The Vampire Diaries 8×08: We Have History Together

The Vampire Diaries 8x08: We Have History Together

The Vampire Diaries 8x08: We Have History Together

Series: The Vampire Diaries

1.5 Stars

Summary

Stefan y Damon prosiguen con su trabajo para Cade mientras el resto de personajes intenta llevar una vida normal, algo difícil cuando Sybil vuelve a aparecer.

Coder Credit

The Vampire Diaries regresa tras el parón navideño y muchos fans nos preguntamos si los ocho episodios restantes van a aportarnos algo, o simplemente van a continuar con la decadencia en la que ha entrado la serie mientras da sus últimos coletazos de vida. Un final nada justo para un programa que ha significado tanto para muchos y que está acabando de la peor manera posible.

En diciembre nos quedamos con la esperanza de que, ahora que los Salvatore eran los nuevos servidores del temible Cade y Stefan había apagado su humanidad, las cosas se volvieran interesantes. Nos equivocábamos. Ha habido un salto temporal de tres semanas y enseguida vemos que la dinámica con los dos hermanos no es nada parecida a lo que podíamos esperar. Nada de asesinatos sangrientos y Stefan siendo el destripador que puede llegar a ser, no, el vampiro intenta controlarse y matar sin liarla. Mientras que Damon, se ha vuelto dócil como un cachorrito debido a que ha empezado a recordar a Elena, a raíz del colgante que lleva con él.

Los cambios de personalidad de Damon de un episodio a otro tienen una falta de coherencia que los guionistas deberían controlar. Lo mismo está fuera de sí y amenaza con matar a uno de sus amigos, que ahora en tres semanas de caza y, sin otra explicación que la presencia del colgante, pone trabas a cada víctima de su hermano. ¿En serio? Damon sigue sin ser el de siempre pero ya vemos que va por el buen camino, aunque Stefan intente evitarlo, pero se agradecería haber visto algo más de evolución sobre esto. En el lado contrario tenemos a Stefan, que tras apagar su humanidad no se ha vuelto el psicópata que temíamos y trata de mantener cierto control, pero la cosa no es tan sencilla como cree.

Stefan es quien elige las víctimas

El episodio trascurre sin pena ni gloria con dos tramas bien diferenciadas. Las “aventuras” de los Salvatore buscando almas para Cade mientras tienen conversaciones sobre el bien y el mal. Y la parte que involucra a Caroline, Sybil, Matt y su padre Peter. No sé cuál de las dos es más aburrida y de relleno, porque sinceramente, darle cuarenta minutos a esto me parece despreciar un capítulo de una serie que recordemos SE ACABA EN OCHO EPISODIOS. Vamos a ver, ambas tramas tienen su interés pero se podrían haber desarrollado en muchísimo menos tiempo, dejando minutos para que pasen otras cosas.

Pero vayamos por partes. De los Salvatore ya he comentado lo básico, Damon ahora ejerce de policía bueno cuando buscan una víctima, y Stefan de malo (pero sin ser tan malo como podría ser). Hasta que el menor de los hermanos encuentra una nueva candidata como tributo a Cade, una joven doctora, presuntamente buena y preocupada por los demás, cuyos padres murieron en un accidente de tráfico cuando ella era pequeña. ¿A alguien le resulta familiar esta descripción? Sí, es una excusa para meter en la trama a alguien que nos recuerde a Elena Gilbert. Al principio puede parecernos frustrante que Stefan intente que la joven Tara muestre un lado oscuro, recordemos que Cade le dijo que las almas buenas que se vuelven malas son las más poderosas y las que más valora, mientras que Damon intenta salvar el alma de la chica.

Pasan casi cuarenta minutos de tira y afloja entre Stefan y la doctora, con Damon en una cama de hospital y drogado con verbena, mientras Stefan manipula a la mujer, mintiéndole sobre Damon para que le mate y demuestre que no es tan buena persona como aparenta. Lo que es un asunto serio, no es más que un juego para los dos hermanos, en el que cada uno de ellos está seguro de salir victorioso. Damon piensa que Tara no se corromperá pero Stefan sabe como manipular la situación, y descubrimos que eligió a esta víctima en concreto por su parecido con Elena. El vampiro sabe que Damon no está disfrutando del trabajo y su humanidad hace amagos de aparecer, y eso no le gusta, quiere que Damon no tenga sentimientos para que todo sea más divertido. La manipulación de Stefan es de lo mejor del episodio, y vuelvo a alabar la interpretación de Paul Wesley que consigue que Stefan sea un personaje mucho más interesante y carismático cuando se vuelve malvado.

Damon y Stefan "juegan" con su nueva presa

Por otro lado, nos encontramos con que a Caroline la han enviado a cubrir un evento en el instituto de Mystic Falls, pero su sorpresa es mayúscula cuando descubre que todo era una artimaña trazada por Sybil para amenazarla y que trabaje para ella. La sirena ahora es profesora en el instituto, y le cuenta a Caroline que está buscando una antigua campana que había en el pueblo y se hundió en el río. Para motivarla a ayudarla amenaza con matar a la clase y la vampira no tiene más remedio que ponerse manos a la obra.

Y justo da la casualidad de que al mismo tiempo Matt oye hablar de dicha campana por primera vez. Está en la Armería con Dorian, el nuevo responsable de la investigación, y éste le explica que hubo un investigador que escribió acerca de las sirenas y en sus diarios hay mucha información que puede serles de ayuda, entre ellas el hecho de que el diapasón y la campana forman un todo que podría ser mortal para ellas. ¿La segunda sorpresa? Que la campana fue construida hace cientos de años por los Maxwell, es decir, la familia paterna de Matt.

Entre Sybil y Caroline, y el drama padre-hijo de Matt y Peter, nos enteramos que la historia de la fundación de Mystic Falls no es tal y como siempre se ha contado. Y que los Maxwell estaban allí antes de que llegaran las familias ricas y poderosas que se autoproclamaron como “Los Fundadores”. En serio, todo un episodio dedicado a darnos esta información no era necesaria, lo podrían haber resuelto en diez minutos. El caso es que la campana se sacó del río tras la muerte de los padres de Elena y la guardaba la sheriff Forbes, pero cuando Caroline y Sybil van a por ella, encuentran una nota de Seline que se ha adelantado.

Caroline y Sybil continúan con sus diferencias

Sabemos que Seline está cansada de su vida y no tuvo reparo en entregarles el diapasón a Enzo y Bonnie, quienes por cierto están de viaje romántico por París, por lo que el hecho de que tenga la campana en su poder tal vez sea una ventaja para librarnos de Sybil y Cade de una vez por todas. Pero nunca se sabe, además, está la duda que Sybil siembra en Caroline sobre que tiene el poder para matar a las niñas si intenta atacarla. Vamos a ver, ¿pero no decían que con la distancia llegaba un momento que el poder de las sirenas no tenía ningún efecto? Bonnie trató de secuestrar a Enzo y el poder de Sybil casi le mata, sabemos que Alaric se ha llevado lejos a las niñas... UN POCO DE COHERENCIA POR FAVOR.

Lo más destacable del episodio es el final, y no solo porque se acabe un capítulo bastante soso, sino porque la última escena es simplemente genial. Damon regresando en busca del colgante de Elena, que Stefan le obligó a tirar mientras conducía, y manteniendo una conversación con un preso sobre la redención. Mientras que Stefan está de caza y pierde el control, todo acompañado por una canción que curiosamente está compuesta y cantada por Michael Malarkey (Enzo), cuando Damon va a encontrarse con su hermano descubre que “el destripador” está de vuelta. Espero que sea un aviso de que la cosa está a punto de mejorar.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.