Vuelve Pelis y Tuits con TOC TOC

El último Pelis y Tuits se ha celebrado en una fecha tan señalada para el cine como es La Fiesta Del Cine. Tres días para ver todas las películas que hay en cartelera por sólo 2.90€ y entre las que, por supuesto, se encuentra TOC TOC, la comedia que en su primer fin de semana arrasó en taquilla, y cuyos protagonistas tuvimos la suerte de contar como invitados: el director Vicente Villanueva y la actriz Inma Cuevas.

Son muchos los puntos que tiene a favor TOC TOC. De entrada, es una película coral en la que están algunos de los actores más conocidos de la comedia: Paco León, Adrián Lastra, Rossy de Palma, Alexandra Jiménez y un largo etcétera. Además es la versión de una obra que teatro que llega avalada por crítica y público con años triunfando en los escenarios. Y por último tenemos un tema que se presta muy bien a la comedia, como es el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), pero que tanto su director como sus actores han conseguido tratar muy bien y de manera elegante, sin pasar por el ridículo.

Partiendo de una obra de teatro que había triunfado, quisimos preguntarle a Vicente Villanueva, sobre el proceso de transformación de esa obra de teatro en una película.

Este ha sido mi tercer largometraje y en él me ha ocurrido algo muy extraño para un director, que es que te ofrezcan hacer una película y donde además había una obra de teatro desde la que partir para hacer el guión de la adaptación.

Así que fui a ver a la obra de teatro para meterme en escena y conocer más del TOC. Pero al verla también me permitió hacerme una idea de cómo quería rodar la película, ya que la rodé como si fuera una obra de teatro pero donde no quería que se repitiera todo el rato la misma situación o se viera el mismo escenario, y que era precisamente lo que podía aportar como nuevo al ser una adaptación cinematográfica.

Con respecto al rodaje Inma Cuevas quiso profundizar un poquito más:

Yo ya había trabajado con Vicente en el corto de " target="_blank" rel="noopener">“Meeting with Sarah Jessica”, que es un corto que recomiendo muchísimo que veáis (lo podéis encontrar en Youtube), porque es sorprendente que, siendo un corto de 2013, narre una situación tan de actualidad como es el tema de la independencia de Cataluña. Casi se puede considerar como un corto visionario

Así que, después de trabajar con él en Meeting with Sarah Jessica, para mí fue un honor que me llamara para ofrecerme el papel de Tiffany, siendo además un personaje que me dijo que había creado expresamente para mí, pues en la obra original apenas tiene un par de líneas, mientras que en la película es uno de los personajes en torno a los que gira toda la historia. Ella es la secretaria de la clínica a la que acuden todos los pacientes que tienen el Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Y con respecto al rodaje, que fue muy peculiar, recuerdo que el primer día Vicente hizo una cosa curiosísima, que fue ponernos el plano de la clínica en la que iba a desarrollarse la historia, y entonces nos dio los avatares de los distintos personajes que participaríamos en la historia y los fue moviendo por el plano de la clínica para que viéramos por dónde se iban a mover.

Quise rodar de esa manera porque para mí era fundamental que toda la historia transcurriera en la clínica –comentó Vicente-. y para ello todos tenían que conocer muy bien ese escenario. No quería que fuera una comedia convencional pero tampoco quería que pareciera una obra de teatro, y creo que lo he conseguido.

Pero pese a ser una comedia consigues tratar el tema del TOC con bastante elegancia, sin tirar hacia el ridículo, que podría ser lo más sencillo y lógico con esta historia.

Precisamente lo que quería era ahondar más en ese trastorno. Esa es precisamente una de las cosas que sólo se podía conseguir con la película, ya que con la obra de teatro es más difícil profundizar en por qué existe ese trastorno, y eso es lo que hace que en el teatro se recurra más a los gags.

Pero como yo no quería eso, sino que lo que quería era profundizar más en la enfermedad para de ese modo darle más visualidad a este problema, y siempre con respeto. Por ello, además de ver la obra de teatro, conté con el asesoramiento de una psicóloga que trataba a este tipo de pacientes. Ella fue la que me ayudó a darle más realismo y que no se me fuera demasiado la mano con la comedia.

Porque lógicamente esta es una comedia y hay que saber reírse del problema, pero como también quería darle ese realismo, todo el guión se hizo contando con su aprobación, ya que ella era la primera que veía cuándo una escena estaba siendo demasiado histriónica para tratarla con ese respeto que buscaba.

¿Y qué otras diferencias has visto a la hora de adaptar la obra al cine?

Sobre todo he podido jugar mucho más con la cámara, que es algo que en la obra de teatro es imposible de conseguir. Y luego está la posibilidad de crear un mundo nuevo gracias a todos los decorados de la clínica, que es algo que con la obra de teatro no se podía conseguir.

Pero al mismo tiempo que hacía la adaptación de la obra y sabía qué cosas quería cambiar porque sabía que quedarían mejor, como fue el caso del personaje de Tifanny, también veía que había escenas que era imposible reflejar en la película, como es por ejemplo una escena en la que están todos los personajes jugando al monopoly, y que en la película se haría eterna. Pero a cambio estaba por ejemplo el monólogo de Lili, que tenía que estar sí o sí en la película.

¿Cómo fue el rodaje para una actriz que también ha triunfado en el teatro?

El rodaje fue fantástico porque Vicente nos permitió mucho juego dentro de la improvisación, lo que nos ayudaba a aportar nuevas cosas al personaje. Pero por otro lado siempre digo que un rodaje es una especie de pacto entre todas las personas que forman parte de la película, tanto actores como directores, y por eso era muy consciente de que aunque tenía la opción de improvisar, Vicente era el que tenía la última palabra. Porque él no dejaba de ser el director y quien tenía toda la visión de conjunto.

Lo que hacía muchas veces –bromeó Vicente- era dejarles que hicieran lo que quisieran fuera de las cámaras, cuando no estábamos rodando, y así se relajaban un poco y luego me dejaban hacer a mí lo que quisiera.

Y después de haber triunfado con tus últimos trabajos en la televisión, ¿se nota mucho la diferencia con respecto a rodar para el cine?

En ese sentido yo he tenido mucha suerte, porque en las distintas series en las que he participado tampoco he notado mucho esa diferencia con respecto al cine. Sí que es verdad que el rodaje de una serie lleva mucho más tiempo que una película, donde a lo mejor tan sólo estás un par de semanas, pero para mi la principal diferencia es cómo te preparas el personaje. P

orque en la serie cada semana de rodaje vas descubriendo más cosas de ese personaje que te ayudan a desarrollarlo, hasta el punto de que hay veces que cuando surgen situaciones concretas ya sabes cómo va a reaccionar tu personaje sin necesidad de leer el guión. A cambio, en el cine es más un proceso previo de construcción de ese personaje, que es mucho más completo que el que llevas a cabo al inicio de una serie, pues en cuanto comienza el rodaje de la película ya no hay tiempo para meter cambios.

Por último, y tal vez porque en TOC se usaba la comedia para tratar con respeto un tema tan serio como es el Trastorno Obsesivo Compulsivo, el último Pelis y Tuits cerró con un tema tan de actualidad y serio como es el escándalo Weinstein y que ha sacudido a toda la industria de Hollywood. Quisimos saber la opinión de Inma Cuevas como actriz y como mujer.

Realmente lo más sorprendente de toda esta historia es que fuera un secreto a voces y que Hollywood fuera capaz de frivolizar durante los Oscars con la entrega de premios que sabía que habían sido otorgados a dedo, y encima con acoso a actrices de por medio. Pero lo realmente triste es que eso haya existido durante años y que es algo que existe en todos los trabajos en los que la mujer no es tratada como un igual.

Y creo sinceramente que, aunque es verdad que los actores en general, por su trabajo, se ven expuestos, eso no justifica ni mucho menos que una persona pueda tocar a una actriz sólo porque es mujer y él es el que está al mando. Pero mientras la mujer no consiga ser vista como un igual y deje de ser tratada como un objeto, y sólo cuando la mujer tenga mucho más poder que el que tiene actualmente, lamentablemente estas situaciones seguirán existiendo en el mundo.

Pero para no dejarnos con un mal sabor de boca, Inma se despidió de Pelis y Tuits recomendando ver TOC TOC, al ser una película "que te hace reflexionar y que tengas más empatía con la persona que tienes al lado, ya que en realidad todos tenemos nuestras manías".
The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.