‘Amor ocasional’, una comedia romántica de París a Netflix

Viajamos de nuevo este mes de noviembre en la sección Serie del Mundo, pero nos vamos mucho más cerca que en octubre: a uno de nuestros dos países vecinos, Francia, donde cada año se producen varias películas que se estrenan también en España y donde Netflix tiene varias series originales.

Este mes analizamos una comedia romántica francesa con capítulos de entre veinte minutos y media hora titulada 'Plan Coeur' (literalmente "plan corazón"), o 'The Hook Up Plan' en su versión anglosajona y 'Amor ocasional' en la española, traducción que poco tiene que ver con la trama de la serie.

El objetivo del plan coeur es que Elsa (Zita Hanrot), la protagonista de la serie, olvide de una vez por todas a su ex, Max (Guillaume Labbé), del que lleva obsesivamente enamorada dos años, es decir, desde que cortaron. Sus amigas, Charlotte (Sabrina Ouazani) y Emilie (Joséphine Draï), consideran que tienen que hacer algo, y Charlotte pone en marcha un plan descabellado: contratar a un gigoló, Jules Dupont (Marc Ruchmann), para que se haga pasar por el chico perfecto de Elsa y consiga que se olvide de Max.

Sin entrar en más detalles, es más que evidente hacia dónde va a ir el argumento. Y es que no es, en absoluto, una trama completamente novedosa. Es un argumento muy tópico que, sin ir más lejos, ha salido en series con el sello español como 'Aquí no hay quien viva' hace varios años, mientras que 'Amor ocasional' se estrenó en 2019.

También hay bastantes series con grupos de tres amigas como protagonistas y con personalidades muy parecidas a las de las tres chicas que protagonizan 'Amor ocasional': la torpe sin suerte ni en lo sentimental ni en lo laboral, la alocada que pasa de tener nómina fija y pareja estable y la controladora que vive para su trabajo.

Sin un argumento original como trama principal y con una colección de clichés de comedia romántica, ¿cómo es que la serie ya tiene dos temporadas en la plataforma y la han doblado al inglés, al español, al alemán y al italiano, además de subtitularla también en árabe y rumano?

Fácil: porque la serie, sorprendentemente, funciona. Aunque los personajes tengan clichés, aunque la trama principal sea de lo más predecible y aunque los diálogos y algunos giros argumentales no peguen en absoluto con el argumento, la serie funciona. Y es porque utiliza muy bien un elemento a su favor: la intriga. Igual que otras series románticas y con muchas subtramas de enredos y relaciones. Saben cortar el capítulo en el momento exacto para que veas el siguiente.

Y también funciona porque hay tramas que no son predecibles y el espectador se queda plantado en la silla preguntándose: "¿y ahora qué?". Es decir, por muy absurda y exagerada que sea a veces, la forma en la que te lo cuentan y la mayoría de los giros funcionan lo suficiente como para que hayan decidido seguirla, doblarla y subtitularla a varios idiomas (aunque el doblaje español no es demasiado bueno, es mejor verla en VOSE).

Tiene un buen formato, los veinte minutos por capítulo le vienen estupendamente, y hay golpes de guion que son brillantes y hacen llorar de risa, pasar mucha (mucha) vergüenza ajena... Es una buena comedia con muy buen reparto (porque los actores no tienen nada que envidiar a los internacionales), pero podría ser mejor. Podría ser mucho mejor si no abusara de los recursos del mundillo millennial como los emoticonos y los chats, que hacen que pierda calidad.

No es aburrida y se hace corta y amena, así que, si estáis a la caza de alguna comedia entretenida y romántica y tenéis curiosidad por lo que puedan producir en el país vecino, ya sabéis, 'Amor ocasional' está en Netflix y tiene, de momento, dos temporadas.

The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.