The Walking Dead 7×03: The Cell

The Walking Dead 7x03: The Cell

The Walking Dead 7x03: The Cell

Series: The Walking Dead

4 Stars

Summary

Daryl permanece encerrado en una celda en el Santuario, sufriendo diversas penalidades para tratar de romperle y que se una a las filas de Negan. Dwight trata de lidiar con sus labores del día a día como mano derecha de Negan,

Coder Credit

En el tercer episodio de "The Walking Dead" la serie vuelve a la tensión narrativa en un episodio más calmado que el que abrió esta  nueva temporada pero sin toda esa violencia gratuita y en un tono más sutil. Un episodio en el que el espectador sufre la tortura y el infierno vivido por Daryl y por Dwight.

Si en "The Well" vimos un mundo idílico construido en el Reino en "The Cell" veremos cómo funciona el Santuario de los Salvadores y padeceremos las penalidades de Daryl y Dwight. Ambos personajes están recorriendo caminos paralelos, cada uno es su propia celda y en su propio infierno particular. Ambos prisioneros de Negan y su retorcida cabeza.

the-walking-dead-7x03-the-cell-3

Los días de Daryl son todos iguales, oscuros, rutinarios. Confinado en una celda, todos los días comienzan con la melodía de Easy Street repetida en bucle hasta la saciedad y con Dwight entregándole un bocadillo de comida de perro. Al más puro estilo Guantánamo, el encierro involuntario de Daryl tiene como objeto romperle. Borrar todo lo que queda de Daryl, toda su resistencia y convertirlo en uno más de los seguidores de Negan.

A lo largo del episodio podemos apreciar como Dwight lleva a cabo esta labor y por momentos podemos llegar a apreciar lo poco que le gusta. En el fondo no puede evitar admirar la tozudez de Daryl que se resiste a que le borren su nombre y su existencia del mapa como si no fuera más que un insecto insignificante. Dwight ya ha pasado por todo este proceso y sabe lo caro que resulta el resistirse a Negan. Porque si algo está claro es que Negan toma todo lo que quiere, aunque sea por la fuerza. Sin pedir permiso, sin preguntar. El Santuario tiene sus reglas, las reglas de Negan.

the-walking-dead-7x03-the-cell-2

Llega un momento, casi al final del episodio en el que podemos atisbar cómo Dwight casi parece suplicarle que se rinda a Negan. Una súplica retorcida, en forma de fotografía de lo que quedó de Glenn. Lo que sea con tal de que Daryl se arrodille ante a Negan. Es como si el malvado Dwight quisiera ahorrarle todo el sufrimiento que sabe que le traerá su resistencia. Y es que Dwight no es el perrito faldero de Negan porque desee serlo. Su proceso de conversión no fue más que otra muestra de supervivencia extrema, de querer proteger a los que ama y la preservación de uno mismo. Puro instinto de autopreservación que termina convirtiéndose en un sentimiento de culpabilidad que por momentos parece a ahogar a Dwight. Y es que Dwight es casi un muerto en vida. Su vida transcurre monótonamente cumpliendo las órdenes de Negan, haciendo que la maquinaria del Santuario funciones, y, sobre todo, haciendo el trabajo sucio.

Pero no nos engañemos, el paraíso que Negan pretende vendernos con el Santuario no es más que un espejismo. Su política es el miedo y su juez y verdugo Lucille. Ella es quién decide quién se queda cumpliendo condena, pagando la deuda por su clemencia y quién pasa a formar parte del muro de caminantes que protege los alrededores del Santuario. Todo en el Santuario está hecho para que su población sienta el miedo que infunde la sola presencia de su líder: sus normas, su sistema de pago a base de puntos a cambio de la manutención, los castigos físicos y psicológicos a los que Negan somete a su gente. En el Santuario nadie es dueño de su propia vida, como muestra la oferta que le hace Negan a Dwight sobre la posibilidad de pasar la noche en compañía de una mujer, cualquiera estará disponible, excepto la de Negan, claro. El Santuario no es ningún refugio. Es un lugar en el que asegurarse la existencia pero nada más.

the-walking-dead-7x03-the-cell-4

Precisamente esa parece ser la clave del éxito de Negan. Todos le deben algo. Todos son deudores de su magnanimidad que les permite formar parte de algo que les mantiene con vida. Y encima el tío cae simpático (al espectador, claro). Pero entre sus filas hay disidentes. Gente que no duda en huir del Santuario a la menor oportunidad. Mejor morir en el camino que seguir viendo cómo Negan se apodera de todo: de tu vida, de tu familia, de tu esposa... Eso es justo lo que le pasó a Dwight. Su huida por el bosque junto a su hermana y su esposa merecía un castigo apropiado. Su hermana murió. Lucille estaba sedienta de sangre ese día. Dwight recibió la marca de Negan en su rostro, desfigurándolo para siempre, un recordatorio de que con Negan no se juega. Y por si eso fuera poco, su amada esposa se convirtió en la nueva esposa de Negan. Algo que éste no deja de recordarle a Dwight día sí y día también. Con Negan no se juega, eso está claro.

Por eso resulta tan doloroso ver a Dwight a lo largo del episodio. Conforme nos van desvelando más y más sobre la historia de este pobre diablo, el espectador no puede dejar de sentir cómo su antipatía inicial hacia el personaje se va diluyendo poco a poco hasta que se convierte en compasión y simpatía. Duele ver cómo los ojos de Dwight se dirigen hacia el test de embarazo de su exesposa (negativo). Duele verles mentirse el uno al otro en la escalera mientras comparten un cigarrillo. Como si la mentira pudiese borrar las penalidades de su existencia. Pero, sobre todo duele ver cómo Dwight trata de que Daryl se rompa. Antes de que pruebe en sus propias carnes la crueldad de Negan. Porque aún no hemos visto lo peor de Negan.

Hay tres opciones en el Santuario: ser parte de los elegidos de Negan, trabajar por puntos en una existencia que nadie desea, o pasar a formar parte de los no muertos del muro. No hay cuarta opción. A lo largo del episodio veremos cómo le plantean estas posibilidades a Daryl. sus humillaciones y padecimientos terminarán en el momento en el que escoja una opción. sólo hay una respuesta correcta. Cuando Negan le pregunta a Daryl quién es Daryl no lo duda ni un momento. Él es Daryl Dixon. Nadie va a romperle.

La respuesta no gusta nada a Negan. Y por la cara de Dwight lo único que podemos intuir es que la decisión de Daryl traerá consecuencias. Y no serán buenas. Si algo caracteriza a Negan es su mente retorcida y su violenta crueldad. Se ha propuesto que Daryl pase a formar parte de su grupo de élite y probablemente se busque la forma de conseguirlo. El problema es que Daryl aún no sabe el precio que tendrá que pagar por ello.

Se amplían los conflictos emocionales en el universo de "The Walking Dead". Una vez más la serie nos muestra que las cosas no siempre son blancas y negras y para ello hacen de uno de los personajes más odiados de la pasada temporada un tipo con el que el espectador simpatiza. Quién sabe si Dwight se convierta en la esperanza que el Santuario necesita para acabar con Negan de una vez por todas. El tiempo lo dirá.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal