Troy: Fall Of A City 1×01: Black Blood

Troy: Fall Of A City 1x01: Black Blood

Troy: Fall Of A City 1x01: Black Blood

Series: Troy: Fall Of A City

2.5 Stars

Summary

El joven Paris es un pastor que por avatares del destino termina conociendo a la mujer más hermosa del mundo: Helena.

Coder Credit

El pasado viernes la plataforma de pago Netflix nos trajo una nueva adaptación del desventurado amor entre Paris y Helena de Troya. Ese romance que terminó con una cruenta guerra y la destrucción de una ciudad a manos de los griegos y todo por culpa de la belleza de una mujer. 

Basada en la archiconocida obra de Homero, "La Ilíada" nos cuenta el choque de reyes y civilizaciones con la excusa de un amor prohibido. Sin embargo, esta nueva adaptación solo coge la base de la obra y añade su propio misticismo con la intervención de algún que otro dios griego y con extrañas visiones por parte de uno de los personajes más misteriosos en la historia de Troya, Cassandra.

La historia ya nos la sabemos. El joven Paris, príncipe de Troya, por azares del destino conoce a Helena. la mujer más guapa del planeta según relatan las crónicas del momento, y se enamora de ella perdidamente. La mala noticia es que Helena es también la esposa del rey griego Agamenón, el cual tiene en alta estima a su esposa o al menos a lo que ella representa: una conquista. Es decir, un trofeo. En esta nueva adaptación, la historia es ligeramente distinta. Paris no es exactamente un príncipe troyano sino un pastor que por avatares de la historia terminará a los pies de Helena suplicando que corresponda a su amor.

Pero todo esto no es suficiente, en mi caso, para mantenerme enganchada a una historia que he leído y releído  mil veces y que se cuenta entre mis favoritas desde mi infancia. No es solo que esta nueva adaptación se tome sus propias licencias, lo cual me parece bien siempre que con ello el relato sea más atractivo. De hecho, en este caso, el rollo sobrenatural que aporta el personaje de Cassandra, por ejemplo, con sus extrañas visiones me interesa, resulta un misterio por resolver que se nos muestra en los primeros minutos de la historia y quiero saber más de ello y del papel que jugará la joven a la que casi todos toman por loca. En contraste, la aparición repentina de los dioses jugando a un retorcido juego con Paris en un determinado momento me saca totalmente de la historia, no solo porque hayan añadido algo que nunca estuvo ahí sino porque, a priori, me huele que esta intervención divina se va a limitar a ese momento puntual. No tiene razón de ser. No pinta nada en la historia y parece que lo hubieran metido con calzador.

El primer episodio está concebido simplemente para que el espectador se imbuya de la época y conozca a los personajes. El rey Príamo y su esposa Hécuba de Troya se nos presentan como dos soberanos temerosos del destino que se preocupan por su familia y su gente y que guardan algún que otro secreto. Echamos un primer vistazo a Héctor, príncipe troyano que bien podría ser cualquier matón de discoteca. Pero sobre todo conocemos al temerario Paris cuyo enamoramiento parece más un calentón adolescente que verdadero romanticismo.

El protagonista de esta historia es un gallito de corral que termina obsesionándose de una mujer a la que reprocha que no se deje llevar por la pasión que parece estar floreciendo entre ellos (algo que da por ello el pastorcito desde el primer momento) y recrimina que se quede al lado de su marido el cual la trata como si se tratara de un trofeo. Y ese es precisamente mi problema con esta serie.

El personaje de Helena solo representa un trofeo para los implicados de esta historia. Un objeto por el que pelear, sin que realmente importe lo que ella pueda sentir. La guerra que venga después, las muertes, la sangre derramada y la caída de una ciudad, tal y como reza el título, estarán justificadas si con ello el triunfador se gana el derecho de colgar en su brazo a la que se supone la mujer más bella del planeta. Y no me entendáis mal, sé que probablemente teniendo en cuenta la época en la que sucedieron los hechos esta absurdez sería posible pero ya que se trata de una adaptación y que estamos en pleno siglo XXI ¿no podrían haber dedicado esta primera (y larguísima) hora de la serie para mostrarnos el florecer un verdadero amor más que un calentón que obedece a la lujuria más primitiva? Con la revolución social que estamos viviendo en los últimos años con el movimiento feminista ¿no merecemos que eso se refleje también en la televisión?

Por lo demás, la propuesta de la serie es bien sencilla. A partir de aquí el relato se construirá en torno a esa futura guerra, a esos diez largos años de sangre derramada que, por lo que deja ver la serie en este primer capítulo va camino de ser abundante. Muy al estilo de Spartacus en su momento. La serie parece prometer violencia, sangre y sexo en abundancia y si puede mostrarse con la mayor de las crudezas lo hará.

Ninguno de los intérpretes brilla especialmente, cumplen con su papel de manera correcta y ya. No se les puede pedir más. Eso sí, merece una mención especial esa primera aparición de Helena con su atuendo lleno de plumas que me sacaron una carcajada por lo ridículo del momento y la situación.

La caída de Troya no será la historia que marque este 2018. Si acaso se convertirá en el guilty pleasure de las series históricas. Y es que esta historia desde el principio no es otra cosa sino un culebrón en toda regla.
The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal