The Walking Dead 7×02: The Well

The Walking Dead 7x02: The Well

The Walking Dead 7x02: The Well

Series: The Walking Dead

3.5 Stars

Summary

Carol y Morgan descubren el Reino y a su particular líder, Ezequiel. El Reino es una comunidad idílica que no teme al futuro. Pero no todo es tan bonito como parece.

Coder Credit

Después de la resaca emocional y visual del primer episodio de la temporada, "The Walking Dead" ha decidido aflojar la marcha y llevarnos de la mano de Carol y Morgan a "El Reino". Un nuevo emplazamiento que nada tiene que ver con lo que hemos visto hasta ahora. El episodio perfecto para secarse las lágrimas, tratar que nuestro acelerado corazón vuelva a latir con su frecuencia normal y prepararnos para el próximo golpe. Porque vendrá, de eso no me cabe la menor duda.

La última vez que dejamos a Carol la vimos luchando malherida contra los Salvadores de Negan. De no haber sido por la aparición casi milagrosa de Morgan nuestra querida Carol no lo cuenta. Continuamos con su historia descubriendo "El Reino", lugar al que han ido a parar cuando se toparon casi sin querer con sus moradores. Mientras Carol cura sus heridas, Morgan se integra en una nueva sociedad que parece vivir en una especie de oasis entre tanta destrucción y muerte.

the-walking-dead-7x02-the-well-1

"El Reino" es todo lo que no hemos visto hasta ahora. Sus habitantes son felices, tienen comida en abundancia, están bien armados, se permiten desarrollar el comercio con Hilltop, tienen su propio coro (que amenizan eL episodio al ritmo de Bob Dylan) y, sobre todo, no temen al futuro. Como muy bien señala Carol "es un cuento de hadas". Mientras que Morgan se integra en el tejido social del Reino como si siempre hubiese formado parte de la comunidad, Carol sospecha de un mundo que le parece demasiado perfecto. Debe haber alguna trampa.

Por si la existencia del Reino en sí misma no fuese suficiente, su líder, Ezequiel, gobierna sus dominios en compañía de Shiva, su fiel tigre. No es necesario que Ezequiel alce la voz o trate de imponerse, Shiva ya lo hace por él. El primer encuentro entre Carol y Ezequiel, al poco de llegar al Reino y algo recuperada en parte de sus heridas no es más que una pantomima. En un teatro, en compañía de un tigre y para rendir pleitesía a un tipo que dirige el lugar sentado desde un trono. Carol no duda en sacar de nuevo su lado Mata Hari. Vuelve a ponerse la máscara de anciana amable y desvalida y enseguida se hace con el cariño y la amistad de los del lugar. Todo para averiguar qué es lo que esconde el paraíso.

Pero el teatro del Reino no tarda mucho en venirse abajo. Lo veremos desde dos puntos de visto, el de Morgan a lo largo del episodio y el de Carol hacia el final de labios del propio Ezequiel. Y es que, seamos realistas, el mundo postapocalíptico no permite que algo tan perfecto surja de la nada si no es con condiciones, engaños y, sobre todo, mucha esperanza colectiva.

the-walking-dead-7x02-the-well-3

Morgan consigue rápidamente no sólo el favor del líder del Reino sino su confianza. Su destreza con las armas no ha pasado desapercibida para Ezequiel y le encomienda la tarea de hacer del joven Benjamin un guerrero aguerrido. El pobre muchacho no ha logrado gran destreza con las armas tradicionales, tal vez una nueva arma y un nuevo maestro consigan lo imposible. Además, le invitan a participar en la cacería de cerdos. Es aquí cuando Morgan descubre la verdad sobre la existencia del Reino.

Resulta difícil de creer que después de las mil penalidades que le hemos victo sufrir a Rick y a los suyos los habitantes del Reino hayan podido prosperar como lo han hecho sin que nadie tratara de arrebatarles lo que tenían. Pero si algo deja claro la cacería de los cerdos es que el Reino es próspero porque su líder no duda en comprar la vida y la felicidad de su gente a cambio de un pacto de no agresión por parte de los Salvadores. Los cerdos que tanto les costó cazar, alimentados y engordados con carne de zombie, van a parar a manos de los Salvadores como parte del trato. Un trato que no es del gusto de todos los miembros de confianza de Ezequiel pero que, de momento, les permite no tener que preocuparse por su seguridad. Morgan asiste al intercambio consciente de que los Salvadores no son un problema único y exclusivo de Alexandria y Hilltop.

Lo curioso de este trato es que todo se hace a espaldas de la comunidad. Los habitantes del Reino desconocen el precio que paga semanalmente su líder a cambio de que el sueño utópico siga en funcionamiento. Típico de los políticos. Esto hace que el personaje de Ezequiel vaya ganando interés a lo largo del episodio. Si al principio no era más que un loco con un tigre que trataba de vendernos una ciudad de cuento de hadas, conforme pasan los minutos le vamos viendo como realmente es. Un líder que no escogió serlo sino que tuvo que serlo cuando la gente depositó en él su confianza y su esperanza. Un líder que sólo piensa en lo mejor para su gente y por eso no duda en hacer tratos con los Salvadores aunque esté claro que le sienta como una patada en el hígado. En definitiva, un tipo que cae simpático y que sabe que sólo tiene a su favor la imagen que proyecta y que no duda en aprovecharse de ello. Si Rick tira (o más bien tiraba) por la fuerza bruta, Ezequiel hecha mano de la diplomacia.

Por su parte, Carol sigue empeñada en dejar cuanto antes el Reino y volver al camino. Necesita estar sola y cuanto antes salga de la mascarada que es el Reino mejor. Sabe que necesitará algunas cosas antes de marcharse y no duda en seguir con su pose de ancianita simpática para conseguirlas. Los intentos de Morgan por hacerla cambiar de idea son inútiles. Carol está decidida y de nada sirven los argumentos que puedan darle para tratar de que que cambie su parecer. Ha visto demasiado y ha perdido demasiado. Necesita recomponerse, pero sola. Y es que Carol ya ha dado la vuelta completa. Está un paso por delante del resto. Mientras todo el mundo ve a los caminantes como monstruos y amenazas, Carol los ve como lo que realmente son: personas con nombres y apellidos, familiares y amigos que, lamentablemente, dejaron este mundo de una manera horrible. Condenados a vagar hasta que alguien los mate de nuevo. ¿Cómo sigue uno luchando contra ellos después de semejante revelación?

the-walking-dead-7x02-the-well-4

Antes de dejar los dominios del Reino, Carol tiene tiempo de mantener una conversación sincera con Ezequiel donde éste le explica la verdad del lugar y de su reinado. Le habla sobre la carga que pusieron sobre los hombros de un cuidador del zoo que lo único que hizo fue volver a por un tigre abandonado al que su conciencia no le permitía abandonar a su suerte. También él tratará de persuadirla de que se quede y tampoco tendrá éxito. Al final del episodio veremos a Carol encendiendo la chimenea en su nueva casa. Sorprendida cuando alguien toca a su puerta. Y sonriente cuando al abrir la puerta se encuentra con Ezequiel, como quien se reencuentra con un viejo amigo (¿se convertirá Carol en la consorte del Rey?)

the-walking-dead-7x02-the-well-5

Lo más interesante que nos ha dejado este episodio es el poder ver que otro tipo de comunidad es posible. Que otro sistema es posible. Sin embargo, ya hemos visto cómo las gastan los Salvadores y será cuestión de tiempo el ver como el trato entre el Reino y lo Salvadores termina estallando por los aires. Un episodio mucho más calmado que simplemente ha servido para que cojamos aire y pensemos en esa calma que siempre precede a la tempestad. Porque la habrá.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal