The Walking Dead 7×12: Say Yes

The Walking Dead 7x12: Say Yes

The Walking Dead 7x12: Say Yes

Series: The Walking Dead

4 Stars

Summary

Rick y Michonne buscan armas y víveres para cumplir su parte del trato con el grupo de Jadis. Rosita sigue planeando su venganza personal contra Negan. Tara se debate entre si contarle o no a Rick la existencia de Oceanside.

Coder Credit

Una semana más The Walking Dead sigue cocinándose a fuego lento. Mientras el público espera el gran enfrentamiento entre Rick y los Salvadores de Negan, los guionistas nos ofrecen un episodio que recuerda a tanto otros: una búsqueda incansable de alimentos y de armas que les permita seguir sobreviviendo. Y, en medio, la oportunidad de ahondar en los miedos y preocupaciones de los protagonistas de esta semana: Rick y Michonne.

La mayor parte del capítulo se centra en la búsqueda de Rick y Michonne. Les vemos en la carretera, acampando como pueden y dando rienda suelta a su pasión como si se tratase de dos adolescentes. La reciente alianza con el grupo de Jadis ha dado alas a Rick que, por primera vez en mucho tiempo, se permite sonreír. Una genuina sonrisa que prácticamente no le abandona en todo el episodio. Y eso es algo muy muy raro.

Los que llevamos viendo esta serie desde los inicios sabemos que The Walking Dead no es una serie de finales felices. Cuando todo parece ir bien el mundo decide volver a darte un revés que te tiene recorriendo caminos y carreteras en busca de un nuevo refugio, de alimentos, de armas o simplemente huyendo de una muerte segura. No es una serie que permita relajarse y sonreír. Es todo lo contrario. Por eso, ver a Rick sonriendo hace que temamos lo peor. Porque si algo tengo claro es que lo peor aún está por llegar.

Y Rick es muy consciente de ello. Por eso la búsqueda en la que se ve inmerso con Michonne esta semana es tan necesaria para su personaje. Es la excusa perfecta para escapar de lo que le espera cuando llegue y tenga que volver a ponerse el peso del mundo sobre los hombros. Es normal que quiera alargarlo todo lo posible y que cada vez que Michonne sugiera volver a casa con lo poco que han encontrado Rick siempre termine persuadiéndola de seguir un día más en la carretera. Por primera vez en mucho tiempo Rick es genuinamente libre. Normal que no pueda evitar sonreír y bromear a cada momento. Es casi casi el Rick de antes de que empezara todo esto.

Cuando parece que por fin van a dar el viaje por terminado, descubren una feria en la que pululan antiguos soldados bien armados. La cara de Rick y de Michonne se ilumina al pensar en la buena suerte que han tenido. Parece que la feria tiene todo lo que necesitan para poner en marcha la guerra contra los Salvadores. Sólo hay un problema. La feria está infestada de caminantes. Para poder llegar hasta las armas y lo que sea que se esconda entre las casetas y las atracciones tendrán que idear la mejor manera de limpiar la zona. Para tener una mejor visión del terreno a cubrir , deciden subir a lo alto de una cubierta. Sin embargo, ésta termina cediendo y ambos caen en el interior de un almacén de lleno hasta arriba con comida. Desde luego, debe ser el día de suerte de Rick.

Sin embargo, este descubrimiento hace que Rick no pueda eludir lo que lleva tanto tiempo posponiendo. Una vez que consigan deshacerse de los caminantes y carguen la furgoneta hasta arriba con los víveres y las armas tendrán que volver a casa. Mientras Michonne duerme, Rick permanece despierto sintiendo, una vez más, como el peso del mundo se le viene encima.

A la mañana siguiente, deciden hacer frente a los caminantes separándose y creando pequeños grupos que puedan manejar fácilmente. Para variar, el plan no sale del todo como esperaban y terminan atrapados en el interior de un vehículo que no se mueve y rodeados de zombies hambrientos. Lejos de achantarse, nuestros protagonistas se las arreglan para salir del coche y van dirigiendo a los caminantes en caminos separados donde cada uno hace su particular concurso de ver quién mata más zombies.

De pronto, entre tanta matanza Rick vislumbra un hermoso ciervo que pasta cerca de una de las atracciones. Pensando en una sabrosa comida, Rick se olvida momentáneamente de los caminantes y se sube a lo alto de una noria para tener una mejor perspectiva desde la que asestar el tiro de gracia el hermoso animal. Sin embargo, termina cayendo y rápidamente los caminantes le rodean. Rick dispara su pistola y se deshace de unos cuantos zombies sedientos de sangre pero se queda sin balas y son demasiados. Los caminantes le rodean hasta que dejamos de verle. Se abalanzan sobre él y la siguiente imagen que tiene Michonne (y nosostros) es la de los zombies comiendo ávidamente. Michonne se queda paralizada. Deja caer la katana con la que pretendía ayudar a Rick y eso atrae a los caminantes que ahora se dirigen hacia ella. Parece el fin.

Pero no nos engañemos. No es tan fácil acabar con Rick Grimes. Sorprendentemente ha logrado escapar de los caminantes refugiándose en unos contenedores detrás de él y consigue abrirse paso hasta Michonne. Lo que se estaban comiendo los zombies no eran las entrañas de Rick sino las del pobre ciervo que paseaba por la feria. Rick logra que Michonne vuelva en sí y juntos terminan con los caminantes y haciéndose con los víveres y todas las armas que hay en la feria.

Los recientes acontecimientos han hecho que Michonne se de cuenta de que sin Rick no hay futuro para ella. No solo es una cuestión sentimental. Hace mucho tiempo que su personaje sigue al lado de Rick porque en cierta forma él encarna la esperanza misma en un mundo carente de ella. Es tanta su fe en él, en el líder que es y que será y en el mundo que será capaz de construir que no es capaz de concebir un futuro en el que no esté Rick Grimes. Durante el trayecto de vuelta a Alexandria. Michonne se muestra muy callada. Nada que ver con la Michonne que vimos al inicio de episodio. Rick nota su silencio y decide parar la furgoneta para tener una última conversación antes de dejar de ser Rick y pasar a ser el líder de una rebelión. Ella le confiesa sus temores y él trata de calmarla diciéndole que aunque él muriera ella seguiría adelante. Al fin y al cabo esta guerra por la libertad que se está gestando es tanto suya como de ella ya que fue ella la que inspiró esa esperanza en Rick cuando él estaba tan perdido.

Por primera vez vemos a Rick afrontar la idea de su propia muerte, lo cual es muy interesante. Hasta ahora siempre parecía haber evitado esa idea, luchando siempre por mantenerse con vida por Carl, por Judith, por el grupo... La causa por la que lucha ahora mismo es mucho más grande que él mismo. Esta guerra no trata sólo de derrocar a un tirano y de recuperar la libertad sino que trata de crear un nuevo mundo en el que las distintas comunidades trabajen juntas por el bien común. No se trata solo de sobrevivir. Y Rick lo sabe. Es muy consciente de que habrá bajas entre sus filas y está dispuesto a asumirlas. Está dispuesto a ser una de esas bajas si eso significa que este nuevo mundo pueda ser posible. No por ellos, sino por Carl, Judith y el hijo de Glenn y Maggie.

Una vez en casa, Rick y Michonne llevan las armas encontradas al vertedero de Jadis para entregárselas como parte del trato. Pero las armas siguen sin ser suficientes. El grupo de Jadis es numeroso y necesitarán más armas. Habrá que seguir buscando, una idea que no atrae mucho a Rick pero Michonne le recuerda que es mejor tener paciencia. Es entonces cuando entra en escena Tara. Llevaba tiempo preguntándome cuánto tiempo aguantaría Tara guardando en secreto la existencia de Oceanside. La falta de armas ha hecho que la veamos debatir consigo misma al respecto y en este episodio por fin ha tomado la decisión de informar a Rick sobre las mujeres de Oceanside. Será interesante ver el encuentro entre los líderes de las dos comunidades y la propuesta que les haga Rick para que se apunten en la causa.

Mientras ocurría todo esto, Rosita llevaba a cabo su búsqueda particular. El odio hacia Negan la ciega y el dolor la lleva a realizar actos estúpidos y dignos de un inconsciente. Aunque Gabriel trata de hacerla entrar en razón y le conmina a tener paciencia, las ganas de vengar la muerte de Abraham le queman por dentro. Al final, termina yendo en busca de Sasha para que la ayude a llevar a cabo su plan maestro. Con las indicaciones de Daryl, Carl y Jesús, ambas mujeres tienen una idea aproximada de cómo es el complejo en el que se ocultan los Salvadores. Están dispuestas a sacrificar lo que haga falta con tal de llegar hasta Negan y culminar así su venganza. Un plan digno de un maestro estratega.

Habrá que esperar pero me huele a mi que la irresponsabilidad de Rosita y de Sasha va a provocar que la guerra comience antes de lo que a Rick le gustaría. Y entonces sí que habrá que lamentar pérdidas.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

One thought on “The Walking Dead 7×12: Say Yes

Comments are closed.