The Strain 4×10: The Last Stand (Final de serie)

The Strain 4x10: The Last Stand (Final de serie)

The Strain 4x10: The Last Stand (Final de serie)

Series: The Strain

3.5 Stars

Summary

The Strain llega a su final en la gran batalla por salvar a la humanidad. Quinlan tiene un plan para acabar de una vez por todas con The Master, pero requerirá el sacrificio de uno de nuestros protagonistas.

Coder Credit

The Strain ha llegado a su final con un capítulo que pasa de sobra el aprobado. Aceptable e incluso emotivo en determinados momentos, con aires que nos recuerdan a esa primera temporada que nos enganchó tanto. Considerando la terrible temporada que nos han brindando, la serie se jugaba mucho en este capítulo final o acababa con buen sabor de boca o caía en el más absoluto de los olvidos seriéfilos.

Cogiendo el testigo del capítulo anterior, todos nuestros protagonistas se encontraban en grandes apuros, pero nos quedaban 45 minutos todavía y sabíamos que no podíamos estar ante el final, así que obviamente todos conseguirán salvarse. Quinlan porque le basta con dos buenas pistolas para cargarse a todo el mundo y el resto porque Gus y su pandilla entretendrán a los strigois para que el resto escape. El pobre Gus, que ha quedado para eso en este episodio final: sostener una pistola y entretener strigois, tendrá que hacer frente a la muerte de todos sus compañeros, quedando solo vivo Roman. Porque sí, a Gus vamos a hacerle sufrir hasta el último minuto.

Ahora vienen los aires de nostalgia a los que me refería al principio. El grupo se reúne en un gran túnel subterráneo, del que aprendemos su historia gracias a las magníficas lecciones de Fet. El exterminador está feliz de compartir su conocimiento sobre la ciudad de Nueva York una vez más y nosotros, para que vamos a engañarnos también. Eramos felices hasta que a Quinlan se le ocurre su maravilloso plan para acabar con The Master, véase atraerle hasta el túnel y explotar allí la bomba, los 800 pies de profundidad evitarían la destrucción de Nueva York y de paso The Master sería papilla. Pero claro si Quinlan entretiene a The Master en el túnel, alguien tiene que activar la bomba.... y por supuesto, Fet acepta la misión suicida.

La cara que se te queda cuando lees tu guión de final de serie

Siendo Fet uno de mis personajes favoritos, admito que la pena me pudo y aunque me sobró -y mucho- la nueva declaración de amor repentinta de Dutch, con beso incluido, sentía su pena casi como la mía. Sabíamos que Fet era capaz de cumplir esa misión y por tanto estábamos despidiéndonos de un personaje al que no sabíamos que tendríamos que decirle adiós de esa manera.

Mientras el grupo prepara su plan, The Master alza su ejército para encontrarles y prepararse para la batalla con una nueva e (in)esperada mano derecha, Zach, que arma en mano le acompaña al frente. Los momentos de Eph lamentándose por la situación de su hijo se repiten a lo largo del capítulo: Dutch diciéndole que todos habrían hecho lo mismo en su lugar (salvo Quinlan claro que le habría matado), Fet diciéndole que le diera otra oportunidad si tenía opcióon... Si lo pensamos ahora se nos estaba allanando el camino de lo que estaba por venir.

Niño si no sabes recoger tu cuarto, ¿cómo vas a saber disparar eso?

Porque cuando Quinlan ya está con The Master y Zach por un golpe cae rendido en un rincón, es Eph el que decide ocupar el puesto de Fet en un buen y sorprendente giro de la historia (no apostaba tanto por el suicidio de Eph pero si lo hubiera dado todo por el del exterminador).

Vayamos ahora por partes porque llegó el momento cumbre del episodio y el que hemos estado esperando desde hace varias temporadas. Primero la batalla entre Quinlan y The Master se ha hecho mucho más ruda de lo que pensé, más corta y peor coreografiada. Habiéndose anunciado durante tanto tiempo la verdad es que esperaba menos golpe seco y más movimiento sutil y una cámara que no se moviese tanto de una escena a otra. Lo que sí que se hizo bien fue el final, el golpe tras golpe de The Master a Quinlan nos iba anunciando lo que iba a venir la muerte de nuestro último favorito en pie (aunque Setrakian hizo su aparición estelar en forma de flashback para anunciar todo lo malo que estaba por venir). Pero Quinlan nos regala un último golpe maestro, un ataque en el cuello que provoca que los gusanos de The Master se empiecen a escapar de su cuerpo, un Quinlan sonriente anuncia su victoria antes de que The Master le pisotee hasta la muerte.

¡NO QUINLAN NO!

En esta situación aparece Eph que mientras Quinlan daba su vida él estaba... ¿inconsciente? Hombre por favor, no dudo del golpe tras caer el ascensor pero Fet ya habría activado la bomba y dicho cuatro frases ingeniosas mientras el otro estaba ahí "dormido". Así que Eph se levanta y Zach le ve, así que dispara un tiro de advertencia, The Master le apremia a que acabe con él para poder ser libre y... ¡finalmente llegan los arrepentimientos! Zach es incapaz de matar a su padre así que The Master le coge dispuesto a morderle, Eph no puede permitirlo y se abalanza sobre él. No podemos creer lo que ocurre, The Master le agarra y le vomita todos esos millones de gusanos, incluido el de "The Master". El cuerpo del pobre Palmer yace sin vida ya en un rincón.

En el último hálito de humanidad Eph se acerca a la bomba, pulsa un par de botones pero no puede activarla, un Zach entre asombrado y apesadumbrado le acompaña. Pero no hay tiempo de más, The Master se manifiesta y le ofrece a Zach, como padre e hijo, gobernar sobre la faz de la tierra. Nuestras esperanzas se quedan en manos del que durante al menos tres años (siempre salvaré al Zach de la primera temporada) ha sido el niño más odiado de la televisión, pero entonces Zach abraza al que otrora fuera su padre y en un último gesto de amor, detona la bomba. Adiós Eph, adiós Zach y adiós The Master.

Hasta luego Maricarmenes

Con el mundo salvado, Fet se encarga de contarnos que pasó con la Tierra después de todo esto. Roman se ha convertido en un gran empresario de Nueva York, Gus ayuda a los refugiados a volver a sus vidas mientras trata de encontrar a ese amor perdido al que vimos en unos cuantos capítulos, Dutch se ha reunido con unos ex-hackers para volver a hacer andar de nuevo Internet y Fet... bueno Fet anda feliz sabiendo que las ratas vuelven a ser las únicas dueñas de las alcantarillas de la ciudad.

Final típico, pero en cierta forma bonito. Cómo dice Fet al final el amor ha logrado vencer aunque The Master quisiera usarlo de arma. Se agradece el paisaje nuevamente soleado de la ciudad acompañado con los puentes destruidos y una Dutch y un Fet que caminan juntos pero sin saber exactamente que son.

A The Strain no le pedía un final cargado de novedades, para mí el cambio Fet por Eph fue suficiente y aunque ha sido un buen intento el de redimir a Zach, lo siento pero no funciona. Aún así el momento final de abrazo y explosión te hace pensar que al fin y al cabo es un niño de 12 años que se ha entregado por salvar a la humanidad, si no hubiera hecho tantísimo mal antes me daría hasta pena. Y por supuesto, hubiera preferido que The Master le hubiera atacado y aún así Eph hubiera activado la bomba. Y por cierto, ¿alguien más se ha fijado en los problemas paternales de todos los protagonistas? Quizás Del Toro debería hacérselo mirar porque en serio: Quinlan con The Master, Zach con Eph, Fet con su padre que vuelve a ser mencionado en este final..., ¡hasta Gus solo tenía a su madre!.

The Strain tuvo una gran primera temporada, cargada de misterio y ciencia que nos encandiló, una segunda temporada decente que nos llevó por rincones más oscuros y a partir de ahí empezó a descarrilar. Gus y Dutch quedaron como personajes desaprovechados, el drama de Eph y Zach nos aburría de sobremanera, y Eichhorst, Setrakian, Quinlan y en menor medida Fet mantuvieron el barco a flote. No obstante The Strain supo aguantar como serie de verano, era entretenida, daba dosis de acción y nos ha dejado algunos personajes míticos. Así que como despedida solo puedo desear que para el verano 2019 estemos disfrutando ya de un spin-off de Quinlan.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

6 thoughts on “The Strain 4×10: The Last Stand (Final de serie)

  1. Ya era hora que acabarais con una serie que no le importa a nadie y solo está en el blog porque una de las pseudoperiodistas la ve.

  2. Me encanto l serie aun con sus desaciertos..me lei el libro y al final acabo casi igual…pero omitieron el sentido religioso …El Amo era uno de los tres angeles que vinieron a destruir a Sodoma y Gomorra…gran serie…y Grande Quilam …

    1. ¡Gracias por comentar! Yo estoy leyéndome los libros pero aún no los acabé, es una pena la ausencia de ese sentido religioso del que hablas porque habría aportado mucho más a la trama. ¡Un saludo!

  3. Me pareció muy pobre el final así como toda la cuarta temporada en general. Esperaba mayor espectacularidad o mayor énfasis en los aspectos místicos, que quedaron totalmente desaprovechados. Lo mejor para mí, que haya muerto ese espantoso Zack y su insoportable padre. Igual, nada superó el placer por la muerte de Eichorst.

    1. Desde luego esta cuarta temporada ha sido horrible. La verdad es que del final yo esperaba la gran batalla que prometieron y que al final se quedó en nada, bastante decepcionante por esa parte. La muerte de Eichhorst fue puro placer, pero la de Zach casi que igual para mi. ¡Un saludo y gracias por comentar!

Comments are closed.