¿A quién te llevarías a una isla desierta?: El reflejo de una generación

¿A quién te llevarías a una isla desierta?

¿A quién te llevarías a una isla desierta?

4 Stars

Summary

Cuatro amigos han vivido inmersos en su propio universo durante los ocho años que compartieron piso en Madrid. Pero llega un momento en sus vidas en el que los cuatro jóvenes deberán enfrentarse a su propio futuro antes de que se acabe el verano.

Coder Credit

El 12 de abril aterrizó a nivel mundial en Netflix ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’ obra teatral de 2012 escrita por Paco Anaya y el propio Jota Linares. A pesar de los siete años que la separan del producto original la narrativa sigue siendo actual y los personajes permiten sentirse identificados a gran parte de la población juvenil.

Jota Linares estrena su segundo largometraje en menos de un año y lo hace nada menos que en la plataforma digital Netflix, que espera ser la impulsora de importantes contenidos nacionales a lo largo de este año y seguir creciendo en nuestro país.

La primera parte de la película se encarga de presentarnos a los cuatro protagonistas de forma individual y poco a poco nos irá mostrando los puntos de relación que mantienen entre ellos y que se irán estrechando hasta el punto álgido de la trama.

Es pleno verano en Madrid y tras ocho años de convivencia Ezequiel, Celeste y Marcos dejarán de vivir juntos para continuar con sus propios sueños profesionales en distintos lugares. Además Marta, la novia de Marcos, también tendrá que despedirse de los demás ya que prácticamente se ha convertido en la cuarta inquilina durante estos años y pretende irse a vivir con Marcos a Oviedo, donde éste comenzará a estudiar el MIR.

En un ambiente sofocador saturado de lugares pequeños, sudor y mucho calor nos encontramos con unos protagonistas en plena crisis de los veintitantos, una situación que en la actualidad es mucho más real de lo que la ficción nos tiene acostumbrados a mostrar. Algo de lo que nadie parece querer hablar pero que se ha convertido en un proceso intrínseco en la juventud, al menos en la española. Gracias a la situación social y laboral que trajo la crisis muchos jóvenes tuvieron (y tienen) que plantearse otras vías, incluso otros países para poder seguir desarrollándose y aspirar a alcanzar un nivel de vida medio.

Es aquí cuando el director parece haber dejado claro el tema principal de la película y comienza la segunda parte, mucho más intensa emocionalmente.

Esta situación de incertidumbre respecto al trabajo y al futuro se extiende hacia el terreno personal. Durante la segunda mitad del largometraje descubrimos que todos los personajes han mantenido sentimientos ocultos durante mucho tiempo que ni ellos mismos entienden, esto provoca que la propia idea de conocerse a sí mismos se aleje cada vez más.

Es en este momento cuando la influencia del escenario teatral es mucho más evidente. El diálogo se mantiene casi todo el tiempo en un mismo lugar, el salón de la casa que han compartido durante ocho años donde parece que se han guardado todas las cosas que siempre se han querido decir y que por fin han decidido manifestar durante la última noche juntos.

‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’ dispone frente a los usuarios de todas las edades una realidad que, como ya se ha mencionado, está mucho más latente de lo que las creaciones audiovisuales habituales nos dejan ver, y que sin embargo existe. Habla de una generación que mientras lucha por conocerse a sí misma tiene que pelear por encontrar un hueco cada vez más difícil de asegurar en el mundo exterior,  esto provoca continuas crisis de identidad que acentúan la inseguridad de los individuos.

Los cuatro actores consiguen engancharnos a sus historias pero en especial Jaime Lorente (Marcos) y Andrea Ros (Celeste) han conseguido llegar a emocionarme con sus interpretaciones, en ocasiones desgarradoras.

Ya está disponible en Netflix una historia sobre el amor, el desamor, los sueños y el trabajo enmarcada en una juventud que aún está intentando descubrir qué es lo que puede y, sobre todo, que es lo que quiere conseguir.

The following two tabs change content below.

María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.

About María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.