Yo no soy Madame Bovary

Yo no soy Madame Bovary

Yo no soy Madame Bovary

3 Stars

Summary

Li Xuelian monta un falso divorcio para obtener un segundo apartamento, pero su marido se vuelve a casar inesperadamente. Después de recurrir al juzgado sin éxito, Li emprende un absurdo periplo de diez años.

Coder Credit

Tras triunfar en el Festival de Toronto con el premio FIPRESCI, y en el Festival de San Sebastián llevándose dos Conchas de Oro, a mejor película y mejor actriz, Yo no soy Madame Bovary llega a España. La película de origen chino dirigida por  Xiaogang Feng se estrena en las salas de cine el 10 de marzo.

Li Xuelian (Bingbing Fan), ha sido engañada por su marido y ahora busca justicia. Con el intento de montar un falso divorcio para conseguir un segundo piso, el marido de Li (Chengpeng Dong) termina librándose de ella y encuentra el amor en brazos de otra mujer. Ante esta traición, Li buscará la forma de reclamar el divorcio, ya que según había apalabrado con su marido, el divorcio no era más que una estrategia para conseguir el piso. Tras esto, ellos volverían a estar juntos.

Sin embargo, a ojos de un abogado el divorcio es completamente legal y al contener la firma de ambas partes no hay forma de revocarlo. Pero Li no se va a quedar de brazos cruzados, acudirá a donde haga falta con tal de encontrar la forma de solucionarlo. Perseguirá a los altos cargos de la provincia mientras intenta ser silenciada por estos, pero terminará llevando su caso al gobierno. Su sed de venganza se propagará hasta la actualidad, 10 años más tarde Li sigue buscando justicia para su caso.

Yo no soy Madame Bovary representa la lucha de la mujer frente a todo el poder de un país. La travesía de Li peca en un principio de absurda, mostrando al personaje como una mujer insatisfecha que se manifiesta porque le ha dejado su marido, pero una confesión del final de la cinta da un sentido mucho más racional a esa lucha. A pesar de la ironía con lo que es tratada toda la película, nos encontramos a una mujer fuerte, insistente y luchadora que no siente temor frente a los que tienen el poder, y ver ese personaje en una película china es lo que da tantos puntos positivos a esta película.

La historia está llena de personajes que van cambiando debido al espacio temporal de 10 años que tiene la película. Son pocos los que se mantienen en el "pasado" y el "presente", pero quién destaca por encima de todos es Bingbing Fan. No me extraña que se haya llevado un premio por su actuación, ya que en ambos tiempos consigue mantener el personaje de Li a pesar de la diferencia de edad. La rabia y la desesperación no son las mismas para Li hace 10 años como en la actualidad, y eso lo muestra muy bien la actriz que encarna este personaje.

La dirección de la película es muy peculiar. El director juega con un marco que reduce la visión de la pantalla completa, pero que en ningún momento impide ver la escena con claridad. Es un recurso raro que al espectador le resulta inusual, pero Xiaogang sabe jugar con ello. El marco varía según la ubicación de la trama y lo usa para darle un significado. Como he dicho en ningún momento se siente que quedan partes ocultas, al contrario, podemos contemplar la escena con total libertad.

A esa dirección le acompaña una fotografía de lo más bonita y cuidada. La imagen juega mucho con las tonalidades verde y tierra pero sin llegar a ser monocromático. Además se funde muy bien con la ubicación, ya que el pueblo donde sucede gran parte de la película destaca por sus bellos paisajes. Los colores, al igual que el marco, cambian cuando la trama transcurre en Pekín, cambiando el círculo por un rectángulo y el verde y tierra por un rojo y amarillo.  La banda sonora también se une a ese juego de ubicación, ya que apenas está presente más allá que cuando se cambia el marco.

Sin embargo, donde decae la película es en el ritmo. La cinta está divida en dos partes: un pasado que narra el comienzo de la lucha de Li, y la actualidad 10 años más tarde. La primera parte dura algo menos de una hora y muestra un ritmo muy dinámico, posiblemente gracias a la ironía y los toques cómicos que compensan la frustración del personaje de Li. En cambio, la segunda parte que abarca más de una hora y se vuelve pesada, influida principalmente por la pérdida de esos ingredientes que mejoraban tanto la primera parte. Ambas partes no se compensan y eso hace que la película no consiga dejar ese buen sabor de boca que provocaba en su inicio.

Yo no soy Madame Bovary muestra un personaje femenino fuerte e incansable con una dirección peculiar pero muy cuidada. Pero el ritmo de la película tira de todo eso dejando un sabor agridulce al espectador.

The following two tabs change content below.

Patri Alonso

Comencé a crear historias a los 13 años y desde entonces no he parado. Ahora escribo sobre las historias de los otros. Me verás frikear sobre cine, serie, literatura y arte. Penny, todo es mejor con bluetooth. Amante de las sitcom y las series infantiles.

About Patri Alonso

Comencé a crear historias a los 13 años y desde entonces no he parado. Ahora escribo sobre las historias de los otros. Me verás frikear sobre cine, serie, literatura y arte. Penny, todo es mejor con bluetooth. Amante de las sitcom y las series infantiles.