Vikings 4×20: The Reckoning

Vikings 4x20: The Reckoning

Vikings 4x20: The Reckoning

Series: Vikings

4.5 Stars

Summary

Ha llegado la hora de que por fin los sajones se enfrenten con los vikingos. La mayor lucha que ha visto esta serie solo puede saldarse con un ganador.

Coder Credit

Menudo final de temporada que nos ha dejado Vikings. La cuarta temporada termina con una segunda mitad prácticamente perfecta y muy difícilmente superable, pero viendo todo lo que está por venir podemos estar tranquilos, las emociones parece que no cesarán en la quinta temporada.

Tras el cliffhanger final de "On the Eve" tiene lugar la ansiada batalla que todos esperábamos. Hemos visto muchas batallas a lo largo de esta serie, en lugares distintos y con más o menos acción, pero lo de "The Reckoning" es harina de otro costal. Tanto a nivel técnico como humano es espectacular y está claro que hemos presenciado una de las mejores batallas de los últimos años de la televisión, pero cuando la batalla se transporta a los ojos de un asustado Aethelwulf que ve a sus hombres ser despedazados por los mismísimos ángeles del infierno, la batalla solo mejora. Porque si pensamos que esto sería un rapapolvo, la realidad ha sido mucho peor. Los vikingos aplastan cualquier esperanza de los sajones, que se retiran tras el grito de su príncipe.

Wessex entra en alerta tras la llegada de Aethelwulf y todo el mundo prepara su marcha ¿todo el mundo? Bueno, el rey Ecbert no. El otrora gran rey de Wessex y Mercia, el soberano más poderoso de la isla, se presenta ante nosotros con poco más que un faldón, tan tranquilo como cualquier otro día. Como Ecbert se niega a irse pero la corona no puede caer en manos de los vikingos, Ecbert cede el trono a su hijo, en una sencilla y rápida ceremonia. Las despedidas son también veloces, a Aethelwulf, a Judith y por supuesto a Alfred, al que señala directamente con un gran futuro. Y ya sabemos que ojo tiene Ecbert para adivinar lo que se esconde tras las personas. 

Y así llegan los vikingos a la ciudad fantasma. Los norteños disfrutan saqueando y quemando pergaminos, esos que con tanta pasión Judith quería aprender a pintar. Pero en este contexto lo que jamás esperaríamos fue lo que ocurrió a continuación. Tanaruz aprovecha el despiste de Helga para apuñalarla, y luego suicidarse. Floki consigue encontrar a la que ha sido la mujer de su vida justo antes de que esta se dirija al Valhalla, y a él le pronuncia unas últimas palabras "El mundo es demasiado pequeño para ti".

Helga ha sido de esos personajes que nos ha acompañado durante el principio de la serie y como tal ya tenía un gran hueco en nuestros corazones. Siempre con una sonrisa, siempre valiente, siempre leal, la imagen de ella sosteniendo un cuenco para evitar que le cayeran las gotas de agua a Floki mientras este era torturado por Ragnar eran una muestra perfecta de la relación de ambos. Floki no puede sobrevivir sin Helga. Por eso, ante su muerte tenemos unos planteamientos interesantes ¿qué será ahora del viejo Floki? Él mismo admite más tarde que sin Helga no es nada y que se somete a la voluntad de los dioses. Así que no es aventurado apostar acerca de que Floki tendrá la oportunidad de explorar lugares más allá de la imaginación de cualquier vikingo y quizás lo haga solo. Puede que una gran isla, una tierra de hielo, esté esperando su llegada.

Pero aunque entiendo que el final del personaje de Floki deba desarrollarse en solitario (al fin y al cabo todos los grandes exploradores y héroes  acaban así) no es excusa suficiente para deshacerse de Helga de esa manera. Es probablemente la muerte más estúpida que hemos tenido en Vikings (si no contamos a Yidu). Tanaruz podría haber dado mucho juego en cuanto a choque cultural y sin embargo se ha quedado en una niña asustada que ha robado minutos para quitarnos para siempre a Helga. La mujer podría haber muerto de alguna enfermedad y el resultado habría sido mucho mejor, o al menos haber desarrollado una relación más íntima entre Helga y Tanaruz, aunque el resultado hubiese sido el mismo.

Mientras Floki despide a su mujer, los hijos de Ragnar discuten sobre qué deben hacer con Ecbert. Ivar lo tiene claro, él mismo desea hacerle la que es nuestra muerte favorita, el águila de sangre. Pero Bjorn, que últimamente parece pensar mucho, quiere sacar provecho, y usar su posición para obtener tierras donde asentar a su pueblo. El viejo y malogrado sueño de Ragnar y Lagertha. Ecbert propone cederles un territorio, Anglia Oriental, de forma legal y como él es "rey de reyes" nadie podrá arrebatárselo. A cambio solo quiere poder escoger su manera de morir.

Bjorn acepta y los documentos se firman. Claro está, Ecbert ya no es rey de nada. El rey va a su piscina, desnudo, como tantas otras veces y allí se corta las venas. Recuerda las voces de la gente que amó, Athelstan, Lagertha, Alfred y Judith (parece que será cierto y nunca quiso a su hijo)  y allí entre recuerdos de el mayor rey de Inglaterra murió en soledad, como todos los grandes reyes.

Segunda muerte del capítulo, esta vez sí, perfectamente desarrollada. Porque Ecbert marca el final de un ciclo, que representa propiamente la segunda mitad de esta cuarta temporada. Las viejas generaciones se despiden dejando paso a unas nuevas que tendrán un gran trabajo por delante para llegar a su nivel. Ecbert  ha sido desde el minuto uno el mejor estratega y una de las mentes más brillantes de Vikings. Era el oponente perfecto y al final nadie consiguió vencerle, hasta él mismo dictó su propia muerte.

Con la muerte de Ecbert y el territorio en manos vikingas se celebra una gran fiesta. Bjorn narra lo acontecido y anuncia que él se marchará de nuevo al Mediterráneo, su obsesión aún vive y ahora que ha vengado a su padre nada le impide adentrarse más en ese mar que tanto le fascina. Halfdan le acompañará, rompiendo para siempre una relación de hermanos tan envidiable como querida por el público. Harald volverá a Noruega, pues tiene asuntos que tratar, así que tendremos que ver las nuevas dinámicas de estos dos hermanos separados tras tanto tiempo viéndoles juntos. Solo espero que Halfdan no quede bajo la sombra del gran Bjorn al que parecen querer elevar como un ser superior al resto de los mortales.

Pero llegó el gran conflicto. Aprovechando el gran ejército, Ivar quiere seguir arrasando Inglaterra y no contentarse con vivir en la Anglia Oriental. El discurso desde luego podría alentar cualquier corazón vikingo, pero Sigurd parece que tiene ganas de discutir y empieza a menospreciar a su hermano. Las cosas no acaban con su disfuncionalidad física, sino que continúa llamándole "niño de mama" y le dice las terribles palabras "No eres un auténtico hombre" (en referencia a su impotencia). ¡Queridos míos! Jamás insultéis la capacidad sexual de un hombre. ¡Nunca!

Ivar tiene un grave problema con la ira, eso ya lo sabíamos. No es un hombre de palabras, así que coge su hacha y la lanza. Sigurd "Ojo de Serpiente" acaba muerto, bajo la sorpresa de sus hermanos y el rostro de Ivar que, puede que por primera vez muestre miedo. 

La muerte de Sigurd a manos de Ivar se veía venir desde el principio. Estaba claro que o le daban una trama decente o acababan con él. La segunda opción permite no solo romper de una vez los lazos fraternales entre los hijos de Ragnar, sino que proyectan interesantes perspectivas para la nueva temporada. ¿Habrá represalias para Ivar? ¿Cual será su relación con el resto de hermanos a partir de ahora?

En otro lugar de Inglaterra, un obispo llamado Heahmund, preside un entierro. El hombre trata de consolar a la viuda, primero con las palabras de Dios y luego en su propia alcoba.  La cámara se mueve y vemos una armadura con una brillante espada que se corona con unas palabras "Ananyzapata". Posiblemente una variante del término Ananizapta, usado para combatir el mal y proteger a los cristianos. Esta es la tremenda presentación que se realiza al final del capítulo de uno de los personajes que más dará que hablar, el de Jonathan Rhys Meyers, y si el obispo va a luchar contra el mal ¿acaso hay alguien que encarne ese concepto mejor que Ivar The Boneless?

La cuarta temporada concluye coronándose como una de las mejores tandas de capítulos de la serie. Nada que envidiar a muchísimas otras series que siguen ganando premios sin parar mientras Vikings parece olvidada. Pero eso parece que a Michael Hirst le da igual, porque Vikings solo mejora con el tiempo. Alex Høgh Andersen se corona como el gran protagonista de esta segunda mitad y ha ocupado una parte del gran hueco que Ragnar nos dejó.

Con esta cuarta temporada se cierra un ciclo, Aslaug, Helga, Ecbert y el gran Ragnar Lothbrok. Pero hagamos caso a Ragnar y no tengamos miedo, porque con lo que se avecina en la quinta temporada Vikings nos hará disfrutar como el primer día.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.