Bajo el Mismo Techo, el caótico (des)amor postmatrimonial

Bajo el Mismo Techo

Bajo el Mismo Techo

3 Stars

Summary

Los dos miembros de un matrimonio, tras divorciarse, tendrán que seguir viviendo bajo el mismo techo al no encontrar comprador de su casa de casados y no tener ninguno de ellos dinero suficiente para irse a vivir a otro sitio.

Coder Credit

Las películas “basadas en hechos reales” que antes acostumbrábamos a ver en formatos como el thriller, el drama o el terror cada vez se van abriendo más hacia nuevos géneros y, sin duda, la comedia es uno de ellos.

Juana Macías ha vuelto a la dirección para contarnos la historia de (des)amor de Nadia y Adrián- interpretados por Silvia Abril y Jordi Sánchez- un matrimonio que compra una casa a las afueras para el resto de sus vidas sin contar con la posibilidad de que llegue el divorcio y…¿qué pasa con la hipoteca?

Pues efectivamente este es el caso, por diversas incompatibilidades la pareja decide divorciarse y dada su situación económica se verán en la tesitura de seguir conviviendo a pesar de que ya no mantengan una relación. Además, a esta situación se añade su hija de dieciocho años, Marina, que se ha ido a trabajar fuera y antes de darle un disgusto prefieren mantener las apariencias cada vez que hablan con ella.

 

La cinta se divide en las distintas fases por las que pasan los personajes en la convivencia post-marital, estas son muy dispares y contienen desde etapas denominadas como el apocalipsis  hasta etapas con nombres como  abrazando el caos. En general, la película es bastante caótica en sí, muchas de las situaciones son llevadas a extremos en los que nos resultaría difícil imaginarnos a las parejas que conocemos en su situación, pero una cosa nos queda clara, seguir conviviendo juntos después del divorcio no es una buena idea, sobre todo si las cosas no han terminado precisamente…bien.

A parte de los protagonistas principales, los personajes de Álex (Daniel Guzmán) y Lucía (Malena Alterio), que interpretan a los mejores amigos de cada uno de los miembros del matrimonio respectivamente, realizan un papel algo  estereotipado pero al fin y al cabo relevante dentro de la historia. El caso de Álex es el más evidente, se ha separado meses antes que Adrián, ha vuelto a casa con su madre y será su principal apoyo en esta nueva etapa, siendo el primero que le sacará de fiesta, le animará a hacer alguna locura y le dejará dormir en su casa cuando Nadia le eche, en resumen, es uno de los principales detonantes de los conflictos que surgirán a lo largo de la película.

En el caso de Lucía no es sólo la mejor amiga de Nadia, sino que es su socia, ambas poseen un Sex Shop con el que se ganan la vida y Nacho (Álvaro Cervantes) les propondrá un acuerdo muy interesante para llevar sus productos a internet que cambiará su negocio.

 

Todo este compendio de tramas forman una historia final basada en el amor, sí, aunque parezca mentira está claro que de una manera u otra Juana Macías nos quiere mostrar hasta donde llega el ser humano, cuantas actitudes puede llegar a tener y errores llegar a cometer hasta darse cuenta de que en el fondo lo que sentía era amor (y un poco de orgullo también). Sin hablar sobre si esta historia tiene un final feliz o no, al fin y al cabo eso es muy subjetivo, esta comedia nos trae casi dos horas de humor sobre una pareja adulta y sobre cómo te puede cambiar la vida a cualquier edad, nunca hay que bajar la guardia.

-Y sobre todo, nunca os compréis una casa-

A partir del 1 de febrero estreno en toda España.

The following two tabs change content below.

María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.

About María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.