Vikings 5×03: Homeland

Vikings 5x03: Homeland

Vikings 5x03: Homeland

Series: Vikings

3.5 Stars

Summary

Los sajones se preparan para recuperar York de manos de los vikingos. Astrid llega a la ciudad de Harald y Floki sigue deslumbrado por los paisajes que está descubriendo.

Coder Credit

Curioso es cuanto menos que el capítulo de esta semana de 'Vikings' se titule Homeland (Patria), en un momento en el que parece que ninguno de nuestros protagonistas tiene una patria propia. Los hijos de Ragnar se encuentran en distintas partes del mundo, Floki sigue en su "Valhalla" particular y Astrid está con Harald en la que espera sea la capital de su reino.  Sin embargo lo importante de este capítulo es el poder de las ambiciones que se van abriendo paso de forma inexorable.

Con York como centro del capítulo, Vikings no pierde el tiempo en mostrar una de las batallas más esperadas de esta primera mitad de temporada (o al menos esa era la sensación después de los tráilers). Sabe que tras la marcha de Ragnar hay muchas personas que dudan si la serie debía o no continuar y no duda desde el primer momento brindar a los espectadores escenas de acción que nos dejan pegados a la pantalla. Ha llegado el momento de que los ingleses recuperen York, conocedores del punto débil de la ciudad planean atacarla con todas sus fuerzas, con el rey Aethelwulf y el obispo Heahmund al frente. Lo que no saben es que todo se trata de una trampa preparada por los norteños, que responderán con sus espadas, escudos y flechas.

La batalla es otra muestra de lo bien que sabe hacer estas escenas la serie, pero tampoco nos excedamos: hemos visto muchas batallas a lo largo de la serie mucho más espectaculares en todos los sentidos y desde luego si hay algo que la diferencia del resto es Ivar The Boneless. Ivar observa primero como transcurre la batalla desde lo alto de un torreón, pero todos sabemos que la guerra y la sangre está en su ADN así que no tardará en montarse en su carro y unirse a sus compañeros. Desafortunadamente el pobre acaba rápidamente en el suelo, con la cara llena de la sangre de sus enemigos, Ivar se coloca frente al carro: él solo frente al ejército inglés. Lo que era una muerte segura se queda en Alex Hogh Andersen deslumbrando y devorando a partes iguales la pantalla. Su rostro, su voz, paralizan tanto al ejército inglés como a nosotros: él es Ivar The Boneless y no puede morir. Su discurso dura lo suficiente para que llegue Ubbe con el resto de vikingos y la batalla se reanude de nuevo. El esperado encuentro con Heahmund se queda en un par de miradas desafiantes (y una risa diabólica de Ivar), una hilera de fuego les separa y  ante la inferioridad del ejército inglés y la herida que sufre el hijo del rey, Aethelred, estos se retiran. Pobre Aethelred, su futuro en la serie corre demasiado peligro ante el protagonismo que seguramente va a alcanzar Alfred.

Lo que parece claro es que esta va a ser la temporada de Alex. El actor está demostrando ser el alma de esta nueva temporada, el que carga con la mayor parte de la trama y el que realiza una de las mejores interpretaciones ahora mismo. Sin embargo, hay algo que en este capítulo en lo que Vikings vuelve a fallar: meter un interés amoroso, a toda prisa y casi sin contexto. En esta ocasión -de nuevo- se trata de una joven esclava que es la que se encarga de recordar a Ivar que su discapacidad no es tal cosa, y que ha sido tocado por los dioses. La chica no le tiene miedo, Ivar le pide un beso y es quizás desde la temporada anterior con Margrethe, cuando le hemos visto realmente vulnerable. Ivar libera a la chica y no sorprendería que la historia de Porunn con Bjorn primero y de Ubbe con Margrethe después, se repitiera. No me canso de decir que las historias amorosas nunca le han hecho ningún bien a la serie (salvo honrosas excepciones), pero esto ya ha superado límites insospechados. Han bastado unas palabras bonitas, un beso y una introducción de un nuevo personaje de un minuto para acabar con la imagen del temible Ivar. ¿Dónde se quedó el desarrollo de los personajes por favor?

Tras la victoria de los hijos de Ragnar, queda decidir que hacer. Ivar quiere aprovechar la ventaja para continuar la guerra y seguir golpeando a los sajones mientras que Ubbe quiere negociar la entrega de tierras para vivir en paz y poder, de una vez, asentar de manera estable una población vikinga en territorio sajón que pueda cultivar tranquilamente. Ante la negativa de Ivar, Ubbe se escapa junto con Hvitserk hasta el campamento inglés, pero lo que se encuentran allí será una humillación sin precedentes. Humillación y paliza que precede a la posterior discusión con Ivar que aprovecha la oportunidad para declararse el gran líder del ejército. Ubbe no está dispuesto a acatar la autoridad de su hermano pequeño por lo que decide volver a Kattegat junto con Hvitserk y sus hombres. Pero ya en el agua, Hvitserk mira hacia la orilla y decide saltar, Ubbe se queda solo regresando a las frías costas de Escandinavia, mientras Ivar es más poderoso que nunca.

Está claro que hay algo de Ragnar en cada uno de sus hijos vivos, Ubbe es el granjero, Ivar el guerrero, Hvitserk podría ser el sensato (aunque no ha tenido la suficiente trama para desarrollar su personaje) y Bjorn es el explorador. El primogénito se encuentra en las costas del Golfo de Cádiz y pronto llegará a su primer destino, pero esta vez recibe un sabio consejo, más vale hacerse pasar por comerciantes que por saqueadores. Esto implicará que debe abandonar a gran parte de sus hombres, dejándolo en una situación de cierta indefensión ante su futuro.

Por su parte Astrid llega a la ciudad de Harald. El vikingo no es considerado un rey más, hay auténtica devoción hacia su persona. El hombre celebra su llegada con un gran banquete y presenta a Astrid ante sus súbditos. La mujer no parece realmente impresionada por el poder y la fama del rey, sino más bien curiosidad. A regañadientes aceptará vestirse y cenar junto a él, pero cuando en sus aposentos Harald trata de besarla, Astrid le golpea. Harald acepta con humor el golpe delante de todos, pero habrá que ver cuanta paciencia tiene el rey con la que espera que sea su futura esposa. Al menos parece que en un principio a Astrid le costará más trabajo traicionar a Lagertha, ¿será su ambición más fuerte que el amor hacia la guerrera y reina de Kattegat?

Por último Floki sigue investigando la extraña tierra en la que se encuentra. En la más absoluta soledad Floki se encuentra sin embargo más en paz que nunca. Ha admitido su destino es el de vivir allí con los dioses, en esa tierra donde parece que sus heridas se curan con rapidez y sus ojos le engañan con extrañas visiones. La pregunta es hasta cuando podrá Vikings -una serie que se caracteriza por la rapidez de sus tramas- mantener a Floki allí solo y no devolverle a Kattegat para que protagonice la primera expedición vikinga a Islandia.

 Vikings continúa pues una semana más con un capítulo bueno, pero sin excesos. Pero tranquilidad, esto no ha hecho más que empezar.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.