Un don excepcional

Un don excepcional

Un don excepcional

3 Stars

Summary

Frank Adler es el tío de Mary, una niña superdotada cuya privilegiada mente para las matemáticas la convierte en una digna sucesora de su madre, una de las mejores matemáticas de todos los tiempos. Pero a raíz de la trágica muerte de su hermana Diana Adler, Frank hará todo lo posible porque Mary sea una niña normal.

Coder Credit

Un don excepcional se presenta con un argumento ya visto en numerosas ocasiones, generalmente en telefilms de sobremesa, donde asistimos a una trágica situación en la que dos miembros de la misma familia, argumentando ambos que sólo quieren lo mejor para el más pequeño de la casa, acabarán desencadenando una lucha fraticida en la que todos acaban perdiendo.

En esta ocasión el desencadenante de esta lucha es el don que posee Mary Adler para las matemáticas. Así, la abuela de la criatura, Evelyn, hará todo lo posible para desarrollar su don excepcional y conseguir que el nombre de su nieta pase a la historia; mientras que su tío Frank, que es quien ha cuidado de la niña desde que su hermana la dejó a su cargo antes de suicidarse, sólo querrá que su sobrina tenga una vida normal en la que no todo sean matemáticas.

Pero son dos elementos a tener en cuenta los que diferencian "Un don excepcional" de otros films de temática similar, generalmente con menos presupuesto. Uno, por supuesto, es el reparto escogido, con una Mary simplemente genial interpretada por McKenna Grace, una joven actriz que, pese a contar sólo con 11 años, ya tiene a sus espaldas la friolera de 42 proyectos entre películas y series (es la niña de la serie Designated Survivor, por ejemplo). Y eso se ve en la pantalla con su gran capacidad interpretativa para hacer de niña superdotada pero que, lejos de resultar repelente incluso cuando se pone en modo superdotado que sabe que es superior a los demás, provoca una gran empatía y ternura en el espectador.

El gran responsable de esa empatía es, lógicamente, su tío Frank, interpretado por un Chris Evans que se aleja de ese héroe perfecto y dispuesto a la acción que hemos visto en sus últimas películas, para convertirse en un héroe más de andar por casa que sabe la importancia de decir la palabra exacta en el momento preciso.

La unión de ambos personajes, a los que en ocasiones se une una siempre genial Octavia Spencer (ganadora del Oscar por Criadas y Malvadas) como Roberta, la vecina de Frank y Mary y, prácticamente, la mejor amiga de Mary; tiene como resultado una sucesión de momentos tiernos hasta decir basta que es muy difícil que no provoquen alguna que otra lágrima entre la audiencia.

Y tal vez ese es elemento que más puede fallar en “Un don excepcional”: el tratarse de un film cuya trama está pensada para conmover al espectador, quiera éste o no, lo que ya de por sí puede provocar un rechazo inicial.

Pero a diferencia de otros telefilms donde ese objetivo queda más patente (y por tanto, provoca más rechazo), en esta ocasión la presencia de ese reparto de altura ayuda a que ninguna escena se vea realmente forzada, incluso si es la más común en este tipo de historias. Y a esa ventaja se añade otra, en mi opinión la más destacada, que es el origen del conflicto familiar, y que no es otro que el propio don con el que cuenta Mary.

Y es que esa capacidad asombrosa para las matemáticas de Mary, la misma con la que contaba su madre y que contribuyó en gran medida a su suicidio, es un tema espinoso se mire por donde se mire. Especialmente cuando en la película se intentan presentar los dos puntos de vista que siempre van a surgir con los niños superdotados:

Por un lado el punto de vista de la abuela, Evelyn, una experta matemática que tuvo que renunciar a su carrera para convertirse en esposa y luego en madre, y cuyo deseo era que eso no le pasara lo mismo a su hija. Por ello se obsesionó conque su hija no tuviera vida social y se centrara sólo en las matemáticas, y pretende hacer lo mismo ahora con su nieta argumentando que "las personas que están destinadas a que la humanidad avance gracias a sus dones, no tienen el lujo de jugar con muñecos".

Y por otro lado tenemos el punto de vista de su tío Frank, quien fue testigo de lo que la educación tan estricta de su madre acabó provocando en su hermana, por lo que no quiere ver que la historia se repite ahora en su sobrina. Así, ni siquiera tratará de llevar a Mary a un colegio apropiado para su nivel académico (y de ese modo, que no se aburra en clases donde están aprendiendo cuánto es 2+2, cuando ella conoce la raíz cuadrada de 7.428, por ejemplo), pues lo único que quiere es que crezca como una niña normal y con amigos de su edad… incluso si tiene que fingir que le caen bien esos niños.

El film tratará así de plantear estos dos puntos de vista totalmente opuestos, ambos con sus pros y sus contras, para provocar en el espectador esa misma duda existencial de qué habría hecho si hubiera estado en esa misma situación.

Para conocer cuál es la solución a la que se llega con Mary Adler habrá que ver "Un don excepcional", que se estrena en todos los cines el próximo 30 de junio.  

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

Latest posts by Barbara Cruz (see all)

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.