White Famous 1×01 y 1×02: Pilot y Heat

White Famous 1x01 y 1x02: Pilot y Heat

White Famous 1x01 y 1x02: Pilot y Heat

Series: White Famous

3 Stars

Summary

Floyd Mooney (Jay Pharoah) es un hombre negro que trata de hacerse famoso en Hollywood tras su éxito como monologuista en pequeños bares. Lo que no sabe es que para llegar a ser una estrella tendrá que enfrentarse al racismo social y cultural de directores y productores. 

Coder Credit

Showtime estrenó el pasado día 15 de octubre su nueva comedia 'White Famous'. Protagonizada por Jay Pharoah (Satudary Night Live) y basada en la vida del famoso actor Jamie Foxx, la serie prometía ser otra bofetada más al racismo estadounidense, concretamente al de Hollywood, y aunque está claro que eso lo ha conseguido, la serie peca en demasiadas ocasiones de un humor que parece sacado de los años 80.

Sobre el papel White Famous era tentadora. Floyd Mooney (Pharoah) es un hombre negro que trata de hacerse famoso en Hollywood tras su éxito como monologuista en pequeños bares,  mientras lidia con el racismo de productores y directores a los que les debe consentir su comportamiento si quiere llegar a ser alguien en ese mundo. Hasta aquí todo bien, incluso puede ser mejor ya que el agente de Floyd es Malcolm (Utkarsh Ambudkar), un indio empeñado en conseguir lo mejor para su cliente. La diversidad de la serie ya era un gran aliciente y desde luego las bromas entre ambos sobre su color de piel es lo mejor de ambos capítulos, "Tu lidias con la policía y yo con los agentes de aeropuerto" le dice Malcolm a Floyd.

Entonces, ¿cuál es exactamente el problema de White Famous? Pues que juega con ciertas bromas de forma muy poco inteligente y algunas, refritas desde hace décadas, más que provocar la risa lo que hacen es dar vergüenza ajena. Me refiero, concretamente a aquellas que tienen como centro a las mujeres. No solo se las sexualiza en todo el episodio piloto (la gran aparición de Jamie Foxx tiene que ser acostándose con una mujer totalmente desnuda mientras él está completamente vestido salvo por una especie de faldita), sino que hay varias bromas de mal gusto sobre acoso -incluida una sobre Bill Cosby- y de forma general la trama del primer episodio gira en torno a si Floyd aceptaría o no un papel para una película con Foxx en el que interpretaría a una mujer. Ni voy a entrar a debatir en el tema de cómo de bien está que un hombre interprete a una mujer, porque al fin y al cabo entiendo que estamos hablando de una comedia, pero lo que ya me parece inaudito son los motivos por los que Floyd se niega, véase, siente que si se pone un vestido perderá su virilidad. Esto acaba representándose en una especie de sueño donde Floyd se ve con el susodicho vestido para corroborar que sus genitales ya no están, vamos que parece un Ken. La transfobia implícita aquí no se arregla con un par de bromas y risas y no siempre vale escudarse en el "es comedia". Pero ese ya es otro debate sobre los famosos "límites del humor".

Y es que, aunque las comparaciones son odiosas, muchos esperábamos de White Famous, algo así como un Atlanta de ricos. Sabíamos que no tendría el mismo nivel pero mientras la serie de Donald Glover sabe jugar con las ironías o dobles sentidos, la serie de Foxx pierde a raúdales cuando elimina cualquier conversación sobre racismo.

Es por eso mismo que el segundo capítulo de la serie mejora considerablemente la opinión que nos podemos hacer de ella. Tras haber participado en la película de Jamie Foxx -aunque no cómo mujer- Malcolm presiona a su cliente para que acepte algún trabajo en la televisión, ahora que está de moda. Esto le llevará a encontrarse con el director Teddy Snow (Michael Rapaport), que quiere hacer un programa sobre un grupo de punk-rock de los 80 compuesto por negros y quiere a Floyd como protagonista. Los extraños métodos para hacer que Floyd se meta en el papel y la actuación -aprobada con nota- de Rapaport elevan el nivel de la serie y casi hacen que nos olvidemos de lo que vimos hace 30 minutos.

Por otro lado 'Heat' también se centrará en la relación de Floyd con la mujer de su hijo Sadie (Cleopatra Coleman), pues aunque ambos están separados todavía hay demasiadas puertas abiertas entre ambos. A eso tenemos que sumarle el gran trabajo de Lonnie Chavis (This Is Us), como el pequeño Trevor y que demuestra que este niño puede tener la carrera que quiera cuando crezca.

El reparto se completa con Jacob Ming-Trent, que interpreta a Ron Balls, compañero de piso de Floyd y su guía espiritual, que también da unos buenos toques de humor y termina de cerrar una serie dónde los personajes principales y secundarios parecen bien anclados en su papel.

White Famous prometía más. Prometía más risas y quizás, más crítica social. La serie no ha sabido medir el tono de humor en un primer episodio que impacta negativamente y aunque se recupera en el segundo, habrá que ver si eso es suficiente para convertirla en una verdadera serie de humor.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.