The Originals 4×02: No Quarter

The Originals 4x02: No Quarter

The Originals 4x02: No Quarter

Series: The Originals

4.5 Stars

Summary

Una vez libres de sus respectivas maldiciones, los Mikaelson deciden ir a Nueva Orleans para rescatar a Klaus.

Coder Credit

El spin off de “The Vampire Diaries” mantiene la fuerza del primer episodio de la temporada y consigue lo que no logró el año pasado, tener al espectador interesado por todas las pequeñas tramas que están surgiendo y que seguramente acabarán convergiendo antes o después. No hay nada que sobre en lo que hemos visto y tal vez el haber reducido los episodios a trece haya sido lo mejor que le ha podido ocurrir a los vampiros originales.

Tras cinco años de tortura y sufrimiento, vemos que Klaus está resignado a su suerte y lo que suceda con él. Tiene la daga dentro de su organismo, lo que le ocasiona un gran dolor que solo es mitigado cuando mantiene conversaciones imaginarias con Camille. Su amor perdido es la parte racional de su cabeza, la que le obliga a admitir que tiene miedo a tratar de huir y reencontrarse con su familia. Miedo a ser un mal padre que decepcione y haga daño a su hija, teme actuar como Mikael, no quiere eso para Hope y piensa que la niña estará mejor sin él. Solo la voz de Camille en el interior de su mente le hará ver que eso no es así, ya solo por su miedo a imitar a su padre ya está demostrando ser mejor que él, y tiene en su mano el poder evitar que la historia se repita.

El resto del clan Mikaelson decide regresar a la ciudad a por el híbrido, solo Kol se muestra reticente a presentarse en Nueva Orleans sin un plan ya que Marcel puede matarles a todos con un simple mordisco. Pero Elijah tiene la última palabra, todos corren peligro estén donde estén y Klaus ya ha sufrido suficiente para salvarles a todos ellos. Rebekah y Elijah se cuelan en el piso de Josh para obligarle a ayudarles, Rebekah propone ir a hablar con Marcel y distraerle mientras los demás rescatan a Klaus. Elijah lo ve demasiado peligroso pero no tiene más remedio que acabar cediendo ya que no tienen otro plan mejor.

Camille es la voz de la razón que Klaus necesita escuchar

Por su parte, Kol, Freya y Hayley han ido hasta un piso abandonado que la mayor de los Mikaelson tiene como guarida mágica. Desde allí podrá hacer un hechizo localizador para saber dónde se encuentra exactamente su hermano. Cuando descubren que está retenido en un túnel secreto de la mansión, deciden recorrer los túneles de la ciudad que justo tienen un acceso en el bar que dirige Josh. El vampiro no tiene más remedio que permitirles el paso mientras que Kol se queda vigilándole para que no les pueda traicionar. Los dos vampiros hablan de Davina ya que el original sigue lamentando su muerte, y Josh trata de animarle porque es lo que su amiga querría que hiciera.

Mientras tanto, la reunión entre Marcel y Rebekah no va demasiado bien. De la súplica inicial de ella para que su ex novio libere a Klaus, pasan a los gritos y las amenazas que terminan cuando la ayudante de Marcel, Sofya, aparece junto a otros vampiros y noquean a Rebekah. Marcel se ha dado cuenta que todo era parte de un plan y tiene que regresar lo antes posible para eliminar a Klaus. Su error está en mandar un mensaje de texto a Josh para que advierta a todo el mundo, ya que Kol lo lee y teme que algo malo le haya sucedido a su hermana. Tras romperle el cuello a Josh, no le mata como muestra de respeto hacia Davina, va al cementerio a rescatar a Rebekah.

Freya, Elijah y Hayley han logrado encontrar a Klaus pero está retenido por un hechizo demasiado fuerte, y Freya necesita canalizar a uno de ellos para intentar abrir una brecha que permita liberar a Klaus. Hayley se ofrece como voluntaria mientras que Elijah sale a plantar cara a Marcel que acaba de llegar a la casa. Al mismo tiempo, Klaus tiene una última conversación con Camille que le insta a luchar y quitarse la daga para escapar y volver con los suyos. Éste obedece y comienza a hacer esfuerzos para soltarse, podría ser demasiado tarde pero llega a tiempo de evitar que Marcel mate a Elijah y Hayley. Klaus le clava la daga y todos huyen hacia el punto de encuentro con la idea de poner toda la distancia posible.

La ex pareja no dudará en llegar a las manos si es preciso

Pero Marcel llega justo cuando la reunión entre todos los hermanos tiene lugar. No va a dejarles marchar y es cuando Klaus toma la palabra y le dice que no tienen por qué luchar porque él ha ganado, la ciudad pertenece a Marcel y los Mikaelson no regresarán jamás. Vemos la rabia en el vampiro porque siempre les consideró su familia y no hizo más que recibir traiciones, pero ahora se siente orgulloso de no ser un Mikaelson y dice algo muy cierto, si quiere puede matarles a todos pero no lo va a hacer. Su última idea de venganza es dejarles marchar sabiendo que si están vivos es gracias a él.

Es momento de marchar a casa donde Hope espera. Klaus les da las gracias a todos por haber ido a buscarle y no dejarle abandonado, después sigue a Hayley al interior de la casa donde su hija está apaciblemente dormida en su cama. El híbrido se emociona al verla pero no quiere despertarla y prefiere esperar a la mañana siguiente para saludarla, dejando el reencuentro padre-hija para el siguiente episodio. Ahora los Mikaelson están oficialmente libres y sin idea de regresar a la que una vez fue su hogar.

Pero ya sabemos que las cosas no son tan sencillas y para eso tenemos el extraño caso del niño brujo que desapareció en el capítulo anterior. Vincent va en su busca y acaba tropezando con magia muy oscura que le provoca auténtico pavor en cuanto un símbolo aparece justo ante sus ojos. Llama a Marcel pero tiene que dejarle un mensaje en el contestador advirtiendo que la ciudad entera corre peligro y que puede ser por su culpa, en las manos del brujo hay un libro con una cubierta donde aparece grabado el mismo dibujo que apareció en la pared. Magia negra, niños desaparecidos, Hope teniendo pesadillas y dibujando esos mismos símbolos... el espectáculo está servido.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.