Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas: Luc Besson crea un extenso mundo en el que sumergirnos

Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas

Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas

3.5 Stars

Summary

Los agentes Valerian y Laureline regresan de una misión para meterse de lleno en otra: tendrán que intentar salvar Alpha de la destrucción.

Coder Credit

Luc Besson vuelve tras la exitosa “Lucy” que protagonizó Scarlett Johansson en 2014, y esta vez lo hace adaptando la saga de cómics belga “Valerian y Laureline” creada por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières.

Ya en la Comic Con del año pasado, el director afirmó que llevaba mucho tiempo queriendo realizar esta adaptación y que por fin era el momento adecuado por las técnicas que hay hoy en día y tras ver la película, puedo afirmar que es cierto. En el apartado técnico no tiene nada que envidiar a otras cintas del espacio, más bien al contrario. Todo lo que se muestra es increíble y espectacular, y aunque los efectos inundan la pantalla plano tras plano, resultan muy convincentes y te sumergen en un mundo lleno de color y de especies alienígenas llegadas de todas partes del universo. Si en otras cintas se procura oscurecer ciertas escenas para que el CGI sea más creíble, aquí la luz llega a todas partes y aún así te crees sin problemas lo que estás viendo.

Besson no sólo dirige sino que también ha escrito el guión de la cinta y ha estado en estrecho contacto con Mézières durante todo el proceso, con quien que ya colaboró en “El Quinto Elemento”. “Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas” se ambienta en el año 2700 en Alpha, una gran metrópolis espacial en la que habitan criaturas de todas partes del universo.

   

He de decir que la primera escena me ha parecido genial. En ella vemos cómo desde el año 1975 hasta el 2700, Alpha ha ido pasando de ser una simple estación espacial a una inmensa ciudad que casi conforma un planeta en sí mismo. La introducción está acompañada del “Space Oddity” de David Bowie y creo que ya se ha convertido en una de mis escenas introductorias favoritas.

A partir de ahí, conoceremos a los protagonistas, una pareja de agentes espacio-temporales (aunque en la cinta por el tiempo no es que se desplacen demasiado… por no decir nada) que se enfrentan a una nueva misión tras haber salido victoriosos de la última: salvar a Alpha de un peligro que amenaza con destruirla y acabar con todos los que allí viven.

Dane DeHaan es Valerian, un agente un tanto chulo y creído que intenta conquistar a su compañera, la sargento Laureline, interpretada por Cara Delevingne. La verdad es que la personalidad de Valerian deja bastante que desear, pero DeHaan consigue de alguna manera hacerlo soportable. Me ha sorprendido gratamente Delevingne, pues no me esperaba mucho de ella pero ha hecho un trabajo más que correcto con Laureline, y aunque la química entre los dos no es espectacular, sí es aceptable.

 

Junto a DeHaan y Delevingne están Clive Owen (el comandante Arun Filitt), Herbie Hancock (el ministro de defensa), Kris Wu (el sargento Neza), Sam Spruell (el general Okto-bar) y también aparecerán, aunque en menor medida, otras estrellas como Rutger Hauer, Ethan Hawke y Rihanna.

La cinta se desarrolla con paso ligero y pasando de una misión a otra: no han terminado de resolver un problema cuando los protagonistas ya están metidos de lleno en otro y perdemos la cuenta de cuántas veces ha salvado Laureline a Valerian y Valerian a Laureline. Ambos confían el uno en el otro y hacen un buen equipo.

Me gustaría también destacar el diseño de vestuario y cómo no, el de los variados y diferentes extraterrestres a los que vemos, y señalar que, lógicamente y sabiendo que Besson es muy fan del material original, toma bastantes referencias de los cómics, pero creando a su vez una nueva historia. Hay algunas escenas, como la del mercado, que son un alarde de creatividad y ejemplo del ingenio del realizador.

Hay momentos y lugares para todos los gustos: increíbles paisajes espaciales, mundos brillantes y en los que parece que nada malo va a pasar (hasta que sí lo hace), algún intercambio hilarante en el que no podrás evitar soltar una carcajada, algo de romance y mucha aventura. Porque esta película no tendrá un guión profundo o que vaya a cambiar nuestra vida (aunque cierta parte de la historia puede hacernos reflexionar), sino que ofrece 137 minutos de puro entretenimiento.

 

“Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas” no se toma demasiado en serio a sí misma y, en estos días estivales, a veces necesitamos una película como esta para simplemente sumergirnos en un nuevo mundo y desconectar del nuestro durante algo más de dos horas (que no se hacen largas para nada). ¡Ah! Y decir que aunque he leído comentarios en los que se recomienda ver en 3D, yo la disfruté en 2D sin tener la sensación de haberme perdido nada, pero la elección es vuestra, claro.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.