Un italiano en noruega

Un italiano en noruega (Quo vado?)

Un italiano en noruega (Quo vado?)

by: Gennaro Nunziante

2 Stars

Summary

Narra las peripecias de un funcionario de una administración provincial, con quince años de servicio, que se dedica a la rutinaria pero cómoda tarea de expedir las licencias de caza y pesca. Vive feliz en casa de sus padres, mimado por su madre, y con una novia con la cual no tiene intención de casarse ni tener hijos. Pero su mundo se derrumba cuando el Estado decide eliminar las provincias. Antes que aceptar una indemnización y buscar otro trabajo, el protagonista acepta varios traslados a regiones remotas de Italia y finalmente se aviene incluso a trasladarse a Noruega para trabajar como guardián de una estación científica italiana en el Polo Norte.

Coder Credit

La cartelera del final del mes de abril trae Un italiano en Noruega, la película italiana más taquillera de la historia. Con casi dos años de retraso, la comedia por fin llega a las carteleras españolas la película dirigida por  Gennaro Nunziante y escrita por él y Checco Zalone, el protagonista. 

Un italiano en Noruega nos presenta a Checco (Checco Zalone), un ser de lo más cliché. Casi a sus cuarenta años, Checco vive la buena vida en casa de sus padres. Acostumbrado a no dar ni palo en agua en casa y en el trabajo, Checco sigue su vida mientras que su madre le plancha las camisas, le cocina y le trata como un adolescente consentido. Su vida amorosa tampoco pone de su parte para su independencia. Checco no está dispuesto a casarse, no quiere a su novia y lo único que le interesa es tener a alguien más que cuide de él.

Con una actitud puramente vaga, Checco sueña desde pequeño con ser funcionario, la profesión soñada para los que aspiran a ganar mucho y no mover ni un dedo. Como funcionario provincial de caza, Checco solo girar el pedal (literalmente) para llegar al trabajo, donde lo único que hace es poner sellos mientras es obsequiado de manera voluntaria por los aldeanos que necesitan los permisos.  Sin embargo, su idílica vida se pone en riesgo cuando el gobierno decide suprimir las provincias y así reducir el número de funcionarios que no cumplen una serie de condiciones, entre ellas estar casado o tener alguna minusvalía.

Por supuesto, nuestro protagonista no está entre los suertudos que consiguen quedarse con el puesto fijo. Sin embargo, le proponen una oferta: 30.000€ por indemnización. Pero con 15 años como funcionario a la espalda, Checco no está dispuesto a perder su trabajo fijo a cambio de ese dinero, así que le tocará viajar de ciudad en ciudad hasta que consiga algo más duradero.

Dottoressa Sironi (Sonia Bergamasco), funcionaria del gobierno y encargada de llevar los despidos, comienza a frustrase cuando ve que Checco no desiste en su intento por mantener su puesto. Así que, cuando le llega una oferta de trabajo de lo más fría, decide mandar a Checco. Es así como el italiano termina en Noruega, ayudando a un grupo de científicos. Allí conoce a Valeria (Eleonora Giovanardi), su compañera de trabajo y de la que termina completamente encaprichado.

Mientras continúa con la guerra con Sironi por mantener el puesto, Chacco se muda a Noruega a vivir con Valencia y su familia, llegando a aprender el sentido cívico que tienen allí y olvidando las alocadas acciones de los italianos, o eso piensa él, porque el sentimiento de añoranza puede llegar a ser muy grave.

Un italiano en Noruega podría pasar por los Ocho apellidos vascos pero en versión italiana y con menos fondo. Es decir, una película donde el argumento queda reducido a un hilo donde solo encontramos un chiste tras otro. De hecho la película comienza así, dejando claro cual es el tipo de humor que te encontrarás en la hora y veinte que te espera.

Tópico tras tópico, con un humor machista, algo homófobo y racista, la película sacará el humor a través de gags y chistes. También vemos la famosa mano italiana en varias ocasiones, y esto ya no sé si es por reforzar el estereotipo o mera casualidad. Lo que está claro es que la imagen que te dan  del italiano es de una persona vaga, corrupta y con sentimiento nacionalista. Podría decirse que trata temas profundos como la corrupción, pero se hace de una manera tan cómica que nadie puede tomárselo en serio. Al fin y al cabo la corrupción italiana es un tópico y la forma en la que es tratada no da ninguna visión de crítica.

Un italiano en Noruega es una película predecible que consigue sacar las carcajadas al público, pero a base de clichés que  se vuelven repetitivos a medida que pasa la película. Afortunadamente el ritmo no se hace nada pesado, pero tampoco se puede pedir mucho a una película que dura hora y veinte.

Protagonizada por Checco Zalone, Un italiano en Noruega llega el 28 de abril a la cartelera española después de haberse convertido en la película más taquillera de la historia de Italia.

The following two tabs change content below.

Patri Alonso

Proyecto de periodista. Mi adicción por las series comenzó desde pequeña, quizás por eso aún sigo viendo series infantiles. Amante de las sitcom y a veces del misterio.

About Patri Alonso

Proyecto de periodista. Mi adicción por las series comenzó desde pequeña, quizás por eso aún sigo viendo series infantiles. Amante de las sitcom y a veces del misterio.