The Walking Dead 7×07: Sing Me A Song

The Walking Dead 7x07: Sing Me A Song

The Walking Dead 7x07: Sing Me A Song

Series: The Walking Dead

4 Stars

Summary

Carl irrumpe en el Santuario de los Salvadores. Sorprendido por el chico, Negan le introduce a la vida en sus dominios. Los habitantes de Alexandria buscan desesperadamente víveres para la próxima visita de Negan y los suyos.

Coder Credit

Ha llegado el día que todos estábamos esperando. Por fin vamos a poder pasearnos a nuestras anchas (casi) por el Santuario de Negan y sus Salvadores. “The Walking Dead” recupera una de las historias principales del cómic buscando una forma de reconectar con los fans desencantados que han ido descolgándose por el camino en busca de emociones más fuertes. Y para los más puristas, por una vez, el episodio es bastante fiel a la historia original.

En poco menos de una hora que dura el episodio iremos descubriendo los entresijos del Santuario en compañía de Carl y Negan. El episodio sirve no sólo para ver hasta dónde llega el poder de Negan y contextualizar su personaje un poco más sino para averiguar sus límites, porque sí, los tiene. De este modo descubrimos que, a pesar de toda su locura y su maldad, Negan parece incapaz de hacer daño a niños. Y mira que Carl le ha provocado. Si alguien merecía recibir la suave caricia de Lucille en "Sing Me A Song" ese era Carl.

the-walking-dead-7x07-sing-me-a-song-4

Cuando el camión de reparto en el que se hallan escondidos Jesús y Carl se acerca a las proximidades del Santuario, Jesús decide que es momento de saltar para tratar de pasar desapercibidos. Carl utiliza el engaño y hace que Jesús salte primero para así poder quedarse en el camión y llevar a cabo su plan de aniquilar a Negan. Para cuando se detiene el camión y los Salvadores empiezan a descargar, Carl va armado con una metralleta y mata a dos hombres antes de encararse a Negan. Impresionado por la valentía del chico, Negan hace que Dwigh desarme a Carl y le toma bajo su protección para darle un tour guiado por el Santuario.

Es aquí cuando empieza a acumularse toda la tensión del episodio. Sabemos que Negan es capaz de cualquier cosa y desconocemos sus límites. Carl no deja de ser un niño insensato que no ha dudado en colarse en la guarida del lobo con la absurda idea de matar a Negan creyendo en la idea infantil de que eso solucionará todos sus problemas. Y Negan no es más que el ogro, el villano perfecto que actúa impunemente sentando sus propias y retorcidas reglas.

the-walking-dead-7x07-sing-me-a-song-2

Carl llega infundido de valentía a las puertas de Negan pero conforme avanza el episodio el miedo va apoderándose del muchacho. Normal, recordemos que Carl es un niño y Negan es una criatura de pesadilla. El recorrido por el Santuario comienza con Negan mostrándole su harem de esposas. Las elegidas para agasajarle y tener una vida cómoda después de renunciar a los suyos. Es entonces cuando descubrimos que una de ellas ha transgredido las normas de Negan. Ha tenido un momento de “debilidad” y se la ha visto pasando tiempo con su ex, Mark. Y si hay algo que Negan no tolere es el engaño. Más tarde descubriremos qué es lo que tiene planeado Negan como castigo.

A continuación, Negan introduce a Carl en su cuarto y allí tienen una interesante conversación en la que le pide que descubra su ojo y le deje verlo. Por si esto no fuera suficiente humillación para el muchacho, después le pide que le cante una canción. Carl lo hace entre lágrimas. Y es aquí donde vemos que se produce una pequeña brecha en Negan. Como él mismo reconoce, a veces se olvida de que Carl no es más que un niño y parece sentir realmente el haber herido a Carl de algún modo. Después de que Carl le cante le pregunta si esa canción se la cantaba su madre y le pregunta qué fue lo que pasó con ella. Por un momento podemos ver la compasión en el rostro de Negan cuando Carl le cuenta que tuvo que ser él mismo el que acabara con ella antes de que se convirtiera en un caminante.

the-walking-dead-7x07-sing-me-a-song-6

Lo que toca justo después es impartir la justicia de Negan. Como podíamos suponer la acción de Amber, su esposa, viéndose con su exnovio, Mark, no va a quedar impune. El respeto se gana con mano dura y nadie la tiene más dura que Negan. Como recordatorio permanente de su acción, Negan decide plantarle una plancha al rojo vivo en el rostro. Ahora entendemos qué es lo que le pasó a Dwight. El pobre asiste a Negan durante el castigo probablemente recordando el mal rato que pasó él mismo. Carl observa horrorizado la justicia de Negan. Daryl reacciona tratando de proteger a Carl. Desde que lo viera llegar de improviso el pobre anda desesperado intentando saber qué planes tiene Negan para el chico y le remueve por dentro saber que no puede hacer nada por protegerle. Negan ordena a Dwight que encierre a Daryl en su celda, sólo por si acaso. Durante su reclusión, Daryl recibe una nota en la que se lee “Vete ahora” con una llave pegada al dorso. El camino hacia la libertad de Daryl se abre en este mismo episodio.

Finalmente descubrimos qué es lo que ha planeado Negan como castigo a las acciones de Carl. Monta en un camión de abastecimiento y junto a sus Salvadores pone rumbo a Alexandria en donde espera a la llegada de Rick en compañía de Carl y con Judith en brazos.

Mientras tanto, hemos podido ver a Michonne creando una barrera de zombies para cortar una carretera. Todo ello obedece a un plan concebido para lograr detener un vehículo de los Salvadores que la lleve hasta el Santuario.

the-walking-dead-7x07-sing-me-a-song-5

Por otro lado, Rosita sigue cegada por la rabia y el dolor. Algo que sólo puede ser mitigado mediante la venganza. O al menos eso es lo que se ha empeñado en creer. Para poder asesinar a Negan necesita balas por lo que conduce a Eugene al taller donde iba a crear balas junto con Abraham. Aunque Eugene se niega en un primer momento, después de una acalorada discusión termina accediendo a hacerle una única bala que será la que, en teoría, ponga fin al reinado del terror de Negan.

El padre Gabriel y Spencer salen de Alexandria en busca de suministros. Durante el trayecto en coche, Spencer aprovecha para preguntarle a Gabriel si odiar en secreto a Rick podría ser considerado pecado. Para Spencer las cosas en Alexandria empezaron a torcerse en el momento en el que apareció Rick Grimes, sin embargo, para Gabriel la llegada de Rick sólo ha contribuido a unir más a la comunidad y la persona de Rick Grimes es un ejemplo inspirador. Aunque no pueda considerarse pecado el odiar (no tan) en secreto a Rick, eso le convierte en “un pedazo de mierda” en palabras de Gabriel, tras lo cual decide bajarse del vehículo y continuar su búsqueda en solitario. Esto deja a Spencer solo buscando alimentos. Durante su batida topa con un caminante que porta un mapa en el que aparece señalado el lugar donde tiene almacenados sus víveres. Todo un golpe de suerte para Spencer que logra volver a Alexandria con su odio hacia Rick intacto y con el coche cargado de víveres para cuando lleguen los Salvadores.

the-walking-dead-7x07-sing-me-a-song-3

¿Y dónde anda Rick? Ajeno a la aventura de Carl y a lo que está sucediendo en Alexandria, Rick se encuentra en compañía de Aaron buscando provisiones para los Salvadores. Su viaje les lleva hasta la propiedad de Leslie William, quien ha dejado carteles avisando de las armas y provisiones que tiene y de lo increíblemente peligroso que es adentrarse en sus tierras para tratar de robarle. Lo que está claro es que esta persona está armada hasta los dientes y que no dudará en disparar a todo aquel que se acerque. Rick y Aaron se acercan sigilosamente hasta que ven la puerta del refugio. Un último cartel les avisa de que si han llegado hasta ahí es porque Leslie ha muerto y por lo tanto quien les aguarda es un caminante habriento.

El próximo episodio será el que de final a la midseason. A la luz de los últimos acontecimientos es fácil prever que lo que nos espera va a estar a la altura de lo que pudimos ver en los inicios. ¿Volveremos a ver al Rick de antes? ¿Tendremos guerra en Alexandria?

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal