Wonder Wheel. La noria de Coney Island

Wonder Wheel

Wonder Wheel

2.5 Stars

Summary

Mickey (Justin Timberlake), un socorrista de la playa de Coney Island relata su historia a través de los personajes que va conociendo. Ginny (Kate Winslet) es una antigua actriz frustrada, decepcionada con su vida y su matrimonio con Humpty (Jim Belushi) que vive a la espera de un príncipe que la saque de todo aquello.

Coder Credit

La cita anual de Woody Allen nos trasporta al Nueva York de los años 50, concretamente a ese parque de atracciones continuo al borde del mar llamado Coney Island.

En ella, un socorrista con aspiraciones literarias (Justin Timberlake) nos relatará una historia de la que fue protagonista involuntario y que le relacionó con una mujer infelizmente casada llamada Ginny (Kate Winslet).

La historia comienza con la llegada de una bella joven asustada (Juno Temple) que llega con lo puesto a Coney Island en busca de un padre con el que no se habla desde hace años (Jim Belushi) y huyendo de un marido que la ha amenazado de muerte. Su llegada será recibida con regocijo por parte del padre pero con recelo por parte de Ginny, la nueva esposa de éste, que no quiere verse envuelta en problemas.

Virginia, Ginny, es la atribulada protagonista de la peor obra de teatro que podría imaginar. Antigua actriz de medio pelo en obras de provincia que con pequeñas sustituciones consiguió sentirse una estrella durante un breve tiempo. El tiempo que tardó el mundo del espectáculo de escupirla. Lo que le queda ahora es un matrimonio infeliz que funciona como un castigo autoimpuesto al haberse cargado la relación con el amor de su vida por haber sido demasiado egoísta. Del mismo modo siente que su hijo pirómano empedernido está constantemente vengándose de ella y reclamando su atención por su negligencia como madre y como esposa. Una carga que se pone sobre sus hombros para poder interpretar ese papel de víctima atormentada con tendencia al alcoholismo que interpretaban las grandes actrices como Vivien Leigh o Bette Davis y así sentirse más interesante.

Pero una mañana de lluvia en el que la playa está desierta y Coney Island más tranquilo de lo habitual algo cambiará para ella y sentirá que tiene una salida, y que un hombre la rescatará de su insoportable existencia y le proveerá de la vida que cree que merece realmente.

Si hay algo realmente inoportuno en "Wonder Wheel", la cinta de Woody Allen que nos ocupa es que nos presente su película más machista precisamente en 2017. Sabemos que no es una perla, conocemos su historia personal y los pormenores de su obra, por lo que asumimos el aura de misoginia que se respira en sus películas. En algunas más que otras. Pero sabemos lo que es capaz de hacer, sabemos que es capaz de escribir papeles maravillosos para mujeres porque si algo tiene Woody Allen es una fascinación enfermiza con la mujer. Como la tenía Hitchcock. Y para bien o para mal, esto les convirtió en genios. Lástima que en este caso haya escrito un relato tan rancio como poco interesante y novedoso.

El caso es que "Wonder Wheel" no es ni más ni menos que el cuento de Blancanieves revisitado, donde el castillo es una noria que no deja de dar vueltas y la manzana es una pizza. La madrastra malvada es Kate Winslet, brillando como solo ella sabe hacer con personajes realmente desagradecidos, como esta Ginny que no soporta envejecer y a la que el espejito mágico le está diciendo que hay una nueva joven en el reino, su hijastra Carolina, que es más joven y bella y qu por ello le va a quitar a su príncipe. Entonces la madrastra tendrá que hacer uso de todas sus malas artes para impedir que eso ocurra.

Es más que probable que en los años cincuenta hubiera más de una Ginny, una mujer a la que educaron diciéndole que su valía radica en su belleza, y que debe aprovechar mientras sea joven para atrapar a un hombre. Pero es una historia tremendamente inoportuna hoy en día, y la ficción reciente ha demostrado que es compatible retratar épocas machistas dándoles un giro de empoderamiento e inspiración para la mujer (como se hizo en "Mad Men", o en películas como "Lejos del cielo").

Los hombres en esta historia pintan poco. Son el objeto de deseo o de sustento de las mujeres y sus personajes carecen de interés en tanto que viven sin preocupaciones ni obstáculos a batir, como buenos privilegiados. Pueden golpear a su mujer sin que tenga consecuencias o jugar a dos bandas con los sentimientos de dos mujeres y seguir siendo vistos como hombres de bien e incluso deseables. Las figuras masculinas de la película sí que son reconocibles hoy en día, dado que el hombre como figura no ha evolucionado demasiado en las últimas décadas. Simplemente porque no lo ha necesitado.

Así que mientras se sigan perpetuando los mismos estereotipos en películas como esta, culpabilizando a las víctimas de violación en los medios de comunicación y criando a nuestras hijas e hijos de manera distinta en pos de su género, la noria seguirá girando al son de esa insoportable musiquita como la que sonaba en la película y que nunca nos podremos sacar de la cabeza.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.