Antidisturbios 1×01: Osorio

Antidisturbios 1x01: Osorio

Antidisturbios 1x01: Osorio

Series: Antidisturbios

5 Stars

Summary

Una brigada policial de antidisturbios se ve sometida a una investigación por parte de Asuntos Internos después de que se produjeran incidentes en un desahucio.

Coder Credit

La ficción española vive un momento dulce. El reciente estreno de Patria y ahora Antidisturbios es buena muestra de ello. La serie de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña es posiblemente el mejor thriller del año. 

Sus creadores son dos viejos conocidos. La dupla Peña- Sorogoyen nos ha dejado grandes joyas del cine español como Que Dios Nos Perdone o El Reino. Antidisturbios supone su primera incursión en el género televisivo. Un estreno que no podía ser mejor ni más dulce. 

La serie pone el foco de atención en un grupo de antidisturbios. Esos policías armados con porras, escudos y cascos que conforman la primera línea de defensa del cuerpo cuando las cosas se ponen feas. En esta ocasión, sus creadores despojan a sus protagonistas de sus herramientas de trabajo y nos muestran lo que se esconde tras esos uniformes tan intimidantes. Un grupo de hombres que vive casi en una furgoneta policial en la que se respira testosterona por los cuatro costados. Pero bajo esa apariencia ruda se esconden hombres que, en el fondo, no son más que peones en una partida de ajedrez que ni siquiera saben que se está jugando a sus espaldas.

El primer episodio sigue el  dispositivo rutinario del grupo en el desahucio de una vivienda en el barrio madrileño de Lavapiés. Uno de tantos otros. Cuando llegan al lugar, les espera una plataforma antidesahucios que trata de impedir el lanzamiento en principio de forma pacífica. Poco a poco la situación va escalando y las partes se van poniendo cada vez más nerviosas. Un grupo de seis hombres frente a una treintena de personas. Es inevitable que la tensión vaya en aumento. Empiezan los insultos, los empujones y los primeros golpes. De pronto, un inmigrante cae por el patio de la corrala como consecuencia de la actuación de los policías antidisturbios. Este incidente da lugar a que se inicie una investigación por parte del grupo de asuntos internos del cuerpo para tratar de averiguar si los agentes de la brigada hicieron un uso excesivo de la fuerza. La agente Laia Urquijo se pone al frente de una investigación que la llevará a descubrir una trama mucho más enrevesada y compleja. 

Estos son los cimientos sobre los que se construye un thriller emocionante que se atreve a denunciar los fallos del sistema y que se atreve a exponer las cloacas del Estado al escrutinio público. Todo ello sin perder nunca el punto de vista de unos protagonistas repletos de aristas. Y es que este es precisamente el punto fuerte de la serie, no perder nunca el punto de vista de sus protagonistas a través de los hechos más cotidianos de sus vidas. Solo así podemos llegar a ser partícipes de sus miedos, sus inseguridades y sus miserias. Solo así podemos ver qué se esconde detrás del uniforme. 

La escena inicial del primer episodio es buena muestra de ello. En esa primera escena vemos a Laia (Vicky Luengo) recriminar a su padre el haber hecho trampas. Una imagen que podría ser una mera anécdota si no fuera porque con algo tan nimio somos capaces de conocer la personalidad implacable de Laia. Una primera escena cargada de tensión que nos señala el tono que acompañará al resto de la serie de principio a fin. 

A la excepcional Vicky Luengo la acompaña un reparto de altura formado por Hovik Keuchkerian, Alex García, Raúl Arévalo, Roberto Álamo, Patrick Criado y Raúl Prieto. Un elenco soberbio que está a la altura de las circunstancias y donde todos y cada uno de ellos suman. 

Cada uno de los seis episodios que conforman la temporada lleva el nombre de uno de los miembros del grupo de antidisturbios. Esto nos permite ir conociendo poco a poco a los protagonistas. Un acercamiento que resulta creíble y en el que poco a poco vamos viendo cómo ninguno de ellos es ni tan malo como parece ni tan bueno como dice. Cada uno de ellos carga a cuestas con una realidad personal que tiene poco o nada de envidiable.

A ello contribuye la decisión de Sorogoyen de situar siempre la cámara por encima del hombro de sus protagonistas. Una cámara que se mueve junto a ellos y que convierte al espectador en un miembro más de la brigada. De este modo la inmersión del espectador es total. Es difícil no sentir la tensión de las cargas, ni el miedo de los policías cuando la cosa se desmadra. 

Conforme van pasando los episodios la historia se va abriendo en una trama mucho más compleja que engancha desde su primera escena. Es difícil sentarse a ver el primer capítulo y no terminar devorando la serie entera. El primer episodio se hace corto, muy corto. Cuarenta minutos que se sienten como si apenas fueran quince. 

La acción está bien gestionada desde el primer momento. A los momentos de  tensión le siguen otros que nos permite ahondar en los protagonistas, tratando de descifrar sus intenciones y emociones. Momentos que no son más que la calma que precede a una nueva tormenta. Porque siempre hay otro desahucio, otra manifestación, otro partido de fútbol…

Antidisturbios consigue mantenernos enganchados desde el primer minuto. Su trama llena de incógnitas, la emoción del thriller más adictivo y la emoción de sus personajes dan como resultado una serie más que solvente, que da un golpe sobre la mesa y que está llamada a ser el thriller del año. Es difícil ver el primer episodio y no parar hasta haber devorado los cinco siguientes. Una verdadera obra maestra del género. Quien no la haya visto está tardando en hacerlo. 

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.