1917: la técnica al servicio del cine

1917

1917

3 Stars

Summary

Dos soldados británicos tienen la misión de entregar un mensaje que podrá salvar miles de vidas, pero para ello tendrán que arriesgar su vida al atravesar territorio enemigo.

Coder Credit

La nueva película de Sam Mendes, director de películas tan dispares como American Beauty y las últimas entregas de James Bond, Skyfall y Spectre, se entrega por completo al virtuosismo técnico y quizás olvida un poco el resto de sus elementos.

Ganadora del Globo de Oro a mejor película y director, 1917 se perfila como una fuerte contendiente en los Óscar y es sin duda la rival a batir en los apartados técnicos. Los apabullantes planos secuencia (que se suceden sin que apenas nos demos cuenta de los inevitables cortes que tuvo que haber) han focalizado la atención de Sam Mendes, que deja un poco de lado la historia en sí.

Porque, seamos sinceros, la historia que nos presenta este director (guión que ha escrito el mismo Mendes junto a  Krysty Wilson-Cairns, y que ha sido nominado no sabemos muy bien por qué a mejor guión original) es sencilla y poco original: dos soldados británicos, Schofield (George MacKay) y Blake (Dean-Charles Chapman) tienen la nada fácil misión de entregar un mensaje que podrá salvar miles de vidas, pero para ello tendrán que atravesar territorio enemigo.

 

No hay más. La película se sustenta en la duda de si los soldados conseguirán cumplir la misión o no y veremos cómo atraviesan trincheras y territorios asolados para intentar llegar a su destino. Creo que es importante saber que, si acudimos al cine a ver esta película, no será por la trama en sí sino por la experiencia de vivir los horrores de la guerra casi en primera persona (es una forma de hablar, claro, porque no creo que haya comparación entre ver una película y vivirlo en persona).

La cámara acompaña a los chicos en todo momento y hay escenas claustrofóbicas y desagradables que expresan muy bien lo que sufrían los soldados en la guerra, pero también hay sitio para otros paisajes algo más amables que contrastan muchísimo con la desolación y la muerte que hemos vivido meros minutos antes. El equilibrio entre los dos tipos de escenas está muy bien conseguido y así la película no es en todo momento angustiante en sus casi dos horas de duración, por lo que se agradece de alguna forma.

Los actores principales son jóvenes pero cumplen muy bien con su papel, aunque no es que puedan hacer mucho con lo que se les ofrece en el guión. Uno de los soldados tiene algo más de experiencia que el otro, por lo que entre ellos hay también un contraste en la manera en la que se enfrentan a la misión y a la guerra. Están muy bien acompañados en diversas escenas por Andrew Scott, Colin Firth, Mark Strong y Benedict Cumberbatch, pero sus intervenciones son casi anecdóticas, pues apenas aparecen en una escena cada uno.

 

Hay algunas veces en que la música que acompaña a las escenas es... poco sutil (hay una escena en concreto en la que considero que es demasiado estridente) y en convivencia con los planos secuencia hay veces en los que no se logra conectar con los personajes puesto que la parte técnica es demasiado arrolladora. Eso sí, sin duda hay que darle buena parte del mérito de la película a su director de fotografía, Roger Deakins, así como a los encargados de localizar los paisajes en los que se desarrolla la acción.

En definitiva, 1917 es un alarde de tecnología (y buen planeamiento para conseguir rodar tantos y tan largos planos secuencia), pero no deja de ser una cinta cuya trama no tiene mucho que ofrecer. Está en las manos de cada espectador decidir si lo que ofrece es suficiente o no para considerarla una de las mejores películas del año.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.