Vikings 5×01 y 5×02: The Departed (I) y The Departed (II)

Vikings 5x01 y 5x02: The Departed (I) y The Departed (II)

Vikings 5x01 y 5x02: The Departed (I) y The Departed (II)

Series: Vikings

3.5 Stars

Summary

Tras haber logrado vengar a su padre los hijos de Ragnar emprenden su propio camino. Bjorn se marcha al Mediterráneo, mientras Ivar, Hvitserk y Ubbe atacan York. El obispo Heahmund irá a la caza de los sajones, mientras el rey Aethelwulf debe enfrentarse a la enfermedad del joven Alfred. Lagertha tendrá que tomar una decisión ante la propuesta del rey Harald.

Coder Credit

Vikings ha vuelto y afronta su primera temporada sin Ragnar Lothbrok con un doble episodio que coloca a todos nuestros personajes en un nuevo tablero de juego. Es el momento de que los hijos de Ragnar alcancen la gloria y honren el legado que su padre empezó o que acaben olvidados en lo más profundo del océano.

La quinta temporada se inicia tal y cómo acabó la anterior, con la muerte y despedida de Sigurd. La serie no se recrea en despedir al hijo menos querido de Ragnar y por el contrario centra su atención en las disculpas de Ivar ante sus hermanos: él no quería matarlo y no tuvo más opción cuando Sigurd le acusó de "no ser un hombre de verdad". Ubbe y Hvitserk deciden perdonarle, aunque sobre todo el primero parece no estar muy convencido de las palabras de su hermano.

Solucionado este conflicto es hora de tomar caminos separados. Bjorn parece que no ha mejorado su humor y no quiere perder ni un minuto más antes de volver al Mediterráneo. Su obsesión parece no alcanzar límites y solo mandará recuerdos para Torvi y los niños antes de marcharse con Halfdan. El mejor dúo de hermanos que hemos tenido en Vikings (porque ninguno de los hijos de Ragnar en pareja les llega a la suela del zapato) se separa quién sabe por cuanto tiempo. Halfdan quiere viajar y labrar su propio destino separado del "rey de toda Noruega" y Harald volverá a Kattegat para contarle a Lagertha que los norteños han triunfado en tierras sajonas.

No es el único que se marcha. Floki, que ya no tiene ni a su mujer, ni a su hija y ni siquiera a su mejor amigo, siente que ya no hay hueco en este mundo para él y decide entregarse al mar. El mejor constructor de barcos, el adorado por los dioses se despide de los tres hijos menores de Ragnar, y a pesar de que Ivar trata de impedirlo, el hombre se monta en un pequeño barco y se va. La confrontación de Ivar y Floki es uno de los momentos más emotivos de ambos capítulos, Ivar está perdiendo por segunda vez en tan poco tiempo a un padre, no en vano Floki se encargó más de su educación que Ragnar.

Con Floki nos adentramos en un pequeño viaje que casi provoca ansiedad al ver al hombre solo ante la inmensidad del océano. Pero la serie no tardará en desembarcar al hombre frente a las costas de lo que él considera "la tierra de los dioses", gracias a la brújula que Ivar le devuelve. La Islandia medieval, verde con el sonido de las cataratas cómo única melodía debió ser desde luego para los primeros vikingos un paraíso.

De vuelta con los tres hermanos, Ivar propone que deben atacar una ciudad llamada "York", por estar más al norte y cerca al mar, lo cual les daría una vía de escape a su país en caso de problemas y les conecta con sus rutas de comercio fácilmente. Ubbe recuerda algo que su padre le dijo acerca de que lo mejor era atacar aprovechando los días de fiesta y tras secuestrar a un par de niños descubren que en tres días es el día de la Ascensión. Los vikingos atacan fácilmente la ciudad, Ubbe parece haber heredado la curiosidad de su padre por otras culturas, no tanto Ivar que mata al obispo de la forma más dolorosa posible, volcando oro fundido en su boca.

Las noticias del ataque a York han llegado a oídos del obispo Heahmund (Jonathan Rhys Meyer), al que ya conocimos al final de la temporada pasada. El obispo busca el cadáver del rey Ecbert, al que le reza como si fuera alguien santificado (y no alguien que sentía más atracción por la cultura pagana que cristiana), pero además averigua la gran trampa final que el rey les hizo a los vikingos: firmar un acuerdo sin legitimidad, pues la entrega de tierras no era efectiva al no ser él ya rey, sino su hijo. Heahmund trata de tranquilizar a sus seguidores, en especial a una mujer a la que le da la comunión en un acto cargado de erotismo. Considerando que ya vimos la temporada pasada como se acostaba con otra mujer, y cómo se culpa tras esa escena, está claro que hay que asumir que el obispo tiene un problema a la hora de obedecer el voto de castidad.

El obispo está a las puertas de York pero desea que estuviera el rey Aethelwulf, al que se le conocen sus triunfos militares, pero ¿dónde está el rey? La parte más mística de este estreno viene de mano de esta trama. Aethelwulf y Judith malviven en una especie de aldea mientras ven como Alfred (Ferdia Walsh-Peelo) cae terriblemente enfermo sin que ellos puedan hacer nada. El hijo de Judith y Athelstan parece más cerca del otro mundo y esa sensación se incrementa cuando en una marisma parece encontrarse con la mismísima parca. Sin embargo cuando Aethelwulf le rescata, Alfred dice que deben ir a York porque allí están los norteños y su gente les necesita, algo que sabe porque se lo ha dicho "su auténtico padre". Entre eso y que más tarde se rescata -por si lo habíamos olvidado- su visita al Papa cuando era un niño, se deja entrever que estamos ante un joven que desde luego va a tener mucha relación con la religión y si sigue los pasos de Heahmund como guerrero cristiano, podríamos tener al auténtico oponente de Ivar. Pero por ahora, Ivar tendrá que enfrentarse al obispo que ahora está feliz de contar con el apoyo del rey para atacar York.

¿Y qué sucede en Kattegat? Harald llega a la ciudad para descubrir que... todo sigue igual. Su plan para que Egil acabara con el reinado de Lagertha y le guardara el trono hasta su llegada ha demostrado ser todo un fracaso. Lagertha le aprisiona y le tortura hasta que Harald le propone formar una alianza: protección (de otros reinos y sobre todo de los hijos de Ragnar que pueden volver en cualquier momento clamando venganza por su madre) a cambio de forjar un matrimonio. Lagertha se ríe en su cara, tiene sexo con él mientras está encadenado (algo que parece más un desafío que un acto de placer) y se marcha. El problema será cuando cuente esto en la comida con sus mujeres más cercanas: Astrid, Torvi, Margrethe (la esposa de Ubbe) y el hijo mayor de Torvi, hijo del conde Borg. Astrid se enfada porque Lagertha todavía no ha matado al rey y esta le ordena que se marche, la mala suerte hará que Harald -que ha conseguido escapar con la ayuda de sus hombres- la secuestre y se la lleve, ofreciéndole ser su reina. Aunque Astrid en un principio se niegue, tal y como dice Harald no podemos evitar ver cierto brillo en sus ojos ante la idea de ser la mujer más poderosa de Noruega.

Hay tres puntos importantes en esta última parte del doble episodio. En primer lugar, esperemos que la relación de Astrid con Harald le de al personaje un mejor argumento que el de la temporada pasada, que al final se quedó en nada a pesar de lo que prometía (no, acostarse con Bjorn no es tener una trama decente si ocurre sin más y no se desarrolla). En segundo lugar, la aparición destacada y mención explicita al hijo de Torvi me hace creer que el muchacho tendrá más protagonismo esta temporada, aunque habrá que ver en qué sentido. Y por último y más importante, la cuestión fundamental, ¿está perdiendo Lagertha su liderazgo? Sus últimas y desafortunadas decisiones la ponen en el punto de mira de Margrethe que le pregunta a Torvi si acaso Lagertha sigue siendo una buena reina para Kattegat. ¿Estamos ante las puertas de una nueva rebelión? ¿Podrá Kattegat tener un rey que muera por causas naturales? 

Dos capítulos que se benefician de la rapidez de acontecimientos, los nuevos personajes y la maravillosa interpretación de Alex Hogh Andersen que devora la pantalla con cada aparición, pero que desde luego solo sirven para volver a situarnos en el mundo de nuestros queridos vikingos. Eso sí, esto no ha hecho nada más que empezar, ¿quién se alzará?

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.