The Strain 4×03: One Shot

The Strain 4x03: One Shot

The Strain 4x03: One Shot

Series: The Strain

2.5 Stars

Summary

Fet, Quinlan y Charlotte buscan con ayuda de Roman el arma nuclear que les permita acabar con los strigois. Por su parte Eph y Alex preparan un gran ataque en Filadelfia.

Coder Credit

The Strain sigue desperdiciando capítulos en esta última temporada y cayendo en picado ante tramas que realmente no consiguen enganchar. Vaya por delante que Zach sigue siendo el mismo niño odioso de siempre pero hemos llegado al punto en el que su historia puede resultar la más interesante, aunque sea para ver si al final muere.

Empezando por él, el pre-adolescente sigue feliz con su vida de ojito derecho de The Master. Tiene una bonita serpiente de mascota y una bella joven que va a limpiarle toda la mierda que va dejando porque parece que él solito no es capaz. Pero cuando la muchacha trata de robar unas frutas, la mascota de Zach la intimida -y no, no hablo de la serpiente- y la chica se marcha de allí asustada. Zach que no está dispuesto a perder a la única humana que la rodea, va en su búsqueda por las calles de la ciudad y le hace ver que mientras esté con él no tiene nada que temer de los strigois.

Desde luego Zach sabe como encandilar a una chica y tras eso y llevársela al museo de historia natural donde se entera que sus padres murieron por la primera explosión nuclear, exacto, la que él detonó. Abby, que así se llama la chica, le pregunta por qué él tiene todas las ventajas de las que disfruta "Creen que tengo potencial". Potencial para ser imbécil tiene un rato desde luego, pero al menos sabe ligar y le dice a Abby que puede llevarse toda la comida y suministros que necesite.

Así que habiendo iniciado una nueva amistad Zach se muestra feliz y se reúne con The Master para preguntarle acerca de la escasez de alimentos de los humanos y sugiriendo que ya no necesita tomar más de lo blanco, pero The Master haciendo un burdo intento de mezclar religión, comunismo, fascismo y capitalismo (todo muy similar claro que sí) alude a que son los humanos con sus bombas los que han provocado este desastre, porque somos egoístas. Por alguna extraña razón aún necesita a Zach y le dice que puede volver a ser un niño común y corriente. No pasan dos segundos, Zach le suplica, arrodillado y prometiéndole su ayuda mientras The Master le suministra más de lo blanco.

Por su parte Fet, Charlotte, Quinlan y Roman trata de hacerse con el arma nuclear. Veamos, más allá de lo surrealista de la trama y teniendo en cuenta que solo conocemos bien a dos de los personajes esta parte se ha vuelto sumamente aburrida. Han querido mostrar una escena de acción y tensión cuando un soldado hiere a Quinlan y muestra resistencia al robo. Demasiados minutos desperdiciados en algo que sabíamos que iba a pasar desde el principio, Quinlan recuperándose y disparando al soldado y todos reunidos felizmente de nuevo hasta que un nuevo obstáculo se interpusiera. En este caso al arma la falta el núcleo del arma, la parte esencial que hace que esta estalle. El grupo presupone que el convoy de strigois que pasó antes de ellos lo robó así que deciden ir detrás de ellos. Y ya está, ese es el resumen de toda esa línea argumental que solo nos ha regalado la gran interacción entre Quinlan y Fet con un gran trabajo -como siempre- de Rupert Penry-Jones.

La parte de Eph si ha estado más entretenida -aunque tampoco mucho más-. Seguimos viendo como intima con Alex (y quién sabe lo que puede salir de ahí) mientras preparan el veneno para la sangre strigoi. El plan que se pone en marcha si que ha generado algo más de tensión con respecto a toda la historia del arma nuclear, y durante algunos momentos me he preguntado si de verdad lo conseguirían sin que ningún strigoi se diera cuenta. Pero al final consiguen infectar todo el camión y matar a miles de strigois para alegría de Eph, Alex, su hermano y todo el equipo.

The Master le contará a Eichhorst los incidentes de Filadelfia y el alemán se muestra feliz de que por fin Setrakian o sus aliados hayan dado la cara y bajo la promesa de acabar con ellos el capítulo acaba.

A The Strain no le está sentando nada bien ni el salto temporal ni la división de equipo y solo quedan siete capítulos para ver algo de acción de verdad y no esta pseudo historia que nos están vendiendo. A estas alturas yo ya solo espero para una trama Eichhorst-Setrakian y que alguien acabe de una vez con Zach.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.