12 Monkeys 2×10: Fatherland

12 Monkeys 2x10: Fatherland

12 Monkeys 2x10: Fatherland

Series: 12 Monkeys

4.5 Stars

Summary

Cole quiere ir a 1957 a salvar al último Primario pero Ramse y Cassie se empeñan en ir a 1961 para averiguar más cosas sobre el Testigo.

Coder Credit

¿Hay algo más satisfactorio que ver cómo se cierran algunos círculos y todo encaja cuando hablamos de viajes en el tiempo? El capítulo de esta semana es satisfactorio y frustrante a partes iguales, pues no todo puede ir bien y las tensiones entre los protagonistas crecen hasta alcanzar niveles casi insoportables.

Berlín 2016. Olivia (en silla de ruedas recordemos) visita un laboratorio donde evidentemente, algo malo ha pasado. Pero no sabemos qué hace allí ni qué ha ocurrido pues inmediatamente, viajamos hasta 2044. Allí, Cole quiere volver a 1957 para parar la última paradoja que falta para estabilizar el Tiempo. Lo malo es que Cassie y Ramse quieren ir a 1961 para encontrar al doctor Kirchner que puede llevarlos hasta Titan y el Testigo y no hay tiempo ni personal para ambas misiones.

No sabemos bien qué trama Olivia...
No sabemos bien qué trama Olivia...

Al final, la decisión recae en Katarina, que ve más importante intentar salvar el Tiempo (pues se les está acabando y las nubes rojas están cada vez más cerca) que encontrar al Testigo. Y a 1957 que van Cassie, Cole y Ramse. O no, porque Ramse logra convencer al Dr. Adler de que haga cambios en los cálculos y los mande a 1961, y todo esto sin que se enteren Katarina y Cole hasta que es demasiado tarde.

Además de engañar a Cole, Ramse y Cassie lo drogan, lo dejan en el hotel y se marchan a Berlín, no sin antes robarle el dinero que tenía allí guardado. Cole no puede creerse que lo hayan dejado atrapado allí, sin siquiera poder seguirlos pero pronto recuerda al agente Gale del FBI al que conoció en 1944 y decide pedirle ayuda. Gale acepta ayudarlo pero le advierte de que el Mossad anda detrás del doctor Kirchner y no va a ser nada fácil llegar hasta él.

En Berlín, Ramse y Cassie encuentran al doctor, pero el Mossad también y claro, no pueden hacer nada contra ellos y acaban secuestrados e interrogados no de muy buenas maneras. Lo único que quiere el Mossad es acabar con el doctor por crímenes de guerra y Gale hace bien en suponer que los amigos de Cole acabarán muertos si no llegan a tiempo de sacarlos del aprieto.

Cole le pide ayuda a Gale, por el que ha pasado bastante el tiempo
Cole le pide ayuda a Gale, por el que ha pasado bastante el tiempo

Pero justo en el momento preciso, Cole aparece y aparte de salvarlos, les explica que la única razón por la que aparecía la palabra “Titan” en el documento censurado de la CIA era porque ellos mismos habían hablado de Titan cuando fueron allí. Vamos, que es un círculo vicioso que no lleva a ningún sitio. ¿O sí que ha servido para algo el viaje? Cassie se percata de que Kirchner lleva un colgante con el símbolo ¡de Titan!

Empiezan a aclararse varias cosas… o a liarse más. Resulta que Kirchner es el responsable de las mutaciones genéticas que poseen los Mensajeros y promete llevarlos a su laboratorio si lo dejan irse después. Hay un pequeño detalle… el laboratorio está al otro lado del muro de Berlín, que se está construyendo ahora mismo. Logran cruzarlo con bastante dificultad, y encima, en el proceso, muere el agente Gale, aunque seguro que no será la última vez que lo veamos pues cuando se reunió con Cole, dio a entender que no era la segunda vez que se reunían, sino que se había convertido casi en un hábito.

En el laboratorio, Kirchner les presenta a “La Muestra”, o sea el primer Mensajero creado. Supongo que al ver que es una niña, a todos se les quitan las ganas de matarla y no saben muy bien qué hacer, pero Cole quiere llevársela de allí antes de que la encuentre el Ejército de los 12 Monos. Es demasiado tarde, pues Vivian (la Mensajera que conocieron en 1944 y madre del “hombre pálido”) ha llegado con la intención de llevarse a la niña consigo.

Vivian llega para triunfar
Vivian llega para triunfar

En una pelea en la que el tiempo se les acaba pues volverán a 2044 en cualquier segundo, Cole no logra que Ramse le haga caso y pierden a la niña, pues Ramse está obsesionado con “la palabra del Testigo” que está allí en el laboratorio y que si recordáis, es el documento que vio Jennifer en un capítulo anterior donde venía la fecha de su muerte. Ramse logra coger un trozo del papel, exactamente el trozo donde está referenciado “Titan”, justo antes de desaparecer delante de Cole.

Kirchner muere en la pelea y Cole desaparece también después, reapareciendo en 2044 y bastante cabreado. Y no es para menos, pues gracias a la traición de sus amigos, no han logrado parar la paradoja y vemos como las nubes rojas se acercan inexorablemente a la base donde se refugian. ¿Cómo van a librarse de esta? Por el momento, Cole ordena que arresten a Ramse y Cassie, y Katarina accede a ello, pues pueden haber causado mucho daño con su obsesión por matar al Testigo. La amistad entre los tres se ha llevado un buen varapalo y Cole no sabe cómo va a poder confiar en ellos otra vez.

¡TENSIÓN!
¡TENSIÓN!

Por otro lado, vemos cómo Vivian se encarga de criar a la niña, que crecerá para convertirse en… ¡Olivia! Olivia había vuelto al laboratorio donde había estado prisionera y presenciamos cómo su ADN mejorado le permite levantarse de la silla de ruedas, pues tiene poderes de curación y envejece mucho más lentamente que el resto de los humanos, entre otras cosas. ¿Qué tramará ahora Olivia?

Y por cierto, también asistimos a un intento de declaración romántica entre Deacon y Cassie, pues Deacon, animado por otros camaradas, decide contarle a la chica lo que siente. Sin embargo, si Cassie no tuvo tiempo para las declaraciones de amor de Cole, no lo tiene tampoco para las de Deacon, al que para antes de que diga demasiado.

Al final es ella quien nos cuenta lo que pasó entre ambos: se liaron una noche y aunque para ella no significó nada (o eso dice), para él sí. Deacon la deja sola con un comentario un poco duro aunque certero: ahora encajas muy bien en el 2044, Cassie. Veremos qué pasa con Cassie y su actitud de chica dura a la que no le afecta nada y hace lo que quiere sin importar las consecuencias. La verdad es que echo algo de menos a la antigua Cassie. ¿Y vosotros?

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.