Avengers Endgame: larga vida a los Vengadores

Avengers Endgame: larga vida a los Vengadores

Avengers Endgame: larga vida a los Vengadores

5 Stars

Summary

Vengadores: Endgame cierra una etapa de más de diez años que nos ha acercado como nunca el universo Marvel. Con la cuarta y última entrega de los Vengadores tocaba decir adiós a algunos de los personajes que nos han acompañado a lo largo de 22 películas, que se dice pronto, pero también dar la bienvenida a sus últimas incorporaciones y a las que muy pronto seguiremos sus pasos, ya sea en los cines o en la pequeña pantalla. Vamos, que más que un adiós, esto es un "hasta pronto".

Coder Credit

Se acabó el plazo. Ha pasado más de una semana desde que se estrenara Vengadores: Endgame y ya no hay excusas si aún no habéis visto la película. Hemos aguantado el plazo marcado por los hermanos Russo para no contar nada, fieles a nuestra política de no spoilear nunca. Y, todo sea dicho, porque hemos necesitado algunos días de duelo para terminar de procesar todo lo que ha ocurrido.

Pero, pasado el tiempo de negación, es necesario aceptar la realidad. Y esa es que hemos llegado al final de una era, por lo que toca poner todas las cartas sobre la mesa. Así que, si eres de los pocos seres de este planeta que aún no ha visto Vengadores: Endgame, no recomiendo que sigas leyendo.

Primero un comentario general sobre las impresiones de la película, aunque tiene muy fácil resumen: el broche perfecto para cerrar una trama desarrollada durante diez años. Evidentemente, habrá opiniones para todos los gustos y a muchos no les habrá gustado el final que ha tenido esta saga, pues eran muchos los factores que intervenían: demasiados personajes que debían aparecer y ante lo que era necesario dar preferencia a unos sobre otros, que después de tanto drama con Infinity War uno esperaría algo parecido, por lo que tanta acción e incluso humor cuando la mitad de la población había muerto resultaba un tanto frívolo. O, simplemente, porque era la última película y a nadie le gustan las despedidas.

Pero lo que sí hay que aceptar es que Vengadores ha conseguido algo muy difícil que apenas se ha visto en la historia del cine. Y eso es mantener una trama durante más de diez años y 22 películas, haciendo frente a todo tipo de problemas que, si son comunes en una única producción, la cosa se complica bastante cuando cada una de ellas forma parte de un entramado aún más grande: las distintas versiones que hubo que hacer de Hulk, el contar otra vez la historia de Spiderman pero intentando darle un toque novedoso, los retrasos en el rodaje que afectaban al resto de la agenda Marvel, los constantes cambios de directores, actores y guionistas, la necesidad de meter personajes femeninos y de diferentes razas porque era algo que el público demandaba y no se le podía dar la espalda… Y, por supuesto, sin olvidarnos que el cine es un negocio y también interviene la parte comercial, siendo necesario crear un producto vendible para que todas las familias se gasten su dinero yendo al cine.

No son pocos los casos en los que estos inconvenientes han trastocado por completo la idea original, dando como resultado películas desastrosas. Así que el haber conseguido llevar a buen puerto esta historia, después de diez largos años, merece como mínimo un aplauso.

Dicho esto, centrémonos en la trayectoria de los personajes que formaron parte de Vengadores: Endgame y que ya se han hecho un hueco en nuestro corazoncito. Comencemos por los Vengadores originales.

Es necesario empezar por Tony Stark por muchos motivos. Él fue el primero en conocer a Nick Fury y su Iniciativa Vengadores y fue uno de los grandes héroes que se sacrificó por la humanidad, siendo su caso especialmente trágico. Él era el único que había conseguido rehacer su vida, por lo que tenía menos motivos para querer cambiar las cosas y formar parte de una misión suicida, ya que tenía todo por perder. Precisamente por eso su muerte dolió, y mucho, incluso cuando ya se intuía el trágico final desde el primer instante en que se le vio junto a su familia... algo que durante mucho tiempo pensó que jamás tendría.

Aunque lo cierto es que, si lo vemos a toro pasado, el sacrificio de Iron-man se veía venir casi desde el primer instante en que se formó este héroe. Y es que Tony Stark es el personaje que más ha evolucionado de todos, pasando de ser ese ricachón egocéntrico que vendía armas, a estar dispuesto a sacrificarse por los demás... incluso por aquellos que no le creyeron cuando dijo que era necesario crear un escudo. Sí, la discusión con el Capi fue uno de los momentos más tensos y dramáticos de Endgame, también porque al final no pudimos ver ese abrazo entre amigos que llevábamos esperando desde Civil War.

Hablando del Capi, Steve Rogers es el personaje que más polémica ha levantado, pero no porque no haya hecho lo que se esperaba de él. Como en el resto de películas en las que ha participado, el pobre Capi recibió de lo lindo, incluso a manos de sí mismo, aunque a cambio pudimos tener un primer plano de "el culo de América". Sin embargo, bromas aparte, su escena final consiguió que nuestros cerebros explotaran con posibles teorías.

Y es que entraban en juego las líneas temporales. Así, si ya es complicado meter el tema de los viajes en el tiempo, al menos creíamos contar con la ventaja de que ya éramos unos expertos gracias a otras sagas cinematográficas como "Regreso al futuro" o "Terminator". Pero no, la explicación de Scott Lang (Ant-Man) de que en "Regreso al futuro" se equivocaban echó por tierra nuestra teoría inicial de que lo "único" que tenían que hacer era viajar al pasado y robar las Gemas de Poder antes de que Thanos se hiciera con ellas. Eso sí, también sirvió para que Endgame se convirtiera en un viaje por las anteriores películas de la saga y en un digno homenaje a toda la franquicia.

Pero volviendo al Capi y su escena final, son muchas las teorías que han surgido a raíz de verle como ese viejecito tan adorable: que si viajó al pasado y desde ese instante hubo dos Steve Rogers (tres en algunas ocasiones) pero él se mantuvo apartado de todo lo relacionado con los Vengadores; que si en el instante en que se quedó en el pasado inició una nueva línea temporal totalmente distinta en la que fue feliz junto a Peggy Carter y años más tarde viajó a la linea temporal de sus colegas para entregarle a Sam su escudo...

Sea cual sea la teoría por la que nos decantemos, yo me quedo con un hecho irrefutable, y ese es que Steve Rogers ha sido incapaz de pasar página. En fin, si juntamos todo el tiempo que estuvo con su amada Peggy y todos los años que pasaron desde que le prometió aquel baile, más todos los que vivió prácticamente solo y aislado del mundo no haciendo otra cosa que llorar a sus amigos caídos, y teniendo en cuenta todo lo que le había pasado (despertó del hielo en un mundo nuevo y al poco tiempo luchó con seres de otro planeta), como que las cuentas no me salen. Vale que la chica era maravillosa, pero dudo que estuviera corto en nuevas pretendientes...

Pero está claro que Endgame también servía como cierre de las historias personales de todos los héroes. Y en el caso del Capitán América eso pasaba poder ser feliz junto a Peggy y, de paso, acabar con la discusión de si también era digno del martillo de Thor. Así, el instante en que pudimos verle empuñando a Mjǫlnir fue uno con el que los fans llevábamos mucho tiempo soñando, y otro de los motivos para dar las gracias por esta gran película.

Pero hablando de Thor, pasemos al que sin duda ha sido una de las grandes decepciones de Endgame, tanto desde el punto de vista argumental como puramente visual. Sí, aquí voy a tirar de superficialidad y decir que no se puede tener a Chris Hemsworth, uno de los hombres más sexis del planeta, y hacerle lucir esa barriga y greñas más propias de una versión descafeinada del gran Lebowski. Pero que además ese esperpento de héroe llegue después de Infinity War, donde parecía que por fin Thor había dejado de ser el personaje cómico de los Vengadores para convertirse en un auténtico Dios y el único superhéroe capaz de ponerle las cosas un poco difíciles a Thanos, ha sido especialmente doloroso.

Parece evidente que Thor ha sido uno de los personajes sacrificados por el bien común de la historia, con el que nunca han sabido muy bien qué hacer y se han limitado a presentarlo como el personaje cómico, y eso que la mitología nórdica tiene trama de la que tirar. Aunque lo realmente preocupante es imaginarse lo que tienen pensado hacer si al final efectivamente se hace una nueva entrega de Thor, como apuntan algunos rumores. Si las anteriores películas no dejaron buen sabor de boca cuando todavía estaba Odín y Asgard, ahora que apenas quedan un puñado de asgardianos como refugiados de la Tierra, ¿qué puede salir de ahí que realmente merezca la pena?

Caso contrario, por supuesto, ha sido el de su hermano Loki. Incluso cuando Thanos acababa de partirle el cuello sabíamos que el dios del engaño aún no había dicho su última palabra. Y aunque al final sí que resultó que Loki había muerto, por aquel entonces no nos imaginábamos lo que podían traer de sí las líneas temporales... Especialmente cuando ya hay una serie en camino protagonizada por el propio Tom Hiddleston, pero cuyo arranque pudimos ver en Endgame.

Así, cuando los Vengadores originales deben viajar al pasado para robar el teseracto, pues es la única manera de regresar después a su presente y devolver la vida a todas las víctimas de Thanos, nos tenían reservada una sorpresa final: la huída de Loki llevándose el teseracto. Y aunque a medida que avanzaba la trama parecía más difícil que apareciera en el último momento, haciendo una de esas entradas triunfales que tanto le gustan, lo que sí quedó claro es que esa huída servía en realidad para iniciar su nueva aventura dentro de la televisión. Y, teniendo en cuenta que las cosas no son como "Regreso al futuro", eso significa que tendremos por delante un sinfín de líneas temporales en las que Loki va a meter mano. ¿Se puede pedir más? Pues sí: cameos en cada episodio, lo que no sería muy difícil para el dios del disfraz y el engaño.

Pasemos ahora a Bruce Banner y otra de las grandes incógnitas que ha dejado Endgame: ¿Qué ocurrió en los 5 años que transcurren desde la batalla contra Thanos como para que Bruce pasara de no poder transformarse en Hulk a poder utilizar la fuerza del gruñón verde, pero sin perder el control de su mente?

Por desgracia, a este respecto solo podemos esperar a que los hermanos Russo tengan a bien dar la respuesta, pues de momento no parece que vaya a ver nuevas entregas de Hulk. Algo que probablemente decepcionará a los fans de este superhéroe, pues en Endgame hizo gala de ser un personaje que se desenvuelve bien tanto en el lado cómico (casi ridículo, como el que protagonizó cuando debió parodiarse a sí mismo en la batalla de Nueva York), como en el épico (cuando se puso el guantelete de las gemas y chasqueó los dedos).

Junto a Thor, Nathasha Romanoff ha sido probablemente uno de los personajes más desaprovechados de Endgame, y para muchos de toda la saga de Vengadores. Pese a ser uno de los Vengadores originales su presencia en la trama fue bastante escasa, principalmente porque fue una de las primeras bajas de la misión suicida en la que se habían embarcado. Pero, incluso con eso, su muerte pasó bastante desapercibida si la comparamos con la de Tony Stark.

Y eso que desde el instante en que se supo que ella y Clint irían a por la Gema del Alma la tragedia se mascaba. Sin embargo, el tira y afloja que protagonizaron los dos viejos amigos en mi opinión se alargó en exceso, hasta el punto de que cuando finalmente fue Natasha quien se sacrificó (algo que ya se dejaba intuir con las primeras películas de la saga, pues siempre afirmó que estaba en deuda por Clint para haberle salvado la vida), ya estábamos ansiosos por ver lo que ocurría con el resto de héroes. Y si a eso le añadimos que en el entierro de Tony Stark, una escena final que sigue poniendo la piel de gallina da igual cuántas veces se vean, apenas hubo un par de palabras hacia los otros héroes caídos, decepciona comprobar que esa gran verdad de que siempre ha habido clases también se da entre los superhéroes.

La buena noticia es que, incluso después de fallecida, vamos a volver a ver a Natasha Romanoff. Y esta vez siendo ella la protagonista indiscutible. Es cierto que la nueva película de Marvel se centrará en el origen de la Viuda Negra, por lo que en nuestros corazones sabremos que sigue estando muerta pero... no hay que olvidar que se ha abierto la veda de las líneas temporales y que si el Capitán América fue capaz de viajar al pasado para crear una nueva línea temporal con su amada Peggy, ¿a lo mejor también trastocó algo para que su amiga Natasha tuviera esa vida feliz que siempre le fue negada?

Eso por no hablar de las teorías que apuntan a que, si la Gema del Alma exige un alma para poder cogerla, ¿se recupera esa alma si se devuelve la Gema? Una teoría bastante interesante y optimista que, además, también explicaría por qué Steve Rogers no estaba roto de dolor por la pérdida de su amiga.

Clint Barton fue el protagonista de varios de los momentos más dramáticos de Endgame. El primero de ellos, y el que hacía temer que nos esperaban otras tres horas de sufrimiento, por si Infinity War no hubiera sido suficiente, en el que veíamos cómo en cuestión de segundos perdía a toda su familia. Sin embargo, ello dio paso a un Hawkeye más vengativo que nunca, lo que al menos permitió que viéramos un nuevo punto de vista de lo más interesante para este personaje que, sinceramente, creo que podría haber dado para mucho más.

Afortunadamente no vamos a perder del todo ese potencial, ya que Hawkeye es otro de los superhéroes que contará con serie propia. Y aunque él no será el personaje principal, al menos sí podremos seguir viendo a Jeremy Renner encarnando a Ojo de Halcón. Además, no podemos olvidar que en Endgame Hawkeye nos presentó a parte de la nueva generación de superhéroes que está por llegar de la mano de su hija Lyla, quien ya apunta maneras para convertirse en la digna sucesora de su padre.

Algo parecido es lo que ha ocurrido con Ant-Man, quien además ha podido encarnar una nueva versión de sí mismo (le ocurrió lo mismo que a Thor, pero en su caso la cosa salió mejor). Así, el héroe que nos ayudó a sobrellevar mejor la tragedia de Infinitty War, aportando un poco de humor con su segunda película, al final resultó clave para vencer a Thanos, ya que él fue quien dio con el plan para recuperar a todas las víctimas de Thanos... Y de paso fue el responsable de que nos explotara la cabeza con las dichosas líneas temporales.

Eso sí, a cambio tuvo que ver cómo su pequeña Cassey pasaba de ser una encantadora niña a convertirse en toda una mujer ¿y tal vez la digna sucesora de Ant-Man? Teniendo en cuenta que Ant-Man 3 es uno de los títulos ya confirmados para la fase 4 de Marvel Studios, es una opción más que plausible.

Carol Danvers parecía que iba a ser la gran baza de Endgame. Tras quedar impactados por su enorme potencial en Capitana Marvel, hasta el punto de que la veíamos capaz de derrotar a Thanos ella sola, al final la cosa no fue como esperábamos. Y es que excepto cuando aparece como esa luz salvadora para rescatar a Tony, está prácticamente desaparecida. Y ella no tiene la excusa de que ha muerto.

Supongo que ese es el principal problema que tienen los superhéroes tan bestias, como le ocurre a Bruja Escarlata: son tan poderosos que se les debe reservar para la batalla final, pues si aparecen antes la película duraría media hora. Y si a esto añadimos que ella está bastante ocupada con su saga propia, habiendo sido ya confirmada la segunda entrega de Capitana Marvel, pues todo cobra sentido. Eso sí, al menos le dio tiempo a introducir algo de su estilo característico, protagonizando una escena girl power que nos recuerda que afortunadamente la paridad entre héroes va por buen camino.

Hablando de Bruja Escarlata, Wanda Maximoff fue otra de las grandes sacrificadas de Endgame. Pero en su caso su escasa participación fue tan llamativa (vale que ella estaba muerta al principio), que cuando finalmente aparece se menciona tan poco su trayectoria personal que llegamos a olvidar que ella ha sido una de las que más ha sufrido en la saga de los Vengadores: en La era de Ultrón vio morir a su hermano Pietro y en Infinity War tuvo que matar al hombre al que quería, solo para después verle morir otra vez a manos de Thanos.

Puede que esta decisión se debiera a que Marvel Studios ya contaba con que Wanda tendría su propia serie, y precisamente ahí es donde surgen nuevas dudas. Por un lado, ya se ha confirmado que estará protagonizada por los originales Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) y Vision (Paul Bettany). Y, además, que la serie, de título Wandavisión, estará centrada en la relación de los dos superhéroes. La gran duda, lógicamente, es ¿cómo? Sí, las líneas temporales vuelven a aparecer como comodín para juntar a los dos enamorados, pero el miedo es que después quieran juntar todas esas tramas con las de las futuras películas. Es verdad que hasta ahora no les ha salido nada mal, como demuestra Agents of SHIELD y Capitán América, pero no sé si se están arriesgando demasiado.

Otros que tendrán serie propia, también protagonizada por los actores originales, son Bucky Barnes (Sebastian Stan) y Sam Wilson (Andie Mackie). Falcon y Winter Soldier unirán sus fuerzas en la futura serie de la plataforma Disney+, cuyo arranque también pudimos ver en Endgame. Así, su breve participación en la última entrega de los Vengadores, en su caso estaba justificada por partida doble: estaban muertos y no sería la última vez que les veríamos.

Aun con todo, ellos contaron con la gran ventaja de ser los únicos que pudieron despedirse del Capitán America, cosa que no pudimos ver con Tony (parte de mí deseó que Steve se despidiera de su amigo mientras dejaba las Gemas, antes de quedarse con Peggy). No obstante, la despedida de sus otros dos grandes amigos, en mi opinión, dejó bastante que desear.

Por un lado, era evidente que Bucky sabía lo que Steve iba a hacer, pero no parecía muy apenado al pensar que no iba a volver a verle. Y vale qué es su amigo y quiere que sea feliz pero, ¿qué ha pasado con el Stucky que tanto nos hizo sufrir en El soldado de invierno? ¿O es que todo el sentimentalismo se dejó para Infinity War y ahora no podía haber nada de eso? Esperemos que, con suerte, en su propia serie nos regalen alguna escena memorable entre el antiguo Capitán América y sus sucesores.

No, lo que tampoco pudimos ver fue ese guiño entre los dos Sherlock, principalmente por la poca presencia que ha tenido el Dr. Strange. De nuevo, tenía como excusa que estaba muerto, aunque cuando volvió lo hizo a lo grande, ya que gracias a él pudimos ser testigos de una de las batallas más épicas y que por siempre se recordarán en el género de los superhéroes. Y es que al lado de esa típica alineación de todos los héroes, que es un clásico entre los cómics y tuvimos un buen ejemplo con la batalla de Wakanda de Infinity War, que aparezcan portales tridimensionales trayendo a todo el mundo en oleadas ya es otro nivel.

También hay que recordar que el doctor Stephen Strange gana en las distancias cortas y que, al igual que sucede con Capitana Marvel, Black Panther o Los Guardianes de la Galaxia, contaba con la ventaja de que su propia saga no estaba tan entrelazada con la de los Vengadores, por lo que podía permitirse el lujo de centrarse más en sus propios problemas y que veremos en la segunda entrega de Dr. Strange.

Por último, no podemos olvidarnos del aporte fundamental del Dr. Strange: él fue quien predijo que esta línea temporal era la única en la que podrían derrotar a Thanos y quien dio el último empujón para que Ironman diera el paso de sacrificarse por los demás, consciente de que su muerte era la que cambiaría el final... ¿Gracias?

Pasemos ahora al pueblo de T’Challa, rey de Wakanda, que fue uno de los más diezmados por el chasquido de Thanos. De ahí que estuvieran prácticamente desaparecidos durante la mayor parte de Endgame. Sin embargo, por mucho que duela esto, pudimos quitarnos parte de la espinita cuando protagonizaron una de las entradas más épicas de la historia del cine de los superhéroes.

Asimismo, no hay que olvidar que pronto les veremos en la segunda entrega de Black Panther, por lo que tienen cuerda para rato. Y si a esto añadimos el grandísimo éxito de taquilla y crítica de la primera película, llegando incluso a ser nominada como mejor película en los pasados Oscar, pues es normal que no quieran abandonar a la nueva gallina de los huevos de oro. Así, aunque su paso por los Vengadores haya sido de lo más breve, al menos sabemos que ya están en marcha las nuevas entregas.

Los Guardianes de la Galaxia han sido sin duda el grupo más sacrificado de Endgame, y eso que ya estaban bajo mínimos, pues solo Rocket sobrevivió al chasquido de dedos de Thanos. Sin embargo, sorprendió que pasaran tan desapercibidos cuando otros personajes de su saga, como Nebula, resultaron claves para el desarrollo de la historia.

El primer volumen de Los Guardianes de la Galaxia supuso todo un revulsivo y el ejemplo perfecto de que los superhéroes también pueden ser divertidos (y ochenteros), pero el problema es que les salió demasiado bien. Tanto, que acabaron creando una saga demasiado particular como para que otros héroes pudieran formar parte con lógica. O, en este caso, para que ellos formaran parte de una historia demasiados dramática como era la de Thanos. Y aunque Gamora puede quedarse con que protagonizó una de las escenas más dramáticas de la historia del género de superhéroes, creo que todos tenemos ganas de volver a ver a los Guardianes originales.

Además, no hay que olvidar el otro hito que han conseguido, pues han salvado el problema de ¿cómo hacemos una película de los Guardianes de la Galaxia si uno de los héroes está muerto? de un modo bastante original: hagamos que la Gamora de hace cinco años viaje a 2024. Y si a eso añadimos un Star-Lord tan enamorado como el primer día, por lo que será capaz de hacer lo que sea para recuperar a la mujer de sus sueños, pues ya tenemos claro de qué irá parte de la trama de Guardianes de la Galaxia, volumen 3.

Acabamos este extenso resumen de Avenger: Endgame con Peter Parker. No porque Spiderman haya sido el menos importante de la saga, pues aunque breves sus apariciones también fueron intensas, sino porque él es quien nos recuerda que el mundo sigue después de Endgame, y que muy pronto (5 de julio) estará de vuelta con Spiderman: Lejos de Casa. En su nueva entrega veremos cómo trata de afrontar su vuelta al instituto después de cinco años muerto, aunque cuenta con la ventaja de que su tía May y sus mejores amigos también murieron (jamás pensé que un día escribiría esto). Así que es de esperar que las cosas le irán bastante bien en comparación con lo que ha vivido.

Pero, centrándonos en Endgame, con él SÍ pudimos quitarnos esa espinita clavada desde Infinity War, y junto a nosotros Tony Stark. Porque puede que Tony no se despidiera en condiciones de su amigo Steve, pero al menos sí pudo abrazar al chico cuya pérdida sintió más que ninguna otra, y probablemente otro de los motivos por los que se apuntó a la misión suicida.

Lástima que estuvieran en plena batalla y el abrazo fue más corto de lo que nos hubiera gustado... Y, sobre todo, que la siguiente vez que viéramos a Peter fuera vestido de negro y en el funeral de Tony.

Pero, como decía al principio, aunque Avengers: Endgame cierra un ciclo, no pensemos en esto como una despedida, sino un hasta luego, ya que es mucho lo que está por llegar en la fase 4 de Marvel Studios:

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.