Y como extra nos encontramos con una banda sonora y unos escenarios maravillosos, pues si la acción transcurre cerca del Parque Nacional de Yellowstone hay que aprovecharlo.

En otras palabras, tenemos un thriller especialmente cuidado en absolutamente todo: ambientación, variedades de personajes y desarrollo de la trama. Solo por eso ya merece la pena darle una oportunidad, pues al menos tienes la seguridad de que no va a ser otro crimen policiaco del montón.

Y si aun así no termina de convencernos para seguirlo semana a semana, el último minuto del piloto será ese aliciente que necesitemos para hacerlo: un giro brutal de los acontecimientos que sirve para confirmar que nada de lo que habíamos visto hasta entonces era lo que parecía y que, definitivamente, Big Sky no es un thriller del montón.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.