Thor: Ragnarok

Thor: Ragnarok

Thor: Ragnarok

4.5 Stars

Summary

Thor es enviado fuera de Asgard y obligado a pelear como gladiador en un lejano planeta. Sabiendo que la supervivencia de su pueblo está en manos de la peligrosa Hela, el héroe tendrá que buscar aliados y hacer todo lo posible para regresar a su hogar y evitar el Ragnarok.

Coder Credit

El Dios del Trueno cierra su trilogía y lo hace por todo lo alto. Si muchos fans de Marvel consideraban las cintas protagonizadas por Thor las más flojas de la franquicia, podrán quitarse el sabor amargo de la boca. Thor regresa para conquistarnos y lo hace en muy buena compañía, con caras ya conocidas como Loki y Bruce Banner/Hulk, y otras nuevas como Valkiria y Hela.

“Thor: Ragnarok” está un escalón (o varios) por encima de sus dos predecesoras, y no hace falta que pasen muchos minutos para darse cuenta que estamos ante algo distinto. Las bromas y recursos humorísticos son algo habitual en las cintas de Marvel, pero han decidido explotarlo con Thor y les ha salido francamente bien. Chris Hemsworth nos demuestra que es capaz de darle al personaje un sentido del humor que nos sorprende, ya que siempre hemos considerado a Thor el más serio del equipo conformado por los Vengadores, y que logra desde sacarnos una sonrisa hasta hacer que nos echemos a reír con alguna de sus escenas.

Tal vez algunos encuentren un punto negativo que la película sea tan cómica, pero la gran mayoría de bromas están bien metidas en el metraje sin que resulten forzadas o fuera de lugar. Si al nuevo lavado de cara, y corte de pelo, de Thor le sumamos la presencia del siempre carismático Loki, la ferocidad de Hulk junto a la vulnerabilidad e inocencia de su alter ego Bruce Banner, la imponente y peligrosa Hela, Diosa de la muerte, y la frescura de Valkiria, nos encontramos con una buena mezcla que se hace divertida, entretenida además de visualmente espectacular en la que se nota la mano del director Taika Waititi.

Banner/Hulk y Thor tendrán sus más y sus menos

La trama general ya la conocemos por los tráilers, Thor tiene que luchar contra la misteriosa Hela, encarnada brillantemente por Cate Blanchett, quien quiere el trono de Asgard y es la enemiga más poderosa y temible a la que se ha enfrentado jamás, sin olvidarnos de la llegada del Ragnarok que supondría el final de los asgardianos. Thor no va a quedarse de brazos cruzados viendo cómo todo esto sucede, sabremos los motivos por lo que no estuvo presente en “Capitán América: Civil War” y lo que ha estado haciendo durante este tiempo.

Pero los problemas aparecen al mismo tiempo que Hela, y Thor acaba confinado en el planeta Sakaar que está controlado por el Gran Maestro (Jeff Goldblum), seguramente el personaje más disparatado del film, cuya gran afición son las luchas de gladiadores. Así acabará nuestro héroe, obligado a combatir en la arena si quiere seguir con vida y encontrar una forma de volver a casa. Poco más se puede contar sin desvelar detalles importantes de la trama, así que pasemos a hablar del resto de personajes importantes de la cinta.

Hela quiere reinar sobre Asgard y todo el universo

Loki sigue igual que siempre, imprevisible y con esa doble moral que nunca nos deja claro si va a hacer algo bueno o todo lo contrario. Hulk cobra más importancia en “Thor: Ragnarok” que en las películas de Los Vengadores, hasta es capaz de articular alguna que otra palabra y nos encontramos una evolución en el personaje que no habíamos visto hasta ahora, esto provoca que Banner quede relegado por “el otro tío” aunque sus escenas no tienen precio.

Valkiria (Tessa Thompson) es una de las nuevas incorporaciones y esperamos seguir disfrutando de ella en futuras entregas, es un personaje con un pasado muy interesante, una excelente luchadora y una valiosa ayuda para el príncipe de Asgard. Y es que las mujeres toman las armas en la película, algo que, a excepción de Lady Sif, no habíamos visto en las otras cintas de Thor. El otro gran ejemplo es Hela, capaz de plantar cara a todo aquel que se atreva a enfrentarse a la Diosa de la Muerte, tiene un ejército pero no necesita a nadie para aniquilar un planeta si se lo propusiera.

Valkiria no se fía de Loki

Las escenas de lucha y acción son impecables, como suele ocurrir con Marvel, ya sea viendo a Thor empuñando a Mjolnir contra cientos de enemigos, peleando en la arena contra Hulk o las propias batallas de Hela. Y todo acompañado con una banda sonora que tiene cierto aire retro de los ochenta, lo cuál hace que la mezcla sea aún más llamativa de lo que podíamos esperar.

Como punto negativo podemos criticar que no se haya aprovechado más la presencia de Blanchett, una gran villana a la que le habrían venido bien algunos minutos más de cinta, o que las apariciones de Anthony Hopkins en el papel de Odín, Idris Elba como Heimdall, Karl Urban siendo Skurge o el Doctor Strange de Benedict Cumberbatch sean prácticamente cameos: queda bastante claro que el protagonista es un renovado Thor y los demás se mueven a su compás, excepto Loki y Hela que son los únicos que le disputan el protagonismo en pantalla.

Thor y sus compañeros dispuestos a plantar cara a su enemiga

Como no podía ser de otra forma con Marvel, recordad que hay escenas postcréditos al final de la película, una bastante más interesante que otra, y que conecta con “Los Vengadores: Infinity War”. Y no os perdáis la clásica aparición de Stan Lee en la que podría ser su mejor participación de toda la franquicia. Nos despedimos de Thor hasta la próxima cinta con Los Vengadores, que llegará a los cines el 4 de mayo de 2018.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.