Bates Motel 5×06: Marion

Bates Motel 5x06: Marion

Bates Motel 5x06: Marion

Series: Bates Motel

4.5 Stars

Summary

Marion Crane llega al motel haciendo de detonante para la psicosis de Norman. Por otro lado, Dylan descubre la muerte de su madre.

Coder Credit

Y llegó el episodio que todos estábamos esperando desde que dio comienzo la serie. Tras ver que el el capítulo anterior terminaba con Marion llegando al motel de noche en mitad de la tormenta, ya aguardábamos impacientes todo lo que estaba por venir y el momento en el que la serie y la película cruzarían sus caminos. ¿El resultado? Los guionistas logran sorprendernos siendo fieles a su estilo y demostrando que su intención no es, en absoluto, plagiar el film.

Antes de entrar en materia debo volver a hablar de las interpretaciones, y espero que tanto Freddie Highmore como Vera Farmiga reciban premios por sus brillantes actuaciones, no solo por este episodio sino por el maravilloso trabajo que llevan haciendo durante cinco temporadas. Y, sin embargo, aún me sorprendo mirando a la pantalla embobada viendo a Freddie pasar de la fragilidad de Norman a esa actitud taciturna hasta acabar siendo absolutamente inquietante. Y más de lo mismo con Vera, la hemos visto casi siempre en su faceta de madre preocupada y protectora, pero esta vez nos ofrece más de otra faceta: la de la madre manipuladora, la responsable de la enfermedad del protagonista y todos los crímenes cometidos.

El inicio del episodio recuerda mucho a “Psicosis” y tiene varios guiños a la cinta, como la referencia al papel con el sello del motel para dar envidia a sus amigos. Pero si pensábamos que íbamos a ver una nueva y actual versión de lo ya visto, nos equivocábamos por completo. Marion se registra en el hotel y dice estar muerta de hambre, por lo que Norman se ofrece a prepararle un sándwich tras dejarla en la habitación número 1.

Norman está a punto de perder el control

La silueta de la madre en la ventana, cuando el chico vuelve a casa a prepararle la cena a su nueva clienta, ya nos prepara para la discusión que van a acabar teniendo. Recordemos que en la película Marion escuchaba discutir a madre e hijo, algo que no ocurrirá pero que los espectadores sí presenciaremos. Norman comienza ignorando a su madre y acaba diciéndole que Norma no existe y solo es un producto de su imaginación y que no tiene ningún poder sobre él. El protagonista cree estar tomando el control, pero es una vana ilusión que se deshará demasiado pronto. Es interesante ver esta batalla mental entre las dos personalidades y los intentos de Norman por dominar a la madre descarriada, aunque sepamos que no lo va a conseguir.

El chico se reúne con Marion en la oficina donde ésta se toma el sándwich mientras observa los animales disecados. Se ponen a hablar mientras tanto, y Norman le dice que vive en la casa con su madre, comentando que últimamente la convivencia es difícil. La conversación queda interrumpida cuando Sam llama a la chica y ésta se marcha corriendo a su cuarto para pedirle a su novio que venga al motel cuanto antes. Sam le da largas diciendo que está muy ocupado con su cliente, pero los gritos de Madeleine son demasiado obvios y Marion se queda desconcertada cuando Sam corta la llamada.

Sin saber que Norman lo ha visto todo, la mujer decide esperar a que Sam vuelva a dar señales y se prepara para ducharse. Seguro que no he sido la única que ha sentido mucha emoción, y miedo por si luego no alcanzaba mis expectativas, ante lo que se avecinaba. Marion se va desnudando siendo vigilada muy atentamente por un cada vez más perturbado Norman que justo oye la voz de la madre a su lado. Comienza la escena de la ducha, la que estábamos esperando, o eso creíamos. Porque la ducha de Marion parecía ser la definitiva viendo la ambientación, música... pero no iba a ser todo tan fácil. La mujer sigue dándole vueltas a lo ocurrido con Sam, sale de la bañera, se viste y regresa a la oficina buscando a Norman para pedirle echar un vistazo al registro. Norman le confiesa que Sam está casado, ella no le cree pero le da la dirección de su casa para que lo compruebe por sí misma.

La madre ha vuelto para quedarse

Marion se encuentra con la temible discusión que están teniendo Sam y Madeleine, la observa desde el coche a través de la ventana sin poder creer que haya sido tan tonta como para confiar en Sam. Su cabreo toma el control, y decide tomarla con las ventanas del vehículo de Sam, destrozándolas y armando tal escándalo que el hombre sale a ver lo que ocurre. Marion no responde a su llamada y regresa al motel. Cuando Sam se gira encuentra a Madeleine que lo ha visto todo y le tira el contenido de su copa a la cara. Estaba claro que las mentiras de Sam iban a acabar siendo descubiertas.

De vuelta a la mansión, Norman recibe la llamada de Dylan que está completamente hecho polvo y enfurecido por enterarse que su madre lleva muerta tanto tiempo y su hermano no le dijo nada. Norman se escuda en que Dylan se marchó y ni quiso mantener el contacto, pero a éste no le sirve sus excusas, está seguro de que Norma jamás se habría suicidado y da igual lo que digan los informes de la policía. Norman se altera y le cuelga el teléfono, la situación empieza a sobrepasarle y es el momento ideal para que la madre haga otra aparición.

Norman es consciente de que se está volviendo loco y tendrá lugar una de esas grandes escenas de discusión donde Vera y Freddie se merecen todos los premios del mundo. A las palabras del chico de que Norma no es real, la madre responde destrozando todo lo que encuentra a su paso en la cocina, los dos chillan, totalmente fuera de sí hasta que a Norman no le queda más remedio que admitir su derrota ante Norma y decir que sí que es real y está allí.

Las dos personalidades tienen otro tira y afloja

Poco después Norman regresa a la oficina y encuentra que Marion está rehaciendo su equipaje a toda prisa con intención de irse, la mujer le dice que tenía razón y que ha sido una tonta por fiarse de Sam. Norman trata de consolarla y Marion le abraza provocando que el chico se tense sintiéndose incómodo. Cuando ella murmura algo sobre quedarse allí esperando a ver si Sam viene, Norman reacciona bruscamente y la insta a marcharse lejos y no volver, le dice que ha visto el dinero, que le da igual lo que haya hecho para conseguirlo pero que se vaya y empiece de cero. Es un intento desesperado de Norman para salvar la vida de la mujer, y mantener la poca cordura que le queda.

Veremos a Marion alejarse en dirección desconocida y tirar su teléfono. El espectador se queda un poco extrañado ante la situación, pero los guionistas lo tenían todo muy bien pensado y es ahora cuando encajan cosas que no entendíamos demasiado al principio de la temporada. Norman se reúne con su madre en la oficina que le pregunta por qué ha dejado marchar a Marion cuando se notaba que la mujer quería acostarse con él. Norman le dice que eso no es así, pero el sonido de un coche que se acerca les pone en alerta y... ¿quién llega? Sam buscando a Marion.

El hombre entra en la habitación número uno, donde quedan algunas cosas que su novia no se ha llevado y le deja un mensaje en el buzón de voz de que la esperará allí hasta que vuelva. El móvil de Marion sigue donde ella lo tiró, pero el hecho de que nos muestren el teléfono con la llamada perdida nos hace preguntarnos si alguien lo encontrará más tarde. Mientras esto sucede, Norma utiliza el odio de Norman hacia Sam para hacerle ver que ella apareció para defenderle cuando era un niño y tenía miedo. Norman tuvo que sufrir de pequeño viendo como su padre maltrataba a su madre, padre que casualmente también se llamaba Sam, pero ahora es adulto y no necesita que “Norma” le proteja. Él mismo puede hacerlo. Momento en el que la madre le dice que ya es hora de que sean compañeros e iguales.

Sam acaba encontrando un destino que él mismo se buscó

Y sí, tenemos escena de ducha pero no es la madre matando a Marion, sino Norman asestándole múltiples puñaladas a Sam Loomis. Un giro radical a la historia que no ha gustado a muchos fans, pero que a mí me ha encantado. Los responsables de la serie se mantienen fieles a su historia y sus personajes y hacen lo que es más lógico para ellos, respetan y homenajean muchas cosas del film pero para otras tienen su propia mitología y aquí lo confirman. Para finalizar acabamos con Norman diciendo: “Oh madre, ¿qué he hecho?” que sustituye a la mítica: “Madre, ¿qué has hecho?”

A partir de aquí nos quedan varios frentes abiertos. En “Psicosis” eran Sam y la hermana de Marion los que buscaban a la mujer, suponemos que Marion se ha ido para no volver, al menos dijeron que Rihanna solo saldría en dos episodios, pero Madeleine sí que notará la falta de su aún marido. Por otro lado tenemos a Dylan y Emma que no se van a quedar quietos en Seattle, los dos temen y sospechan que Norman es el responsable de la muerte de sus madres. Y finalmente nos queda Romero que aún sigue queriendo su venganza. Habrá que esperar a los cuatro episodios que restan para saber cómo acaba todo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.