Beartown: las apariencias engañan

Beartown: las apariencias engañan

Beartown: las apariencias engañan

3 Stars

Summary

Beartown es un pequeño pueblo de Suecia donde todo gira en torno al hockey sobre hielo. Sin embargo, pronto ese deporte dejará de ser el epicentro de la ciudad por culpa de un hecho que nadie habría imaginado que pudiera tener lugar en una localidad donde nunca ocurre nada.

Coder Credit
 

Beartown es el nuevo drama que HBO España nos trae desde Suecia. Con esta serie, basada en la novela del superventas Fredrik Backman, el espectador va a descubrir una ficción en la que nada es lo que parece y donde el propio pueblo se convierte en protagonista principal de la trama.

Beartown es un pequeño pueblo de montaña en el que el hielo y la nieve forman parte del día a día de todos sus habitantes. Esto hace que la vida transcurra a su propio ritmo, generalmente lento, pues cuando todas las carreteras están cubiertas de nieve no conviene ir con prisas. Pero además ese ritmo lento también se observa en el devenir de todos los habitantes del pueblo.

Y es que para ellos todo gira en torno al hockey. Tantos sus sueños como sus desilusiones, que generalmente siempre van de la mano y pueden cambiar en cuestión de segundos. Para los chicos del instituto que forman parte del equipo de hockey este deporte es su única manera de triunfar e incluso de ser considerados héroes, sobre todo ahora que han llegado a la semifinal del campeonato. Y por esa misma razón ser suplente del equipo es toda una tragedia, pues prácticamente se vuelven invisibles para el resto del pueblo y, sobre todo, para las chicas del instituto.

En principio este hecho podría dar a entender que la ficción va a ser un drama deportivo en el que llegar a la final del campeonato es el único objetivo. Sin embargo, con lo que el espectador va a encontrarse es con que ese deporte es casi la excusa para presentar toda una variedad de situaciones que, de forma velada, permiten mostrar un trasfondo mucho más complejo.

Por ejemplo, somos testigos de cómo en un pueblo tan pequeño donde no suele ocurrir nada y, por tanto, donde llegar a la final es la única alegría que van a tener sus habitantes, todos ellos se permiten opinar sobre el equipo y la estrategia de juego. En consecuencia, el entrenador del equipo pasa de ser adorado a odiado según el minuto de partido que se esté jugando, lo que crea una constante tensión que queda perfectamente reflejada.

También descubrimos que la posible victoria del equipo también va a ser una alegría económica, ya que prácticamente la supervivencia del pueblo depende de que el equipo gane. Y eso afecta a todo el mundo, incluso a aquellas personas que de entrada nada tienen que ver con ese deporte. O que incluso lo odian, lo que es una doble tragedia.

Pero aquí no acaba todo. El desprecio por motivos de religión, el sexismo presente en todas las conversaciones de vestuario pero del que nadie parece percatarse porque es lo normal o el tener que abandonar los propios sueños para que la persona a la que quieres consiga los suyos son los otros elementos que, en forma de pequeñas pinceladas, van tiñendo la nieve del pueblo de Beartown. Y con esas pinceladas, gracias sobre todo al propio escenario en el que la nieve deja de ser vista como algo bucólico, se va creando un ambiente agobiante en el que se masca la tensión, si bien aún no se sabe realmente qué es lo que va a ocurrir.

Y cuando por fin ocurre llega ese gran revés para el espectador. Porque con ese hecho inesperado que romperá la anodina realidad del pueblo de Beartown descubrimos que, efectivamente, el hockey es lo de menos, pero también que las personas a las que creíamos conocer nos han engañado y nadie es lo que parece.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.