Visita a los estudios de grabación de Harry Potter en Londres

Si sólo has visto las películas y visitas Londres, es una experiencia que no deberías perderte. Pero si además de eso has crecido con los libros, y por lo tanto también has visto las películas... estás obligado a ir. Y eso es así.

Si algo nos ha regalado el Reino Unido (o Inglaterra, cada cual coja el que más guste) es la obra de J.K. Rowling, Harry Potter. Esa saga de siete libros con la que hemos crecido dos generaciones – por ahora – y que no deja de levantar pasiones. Y yo, que me incluyo entre las personas a las que estos libros hicieron crecer, no podía sino visitar sus estudios la última vez que estuve en Londres. Así que, primera y principal, siento salir en algunas de las fotos... y aclarar, y esto es MUY IMPORTANTE: el copyright (©) que aparece en las fotos hace referencia a la fotografía en sí. Los derechos de autor relacionados con Harry Potter y los estudios de grabación pertenecen por completo a Warner Bros. y J.K. Rowling.

En 2001 se estrenó la primera película de la saga, Harry Potter y la Piedra Filosofal. Warner Bros. productora encargada de toda la saga, mantuvo con muy buen atino los títulos de los libros, y nos fastidió la vida para siempre. Si hasta el momento todo el universo de Hogwarts sólo había estado en nuestra imaginación, ellos le dieron forma y nos lo mostraron, por todo lo alto. Y ahora se pueden visitar todos esos emplazamientos muy cerca de Londres.

¿Cómo llegar desde Londres?

Si tienes TODO el tiempo del mundo, cosa que no suele pasar, puedes coger un tren, un bus... y ahorrar sólo un poco para llegar hasta allí. Si vas para un par de días y quieres visitar los estudios, lo mejor es que vayas con el grupo organizado que sale desde Londres.

¡¡Cuidado!! que sea organizado sólo implica la ida y vuelta en autobús (ya que hay casi una hora de trayecto), y la entrada. Dentro puedes ir y venir como gustes, tomándote todo el tiempo que quieras.

¿Dónde compro las entradas? ¿Y el billete de autobús? ¿Puedo ir sin entrada a ver qué cae?

NO se puede ir al estudio sin haber comprado antes las entradas. Os gastaréis un dinero innecesario para luego no poder entrar. No es un parque temático, son unos estudios de grabación, por lo que sin entrada, no se puede acceder. Al tratarse de un recinto cerrado, para controlar la cantidad de gente que se encuentra dentro en todo momento, hay unos tiempos de entrada y de salida.

Si queréis ir por vuestra cuenta, la página de los estudios os vende la entrada en Warner Bros. Studio Tour y está muy bien si estáis viviendo allí, si estáis de viaje, la propia productora os recomienda el transporte con la compañía Golden Tours.

Fue con estos con quienes fuimos nosotras, y la verdad es que fue todo estupendo. La ida y la vuelta se hace un autobús de dos pisos, forrado por fuera con carteles de la saga. Te recogen en el centro comercial que hay al lado de Victoria Station, y te dejan en la puerta de los estudios. Ellos son también quienes al subir te darán un sobre con las entradas, ya que en su precio entra el transporte y las ansiadas entradas.

¿Qué voy a encontrar en los estudios?

Para no haceros spoiler de algunas de las cosas que más no impactaron, os diré que la entrada no revela NADA de lo que vais a experimentar dentro. Si cogéis la entrada de primera hora (el estudio abre, como casi todo en Londres, a las diez de la mañana) tendréis que madrugar y mucho, pero no hay problema porque nada más entrar tenéis un Starbucks para poder desayunar.

En todo el recinto sólo se puede comer en dos zonas, en esa cafetería de la entrada, y en otra que hay a mitad del recorrido. Se puede llevar comida de fuera, sin problemas, pero no se puede consumir durante la visita, sólo en las cafeterías.

Además, antes de entrar hay un guardarropía completamente gratis donde dejar mochilas, chaquetas, y todo aquello que no queramos cargar durante la visita. En nuestro caso, mi amiga y yo íbamos con el uniforme de nuestra casa favorita. Así que dejamos todo en el guardarropía salvo la cámara de fotos y la cartera (que llevaba yo bajo la capa en una mochila minúscula).

No se trata de un museo, sino de unos estudios de grabación, por lo que no hay mil carteles explicándotelo todo. Sí es posible acceder a una audio-guía que lo hace, pero sólo está en inglés. Sin embargo, si te gusta la saga lo suficiente como para visitar el lugar, dudo que la necesites. Nosotras no la cogimos y fuimos más que felices recorriéndolo todo.

Las únicas zonas donde NO se pueden hacer fotos es en aquellas en las que hay fondo verde. Pero sólo son dos, en el resto del estudio se pueden hacer tantas fotos como se quiera.

La visita

Después de una breve explicación por parte de los trabajadores de cómo comportarnos en los estudios, y de ver un breve vídeo explicativo en inglés, entramos a Hogwarts por las puertas del gran comedor. Y es impresionante.

01
La entrada al gran comedor, y a los estudios. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Si habéis estado sabréis que la entrada no es del todo así, pero dejemos que todo el mundo disfrute de la sorpresa como nosotros lo hicimos. Una vez abiertas las puertas del gran comedor, podemos movernos por todo éste sin ningún problema. A los laterales se han desplazado las mesas de las cuatro casas, y podemos ver parte del vestuario que se ha empleado en las películas.

El vestido de la dama gris, en el gran comedor. Dónde sino... Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
El vestido de la dama gris, en el gran comedor. Dónde sino... Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 

En la mesa de los profesores pueden verse los atuendos de los mismos, siempre expuestos en maniquís sin rostro. Un punto a favor de la organización, pues si llegan a poner reproducciones de cera de los actores, hubiera dado mucho miedo...

03
Un buen rato intentamos descontar puntos rojos... pero no hubo forma. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

En esta fotografía podéis ver los contadores de los puntos de cada casa. Son como expendedores de chucherías gigantes... aunque por mucho que chillamos la cantidad de puntos que queríamos quitarle a alguna casa, no nos hizo caso... probablemente sólo funcione si eres profesor.

Justo antes de llegar a la mesa de los profesores, a la derecha, hay una mesa exactamente igual que las expuestas donde puedes sentarte, hacer fotos y hasta tumbarte... así que no hay problema para tener tu propia foto en el gran comedor.

La siguiente sala puede marear al principio, me explico: nada más entrar hay mucha explicación escrita (de la poca que encontraremos en toda la visita) y después hay muchísimas partes de distintos sets de rodaje. Por ejemplo, cosas que me sorprendieron – y a la vez me pusieron triste – la comida. El chocolate era de mentira.

04
Una desilusión ENORME, el chocolate era de plástico... Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Esta sala es como una serpiente gigante, es decir, siguiendo su recorrido vamos pasando por distintas salas sin dejar de ver las otras. No son habitaciones cerradas, así que desde unas vemos las otras. Además, hay algunas cosas que están sueltas por el centro del recorrido. Pero todas ellas se pueden fotografiar sin problema.

05
Lo siento... no tengo ninguna foto de la puerta donde no salga yo. Una Slytherin del montón. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Las habitaciones, como por ejemplo la sala común de Griffindor, o la habitación de los chicos de esa misma casa, el despacho de Dumbledore, o la clase de pociones de Snape, pueden visitarse pero siempre separados ligeramente por una valla. Con un poco de atino, las fotos salen como si éstas no existieran.

06
El despacho de Dumbledore, uno que me encantaría tener a mí también. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Además, como no hay límite de tiempo para estar en cada sala, cada visitante puede pararse donde más le guste. A nosotras nos costó mucho abandonar la clase de pociones.

07
El maniquí de Snape daba la sensación que te miraba como con desprecio... Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Personalmente, entre todas las maravillas que pueden verse en esta sala, en cuanto a “objetos” me quedo con dos puertas: la de la cámara secreta, de la segunda película, y la de Gringotts que vemos abrirse únicamente en la primera película y que me parece una maravilla.

08
De nuevo yo en medio, haciendo una reverencia a la puerta de la cámara de los secretos. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

En esta sala podemos encontrar también una zona de duelos de varita. Una de las trabajadoras del estudio, ataviada con una capa de Hogwarts y con un par de varitas en el bolsillo. Insta a los visitantes a seguir una clase de duelo, frente a un espejo y una cámara. Nosotras no nos paramos a ello, pero la gente que lo hizo disfrutó mucho.

Por si alguien lo está pensando: NO, el estudio no está lleno de niños. Nosotras fuimos a primera hora de la mañana entre semana, por lo que era normal no encontrar casi niños, pero aún así... pensémoslo fríamente. Quienes hemos crecido con estos libros no somos ya tan pequeños, Harry y compañía crecieron, y nosotros también. Así que los niños pequeños alucinan cuando ven a los mayores disfrutar más que ellos. Sí, es para ellos, y sí, también lo disfrutan. Pero no tanto como nosotros. En nuestra visita, no éramos para nada las más mayores. Eso sí, las únicas con capa. El estudio no pone ningún problema para entrar disfrazados al estudio, y es de agradecer, y mucho.

09
La muy acogedora madriguera de los Weasley.  Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Además, los sets están montados no sólo con los personajes y sus vestuarios, sino que además ¡¡se mueven!! obviamente no todo, pero en la clase de pociones había una poción mezclándose sola en un caldero. Y en esta foto de aquí arriba, las agujas tejían solas, mientras un cuchillo cortaba a trozos una zanahoria. La casa de los Weasley era todo un show.

Poco a poco el estudio está añadiendo salas y sets de decorado, por ejemplo, en noviembre – si no recuerdo mal – se abrió el andén 9 y ¾, que ahora os enseñaré, además de un set al mínimo detalle como es la escena donde Voldemort reúne a sus más fieles seguidores...

10
Una reunión tensa. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Nagini es una reproducción a tamaño real que da escalofríos de lo bien hecha que está.

11
Hay que tener cuidado con Nagini. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

No importa que se vean los cables, esta escena te pone los pelos de punta en la pantalla, y también lo consigue en directo. Pese a ser maniquíes.

12
Hasta el último detalle de la escena estaba presente. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

En esta enorme sala hay una zona verde donde no se pueden sacar fotos ni vídeos pero donde podréis subiros en el Ford Anglia de los Weasley y en una escoba, y gracias al ordenador, podréis veros luego volar al igual que en la película. Obviamente, si después queréis una de las copias deberéis pagar. Aunque no vayáis a comprarlo, os recomiendo hacerlo porque es muy divertido y ver después el vídeo y las fotos siempre es risa asegurada.

Como he comentado antes, el estudio está ampliando la exposición. Una de sus grandes aperturas fue el andén 9 y ¾, además de la reproducción del tren, donde sí, se puede subir. Frente al tren hay una pared de ladrillo donde hay hasta cuatro “entradas” al andén. Como en todo el recorrido, es completamente gratuito hacer tantas fotos como se quiera. En el andén se encuentra además la primera tienda de regalos y recuerdos del estudio, 100% Harry Potter.

13
Gracias al señor que se ofreció a hacernos la foto, todo el mundo era majísimo. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 
14
De nuevo, siento que no haya una foto de la locomotora sin mí de por medio. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Después de estar más de una hora dando vueltas por estas zonas, llega el momento de coger un poco de fuerzas. Tras el andén hay un pasillo que nos lleva a la segunda cafetería. En ella podemos comprar cerveza de mantequilla, entre muchas otras bebidas, y comer lo que hayamos llevado de casa. También tienen comida para comprar.

15
Salgo horrible pero quería que viérais que se puede llamar con el Mapa del Merodeador mientras te tomas una cerveza de mantequilla. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

La cerveza de mantequilla es un tema a tener en cuenta, después de lo bien que nos la habían vendido en los libros y la película... a la gran mayoría de la gente no le gusta. La espuma está buenísima porque es 90% azúcar, pero el líquido... yo sigo teniendo sentimientos encontrados y todavía no sé si me gustó o no. Tengo que volver a ir para decidirlo.

Después de este descanso de unos quince minutos, que os recomiendo a todos que os toméis, salimos a la única sala que hay en el exterior. En ella se encuentran el autobús noctámbulo, la entrada de Privet Drive, el puente de Hogwarts y la casa de los Potter en Godric Hollow.

16
En la parte de atrás del autobús noctámbulo podéis subiros para hacer fotos.  Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 
18
Esa entrada que todos conocemos y adoramos. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 
17
Es posible correr por el puente de Hogwarts, y sacar fotos espectaculares si coincide que no hay nadie dentro en ese momento. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 
19
El puente al completo, a la derecha de la imagen podéis ver las escaleras por las que se bajan.  Y de fondo Godric Hollow y el autobús noctámbulo. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 
20
Godric Hollow es otro de esos sitios donde era imposible que Lorena o yo no saliésemos. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Además, en esa zona, se encuentran también las piezas de ajedrez de La Piedra Filosofal, la moto con sidecar del mejor guardabosques de Hogwarts, y de nuevo el Ford Anglia de los Weasley. Estos dos últimos están puestos expresamente para que los visitantes se suban y se hagan fotografías, ya que los originales están en exposición. Se trata de réplicas de hierro en las que hacer el tonto, siempre teniendo cuidado.

La siguiente sala, y aquí de nuevo entramos en el interior de los estudios. Está dedicada a los efectos especiales. En ella vemos vídeos, y tenemos explicaciones, de cómo se han hecho algunas de las criaturas más recordadas de la saga. Además, hay expuestas infinidad de figuras que se han utilizado para hacer realidad sus movimientos.

20
Y ésta es parte de la magia de los dementores. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 
21
Las fases de un hombre lobo. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.
 
23
Algo que me impactó mucho: Voldemort en su momento más débil. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Y cuando parece que ya no pueden haber salas grandes... se llega al callejón Diagon. Aunque no se entra por el Caldero Chorreante, sigue siendo igual de impresionante. El callejón tiene todas las entradas de los comercios que deberían encontrarse en él. Cuando se entra, lo primero que se ve es la puerta de Gringotts, y una vez se mira hacia arriba todo el callejón.

24
La entrada a Ollivanders, ¿quién no ha soñado nunca con entrar y saber qué varita le va a escoger? Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

No tengo ninguna foto del callejón al completo porque la verdad es que nos volvimos un poco locas dando vueltas por allí. Y las pocas que tengo están tan movidas que casi no se aprecia. Así que mi recomendación es ir y mejorar mis fotos.

25
Una servidora imitando lo que ve en la entrada de la tienda de los gemelos Weasley. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Casi no se aprecia, pero la tienda de Fred y George está presidida – la entrada – por un cabezón gigante que no deja de vomitar caramelos... entre otras cosas. Da algo de asco, pero al mismo tiempo impresiona. Es algo tan de los gemelos Weasley que todos parábamos allí a hacernos la foto de rigor.

26
La sastrería a la que todo buen mago o buena bruja debería ir. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Todas las tiendas que visita Harry durante sus cinco primeros años antes de empezar el curso, están presentes en el callejón. El día que los estudios sean capaces de abrir las puertas y reproducir las tiendas por dentro... eso ya será demasiado. Necesitaríamos dos días para verlo todo.

La última sala, porque sí, el estudio tiene fin, es una reproducción completa de Hogwarts. Con la que se han hecho los planos aéreos de todas las películas, y que algunos trozos han sido rehechos después del destrozo de la última parte de la saga. Esa maqueta quita el hipo.

27
Una vista casi aérea de Hogwarts. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Porque aunque parezca mentira, la maqueta es INMENSA y hay una gran escalera para ir dándole la vuelta. Para que nos entendamos, yo mido un metro sesenta y siete, y así quedaba yo al lado de la maqueta.

28
Sentirte pequeño nunca había sido tan gratificante. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Después de eso ya sólo nos queda pasar por un pequeño decorado lleno de cajas de varitas, como el interior de la tienda Ollivander. Para finalmente salir a la gran tienda de recuerdos con la que finaliza la visita.

No se puede describir lo suficiente lo mágico que es ese sitio. Si te has leído los libros debería ser obligada su visita. Y aunque entiendo que no todo el mundo que quisiera ir tiene el dinero para hacerlo, si vas a visitar Londres, ahorra y vívelo porque merece y MUCHO la pena.

Por mi parte, siento mucho haber tenido que meter fotos de mi visita para poder ilustrarlo, pero es que allí se disfruta tanto que me tuve que llevar a rastras hasta a mi amiga...

29
Vamos Lore, que perdemos el autobús de vuelta. Harry Potter © J.K. Rowling & Warner Bros.

Y si os lo estáis preguntando, sí... la mujer que sale de fondo trabajaba allí. Y sí, vino a felicitarnos por la foto. Así que ya sabéis, cualquier duda dejad un comentario y resolveré vuestras dudas. ¡¡Nos leemos!!

The following two tabs change content below.

Iria Ros

Obsesionada con que al final de cada historia explote algo y mueran todos... Y si pasa ¡¡me sorprendo!!. De gustos extremadamente variados, no hay historia a la que no intente darle una oportunidad, ya sea libro, cómic, serie o película.

Latest posts by Iria Ros (see all)

About Iria Ros

Obsesionada con que al final de cada historia explote algo y mueran todos... Y si pasa ¡¡me sorprendo!!. De gustos extremadamente variados, no hay historia a la que no intente darle una oportunidad, ya sea libro, cómic, serie o película.

2 thoughts on “Visita a los estudios de grabación de Harry Potter en Londres

  1. ¡Que chulada! A mí me encantaría ir y algún año lo conseguiré (ya cuando ahorre más iré a Orlando :P)
    Me ha encantado el artículo y con la foto final me he reído muchísimo jajajaja

    1. Pablo es una pasada… aish Orlando, Clara Orti me tiene amenazada con comprarle entrada si me toca la lotería. Ay, si me toca…

Comments are closed.