The Walking Dead 8×07: Time for After

The Walking Dead 8x07: Time for After

The Walking Dead 8x07: Time for After

Series: The Walking Dead

3 Stars

Summary

Eugene sufre un conflicto interno provocado por la nueva situación en el Santuario. Rick se encuentra cautivo en poder de los Carroñeros. Daryl y Tara se dirigen al Santuario para darle el golpe final a Negan.

Coder Credit

Nos acercamos a la mitad de la temporada y eso se va notando en el ambiente. Como si la serie despidiese un tufillo a caminante podrido que nos pone en alerta de que se avecina algo gordo. Y es que la serie necesita desesperadamente ese giro de guión que nos haga volver a lo que fue o bien rematar al muerto. Aquí paz y después gloria.

Pero, como cada semana, vayamos por partes. Retomamos la historia en el punto exacto en el que dejamos el episodio anterior (para variar). Rick disfruta de una sauna improvisada dentro de un contenedor de los Carroñeros. A pesar de las traiciones, Rick sigue empeñado en forjar una alianza pero Jadis se limita a tomarle foto en paños menores, sudoroso y de todos los ángulos posibles para “Después”. Sea lo que sea ese después suena peligroso, y más si viene de la retorcida mente de Jadis.

Pero el eje central del episodio ha sido, una vez más Eugene. ¡Y menos mal! ¿Quién nos iba a decir que el tipo más cobarde de la serie y con peor corte de pelo iba a ser precisamente el que diera algo de vidilla al apocalipsis zombie? En el capítulo anterior pudimos ver que Eugene sospechaba que la traición de los Salvadores procedía de Dwight, la hasta ahora mano derecha de Negan. Sus sospechas se confirman en este episodio y no duda en dirigirse a Dwight para que ponga fin a su traición si no quiere que dicho conocimiento llegue a oídos de Negan. Como cabía esperar, Dwight responde con amenazas. Hace tiempo que no le tiene miedo a Negan, ahora lucha por algo mucho más grande que él, cree en la causa de Rick y está dispuesto a liberar a los habitantes del Santuario del yugo de Negan aunque sea a costa de su propia vida. A pesar de la rotunda negativa de Dwight, Eugene sigue sin decidirse a decirle nada a Negan, valorando, una vez más, sus opciones. Calculando en su analítica mente las mejores probabilidades de supervivencia y sopesando, tal vez, un nuevo cambio de bando si eso significa vivir para ver un nuevo día.

La trama de Eugene nos permite ver qué ha sido de Gabriel. El padre está enfermo y su estado físico preocupa al médico del Santuario. Tiene una infección que se propaga por su cuerpo y que amenaza con dañar sus órganos internos y provocarle la muerte si no consiguen medicinas pronto. El único problema es que el Santuario está sitiado y rodeado de caminantes. Las cosas pintan bastante mal para nuestro ministro. Aún así, Gabriel está decidido a reclutar la ayuda de Eugene para sacar al doctor del Santuario y devolverlo a Hilltop, donde debería estar junto a Maggie. El padre se ha convertido en un fiel escudero para la causa de Rick y no duda en tratar de persuadir a Eugene para que vuelva junto a los suyos, de modo que juntos pongan fin a la locura de Negan y puedan salvar así las vidas de sus amigos.

Sin embargo, Eugene hace tiempo que pasó el punto de “no retorno”. Ya he comentado en alguna ocasión que me parecía que Eugene simplemente se dejaba guiar por su instinto de supervivencia. Mientras que otros personajes parecen haberlo ido perdiendo por el camino, Eugene siempre ha sido fiel a ese instinto de autopreservación que le lleva a traicionar, esconderse, correr o incluso mentir si con eso salva su propio pellejo. Lo mejor de este personaje es que en ningún momento se ha molestado en ocultarlo. Ha sido brutalmente honesto en cuanto a eso y no se le puede reprochar que decida quedarse al lado de Negan cuando las cosas pintan bastos. Es el único personaje que ha sido realmente coherente consigo mismo desde que le vimos por primera vez. Y tal vez por eso resulte tan fascinante.

Pero no es el único que se ha dado cuenta de eso. Negan explota muy bien a su nuevo lugarteniente y hombre de confianza. Donde otros no quisieron o no supieron ver las verdaderas inclinaciones de Eugene, Negan sí que las vió. Desde un primer momento supo detectar las debilidades y las fortalezas de Eugene y no duda en explotarlas. Sí, a Eugene le mueve su instinto de supervivencia. Vive pegado al miedo y la inseguridad de no poder tener una certeza absoluta de lo que pasará mañana hacen que no pueda dormir por las noches. Lo que este chico necesita es confianza. Y Negan se la da. Le regala palabras, le brinda halagos y, por encima de todo, le respeta. Sí, Negan es muy listo.

La confianza de Negan hace que las neuronas de Eugene se pongan a trabajar. Crea un dispositivo volador dotado con un iPod que atraerá a los caminantes y los dirigirá fuera de los límites del Santuario, lo que permitirá a los Salvadores rearmarse y volver a tener cierto control que les permita contratacar a Rick y los suyos. Cuando está a punto de poner su idea en marcha, aparece Dwight, le apunta con un arma y le confirma todas y cada una de sus sospecha. Sí, él es el traidor. Sí, está trabajando con Rick para liberar a los Salvadores. Y sí, solo una muerte es necesaria: la de Negan. ¡Qué fácil y sencillo parece todo! Por un momento parece que Eugene está a punto de claudicar, pero, una vez más, sopesa sus opciones. A todas luces parece que va a acabar muerto así que decide jugársela y pone en marcha el avión. Dwight vacila unos momentos. No sabe si disparar al hombre o a la máquina. Al final, opta por disparar al avioncito y desaparece de la vista de Eugene.

Este hecho tendrá consecuencias, de eso no me cabe duda. Desde este momento veremos a un Eugene al que la presión de la situación parece que le puede. Cualquiera diría que terminará por arrojarse él mismo a los caminantes para poner fin a todos sus conflictos interiores. Pero, recordemos, Eugene tiene un instinto de supervivencia casi animal. Y sabe que sus mejores opciones para sobrevivir son Negan y él mismo. Él tiene su privilegiado cerebro para igualar la situación entre Negan y Rick y ha visto la fuerza de los Salvadores, muchos más unidos que Rick y su extraña coalición. Sí, la presión es mucha pero ahora tenemos a un Eugene decidido y muy cabreado, deseando darle la vuelta a la situación.

Mientras tanto, Michonne, Daryl y Tara se dirigen al Santuario. Rosita decide en el último segundo que lo más sensato es esperar y seguir el plan diseñado por Rick. Ella tiene plena confianza en Grimes. Le conoce, sabe lo que le mueve, le ha visto salir victorioso de situaciones peores que esta y, sobre todo, confía ciegamente en él, por lo que decide volver a Alexandria y esperar a que los acontecimientos se desarrollen tal y como Rick lo diseñó. Pero Daryl y Tara se han cansado de esperar. Su odio visceral a Negan y a  lo que los Salvadores representan hacen que no quieran escuchar a nadie. La solución pasa por matar a NEgan y vengar a sus muertos. El momento es ahora, cuando Negan está acorralado, desarmado y con todo en contra. Al final hasta Michonne decide darse la vuelta y confiar en el plan de Rick. Ella solo quería comprobar la situación por su cuenta. Necesitaba tener la certeza de que las cosas estaban saliendo como habían planeado. Solo quedan Daryl y Tara, a quienes se les une Morgan y sus francotiradores. Es hora de dar muerte a Negan y acabar con esto y juntos diseñan un plan que les llevará a acabar de una vez por todas con los Salvadores.

El episodio termina con Rick y los Carroñeros. Parece que hemos llegado a ese “después” que tanto esperaba Jadis. Sacan a Rick de su cautiverio, maniatado, y sin ropa y lo dirigen al centro del recinto. Le obligan a arrodillarse y aparece uno de los carroñeros dirigiendo a un caminante con un palo. Parece que Jadis quiere convertir a Rick en un caminante. Pero si el instinto de supervivencia de Eugene está desarrollado el de Rick está en otro nivel de la escala evolutiva. Es un depredador que no se deja cazar tan fácilmente y en un parpadeo cambia las tornas y vuelve la situación a su favor. Se deshace de sus captores y termina sobre Jadis amenzándole con la cabeza mordiente del caminante para que se rinda a él y acepte sus condiciones. Finalmente, logra una nueva alianza con los Carroñeros. Tal y como él había planeado.

El siguiente paso en el plan de Rick es encaminarse al Santuario junto con los Carroñeros para dar muerte a Negan y someter a los Salvadores. El plan está saliendo a pedir de boca y Rick ya se relame pensando en la victoria. Sin embargo, al llegar a los alrededores del Santuario la situación es muy distinta a la que debería ser. En lugar de una factoría rodeada de caminantes, Rick se encuentra con un camión estrellado contra una de las naves y sin rastro de caminantes. ¿Qué ha pasado y cómo altera esto el fin de la guerra?

 
The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal