Vulcania

Vulcania

Vulcania

3 Stars

Summary

En un paraje desconocido y aislado de cualquier civilización, los habitantes de una pequeña población llamada Vulcania viven dedicados exclusivamente al trabajo en una mina, sin poder acercarse a la frontera que les mantiene separados del resto del mundo.

Coder Credit

Los habitantes de Vulcania, en lugar de plantearse qué hay pasada la frontera que no pueden cruzar, a base de consignas repetidas hasta la saciedad y el temor a lo que puede ocurrir si no mantienen el fuego de la mina encendido, seguirán con su miserable existencia.

Esta situación, que ya es bastante curiosa de por sí y nos introduce en el mundo de las distopías, incluye otros elementos llamativos. Destaca sobre todo el hecho de que los habitantes de Vulcania están diferenciados en dos grandes familias, que son las que suponen la base de su sociedad. De este modo, partiendo de frases como “la existencia sólo es posible con el esfuerzo de las dos familias”, los habitantes de Vulcania cumplen con su trabajo pero sin poder relacionarse los integrantes de una familia con los de la otra.

hqdefault

Tiene lugar así una división absoluta entre los habitantes de Vulcania donde cada casa, tienda e incluso persona está marcada como integrante de una u otra familia, por medio de un símbolo distintivo. Así, en todo momento se sabe a qué familia pertenece cada individuo (amén de que no son muchos habitantes, con lo que todos se conocen), presentando una situación que recuerda tanto a los judíos de la Alemania Nazi, señalados con la estrella amarilla; como incluso la América de mediados del siglo XX, donde todo estaba dividido en “para blancos y negros”.

Ciertamente, esta visión de la sociedad es interesante y uno de los puntos fuertes de la historia, pero donde sorprende un hecho llamativo: ninguno de los habitantes se plantea siquiera la opción de cambiar su situación. Y es cierto que, a diferencia de los ejemplos presentados, al menos no existe un odio entre un grupo y otro, y no es que unos tengan más privilegios que otros; pero ni siquiera se atisba una pequeña curiosidad por saber qué pasaría si la situación cambiara.

065131

Nos encontramos así con un conformismo brutal, que no deja de ser la regla que rige la vida de todos los ciudadanos, amparados en que tal vez su existencia sea miserable (todo el día trabajando en la mina y sin poder hablar o siquiera mirar a la otra mitad de la población), pero que no deja de ser lo único que tienen, con lo que para qué quejarse o intentar cambiar las cosas.

Pero lo cierto es que sí que pueden cambiar las cosas. Eso es lo que piensa Jonás (Miguel Fernández), uno de los trabajadores de la mina que además se ocupa de la parte más peligrosa de la misma: el llamado “agujero” donde la fuerte imantación a la que está sometido todo el día está empezando a afectar a su propio cuerpo.

3

Pero eso no es lo único extraño que le ocurre a Jonás, y motivo por el que es el único que parece querer ver luz más allá del túnel. También está el hecho de que hace un año su mujer e hijo murieron en un accidente donde Marta, una de las integrantes de la otra familia de Vulcania, también perdió a su marido, quedándose completamente sola.

Esta necesidad de ayudar a Marta (Aura Garrido), que está sola e indefensa, aumenta cuando descubre que el hombre que dirige la vida en Vulcania está muy interesado en ella… Así es. Como en toda buena distopía, por un lado está la sociedad sometida y por otro los hombres tras la cortina. Y en este caso será un hombre que guarda más de un secreto, tanto sobre su propia vida en el pueblo y la mina, como especialmente sobre lo que hay fuera de la frontera; ya que es el único que ha visto vida más allá de Vulcania.

vul34

¿Qué hay más allá de Vulcania? Como en toda distopía, la respuesta es sorprendente y lógica a un tiempo, pero que tal vez no convencerá a todo el mundo. En mi opinión, más que ese famoso secreto que tratan de ocultar los que están al mando, lo que me ha dejado un poco vacía es que no se llega a explicar del todo por qué hacen lo que hacen.

Es decir, vemos las consecuencias de una vida que más parece una dictadura y donde la propaganda y las consignas repetidas hasta la saciedad son las claves para que los ciudadanos mantengan esa vida anodina y sin crear problemas. Pero por qué ocurre esto o quién ideó este mundo aparte son respuestas a las que no se termina de dar una explicación, y motivo por el que muchos espectadores se quedarán con la sensación de que falta algo.

vulcania-7

Quitando eso, y aunque en ocasiones el ritmo de la trama sea más lento de lo deseable, no hay que negar la indudable calidad técnica y de los actores, capaces de crear una nueva visión de otra realidad, amparada en este caso en cómo sería la vida en una sociedad donde los propios habitantes son los primeros en no plantearse si su vida puede mejorar, o que directamente nunca se preguntan por qué ocurren las cosas.

Interesante para abrir un debate que puede alargarse por horas.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.