The Vampire Diaries 8×10: Nostalgia’s a Bitch

The Vampire Diaries 8x10: Nostalgia's a Bitch

The Vampire Diaries 8x10: Nostalgia's a Bitch

Series: The Vampire Diaries

3 Stars

Summary

Con Damon en estado catatónico, Caroline y Bonnie tendrán que llegar a un acuerdo con Sybil para tratar de salvar al vampiro de sí mismo.

Coder Credit

El final de The Vampire Diaries se aproxima y ya comenzamos a notarlo en cómo evoluciona la trama, los personajes ya se están preparando, conscientes de que van a tener que darlo todo para la que será la batalla final y decisiva contra el mal.

Podríamos denominar este episodio como el punto que marca el comienzo del fin. Nos han estado mareando durante diez capítulos con la irritante Sybil y sus absurdos planes, la humanidad de Damon primero y ahora la de Stefan (algo de lo que ya han abusado demasiado, en el caso de Damon era interesante explorarlo al meter el factor de que olvidara a Elena y sus sentimientos, pero con Stefan es volver a lo mismo otra vez), y la preocupación sobre cómo librarse de las sirenas cuando el enemigo a tener en cuenta siempre ha sido Cade. Y ha sido este el momento elegido para decir: “ya está bien, es hora de que pongamos todas las cartas sobre la mesa”.

Habría podido ser un gran episodio de mitad de temporada, pero sigo pensando que han malgastado demasiado tiempo con relleno en vez de dar unas tramas más interesantes a otros personajes. Bonnie y Enzo han estado muy desaprovechados, Matt podría haber tenido un argumento más desarrollado con su padre y la historia de los Maxwell pero lo han hecho apresurado y mal, y ahora ya no queda demasiado tiempo para perderlo, hay que ponerse las pilas y dar el golpe final.

Damon permanece encerrado en su propia mente

Gran parte de lo que sucede gira en torno a Damon Salvatore, pese a que apenas aparece y cuando lo hace, está en trance sentado en una silla sin moverse, Ian Somerhalder no tuvo que cansarse mucho rodando el capítulo. Sybil le ha devuelto su humanidad pero le ha hecho ver todas las atrocidades cometidas haciendo que se sienta tan culpable que sea incapaz de aceptarlo. Caroline y Bonnie son incapaces de acceder a su subconsciente para ayudarle y tienen que hacer un trato con la sirena, consistente en liberarla y entregarle la campana que ahora está en poder de Matt.

Éste no está dispuesto a dar el único arma que tienen contra las sirenas, y menos para ayudar a Damon al que culpa de las muertes de su hermana y Tyler. Además aprovecha para soltarle la pulla de que solo se preocupan por Stefan y Damon y no por la cantidad de víctimas inocentes que dejan a su paso. Lo cierto es que Matt lleva mucha razón en esto, los Salvatore, y el resto de vampiros protagonistas, han matado a inocentes y parece que siempre se lo perdonan y olvidan todo, sólo queda él para recordar que no pueden escaparse de todo.

El padre de Matt aprueba su decisión y llegan a un acuerdo con Seline para usar la campana y matar a Sybil. Cuando terminen de unir todas las piezas deberán hacerla sonar doce veces y la sirena morirá, lo que no esperan es que aparezca Stefan para apoderarse del arma mística. El vampiro se ha dado cuenta que no puede hacer solo todo el trabajo para Cade y que debe recuperar a Damon, por lo que tras ver cómo está la situación en la mansión Salvatore, decide acelerar el proceso yendo él mismo a por la campana y así asegurarse que Sybil salva a su hermano.

Los dos últimos miembros de la familia Maxwell son los únicos que pueden usar el arma

Mientras tanto, Bonnie y Caroline entran en la cabeza de Damon con ayuda de los poderes de Sybil. Tienen que encontrar a Damon y convencerle para que despierte, para ello tendrán que ir siguiendo una serie de pistas que les llevan por aquellos momentos por lo que Damon se siente culpable. Se dan cuenta de ello cuando el subconsciente del vampiro les lleva al bar y allí descubren a Vicki Donovan, pero resulta ser un punto muerto cuando la chica dice que no conoce a ningún Damon.

Los caminos de Bonnie y Caroline se separan cuando la segunda descubre a su madre en el bar y va a hablar con ella. La sheriff Forbes dice que Damon murió hace años, y cuando su hija le habla de vampiros le echa verbena para confirmar su teoría de que ella es la culpable de los últimos asesinatos. Caroline será torturada por su madre hasta que se da cuenta de lo que debe hacer, y es demostrarle a Damon que no le guarda rencor por nada. Confiesa que durante mucho tiempo le odió, pero sabe que el vampiro fue un gran amigo para su madre, estuvo con ella hasta el final y fue el único tan dolido por su muerte como ella, y por eso le ha perdonado todo lo anterior.

Caroline vuelve a la realidad y descubrimos lo que sucede: Damon necesita que alguien concreto le perdone pero no es ella, ¿será Bonnie? La joven ha ido, dentro de la mente del vampiro, hasta casa de su abuela para pedirle ayuda con un hechizo localizador. Para encontrar a Damon usan la carta que éste le escribió cuando les abandonó, y así llega a la cripta de los Salvatore. Pero no es a Damon a quien halla allí sino a Tyler, el chico quiere convencerla de que el vampiro no merece su perdón y la echa haciendo que despierte. Sin embargo, Bonnie ha sido lo suficiente observadora para haberse fijado que en la cripta estaba la tumba de Damon y la fecha de su muerte era la de cuando fue humano, por lo que el perdón que necesita es el de Stefan.

Las dos jóvenes están dispuestas a recuperar a Damon

Stefan mientras tanto se ha entretenido hablando con Seline y Matt para obtener la campana, y ha acabado llegando a un trato con la sirena que le interesa mucho más que el que tenía con Sybil. Y es que Seline no le había contado toda la verdad a Matt: una vez la campana suene doce veces, se abrirá una puerta entre el mundo y el infierno de Cade que consumirá a todo el pueblo, matando a todos sus habitantes. Padre e hijo se niegan a usar la campana porque matarán a miles de inocentes, pero el Stefan más retorcido sale a relucir cuando le quita la pulsera de verbena a Matt y le hechiza para dar pie a un juego muy sádico. Si Matt es capaz de perdonar a Damon por lo ocurrido a Vicki, no tocará la campana, pero si es incapaz de perdonarle la hará sonar y será el culpable de todas esas muertes, oscureciendo su alma y haciendo que vaya directo al infierno.

El vampiro se marcha cuando recibe la llamada de Caroline para que vaya a la mansión, dejando a Matt y su padre con un gran dilema. El chico le pide a su progenitor que se marche y salve la vida porque sabe que no va a poder perdonar nunca a Damon. Peter le dice que no le dejará acercarse a la campana pero Matt se ríe, está hechizado y le matará si es preciso para cumplir la orden de Stefan a no ser que sea su padre quien le mate primero a él, pero el hombre no puede quitarle la vida a su único hijo.

Stefan solo ayuda porque quiere que Damon vuelval trabajo

Stefan accede al subconsciente de su hermano para hablar con él. Está en el cementerio y comienza a decirle que le perdona por todo y que se deje ver ya que no le guarda ningún rencor, se nota que el vampiro solo está diciendo lo que cree que Damon necesita oír. La sorpresa es cuando Damon aparece, confirma que ha recuperado su humanidad y dice que no necesitaba que viniera a perdonarle, sino que es Damon quien perdona a Stefan. Éste se lo toma a broma ya que Damon siempre ha sido el malo, y le chilla que él no tiene nada por lo que disculparse.

Pero Damon se lo rebate con un argumento que conocemos demasiado bien: de no ser por Stefan, Damon jamás se habría convertido en vampiro, fue su hermano quien le convenció para beber sangre humana y completar el cambio. Damon le dice que siempre ha sentido culpable y por eso, cada vez que se iba por el mal camino, Stefan hacía lo imposible por enderezarle. Damon confiesa que él también le culpaba pero ahora ya no, le ha perdonado y pueden seguir adelante, todo el daño que haya hecho Damon es culpa suya y Stefan no tiene responsabilidad alguna.

Stefan le mira entre sorprendido y enfadado y entonces le confiesa su plan de destruir Mystic Falls a la vez que le reta a perdonarle por ello. Justo en ese instante suena la primera campanada que afecta tanto a Sybil como a Bonnie, esto es algo que aún nos tienen que aclarar, la sirena se da cuenta de la traición mientras Stefan se ríe pero es sorprendido por Damon que despierta y le mata.

Los Salvatore de nuevo enfrentados

Damon logra llegar tras la undécima campanada, justo cuando Peter está a punto de matar a su hijo estrangulándolo para evitar que termine el trabajo. Damon deja inconsciente a Matt y salva el día. Más tarde le veremos hablar con el chico y disculparse por lo de Vicki, Matt le dice que no le perdona pero que es un paso adelante para él, además ha decidido volver a su puesto como sheriff y así proteger el pueblo de la única forma que puede.

Damon también hablará con Bonnie y finalmente le recitará lo que había escrito en la carta de despedida que su amiga nunca leyó. Bonnie no puede evitar emocionarse al oírlo, le perdona recordándole que todo lo que ha hecho los últimos meses fue consecuencia del poder que Sybil ejercía en él, y Damon promete no volver a marcharse nunca. También hay una conversación entre Stefan, ahora retenido en la celda del sótano, y Caroline que acaba con la promesa de la chica de que no parará hasta que vuelva a ser el de siempre. Ha aceptado que el único que puede hacer que Stefan recupere su humanidad es Damon e irá hasta el final para recuperar a su prometido.

Y nos queda la escena final, Sybil y Seline se encuentran en un bar dispuestas a hacer una tregua y tal vez perdonarse, algo que es evidente que jamás va a ocurrir porque hay demasiado rencor entre ellas. Pero el momento entre hermanas queda interrumpido con la llegada de Cade que explica que las once campanadas fueron suficientes para abrir la puerta y que pudiera hacer una visita a la Tierra, momento en el que las mata y las envía al infierno. Ahora ha llegado el gran villano, nos quedan seis episodios y son todos contra Cade: ¿encontrarán la forma de acabar con él?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.